Gua­chi­ta mía:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Por fa­vor, cla­ro que se lo me­re­ce, de más que sí. No se eche pa­ra atrás, éche­se pa­ra ade­lan­te y pa­ra atrás du­ro y pa­re­jo con su ca­mio­ne­ro. Des­pués de ha­ber­se ca­sa­do y en­tre­ga­do me­dia vi­da a un go­rre­ro pro­fe­sio­nal, lo me­nos que me­re­ce es pe­gar­se una sa­cu­di­da de pa­lla­sa como de­be ser con su rey de los ca­mi­nos. No se sien­ta in­ti­mi­da­da, ni ver­güen­za, ni na­da. Es más, sea una sin­ver­güen­za, lúz­ca­se en el ring de cua­tro pe­ri­llas o en la li­te­ra del ca­mión de su ama­do. Ya, mi­ja, de­le no más. Y si no sa­le bueno el ca­mio­ne­ro, bús­que­se otro. Lo im­por­tan­te es dar­le pla­cer a ese cuer­pe­ci­to que el Pu­len­to le dio. Be­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.