‘Gy­vens Mo­tors’

Can­tan­te hai­tiano, de co­ra­zón chi­leno, se la ju­gó con nue­vo em­pren­di­mien­to so­bre cua­tro rue­das Ex Reg­gae­ton Boys con­vir­tió su pa­sión tuer­ca en

La Cuarta - - NOVEDADES -

Ga­ran­ti­za­dos, che­quea­dos y lis­tos pa’ con­du­cir, el lo­lo de­jó su vi­da dis­co­te­que­ra pa­ra de­di­car­se al ne­go­cio de los vehícu­los de ga­ma al­ta.

Ro­dea­do de Mer­ce­des, BMW, Au­dis, Ran­ge Ro­vers, Maz­das y Vol­vos, en­tre otros, el ex Reg­gae­ton Boys Gy­vens La­gue­rre pa­sa sus días más cal­ma­do ha­cien­do ne­go­cios en su bo­li­che ubi­ca­do en Ma­nuel Montt 1704, Pro­vi­den­cia, pe­ro dis­fru­tan­do de su pa­sión por las tuer­cas y el acei­te.

Ju­ga­do y fa­ná­ti­co por los pa­pús de al­ta ga­ma, el com­pi­pa con­fie­sa que “siem­pre me han gus­ta­do los au­to­mó­vi­les. Bueno, us­te­des sa­ben que en mis tiem­pos ar­tís­ti­cos yo siem­pre era el que es­ta­ba a la van­guar­dia en los vehícu­los. Re­cuer­do que eran los fut­bo­lis­tas y Gy­vens”, ex­pli­ca. Se­gún cuen­ta el chi­qui­llo, “ha­ce al­gu­nos años, a tra­vés de un ami­go, me fui me­tien­do de a po­qui­to en el mun­do au­to­mo­vi­lís­ti­co, en com­pra y ven­ta de vehícu­los. In­clu­so, un tiem­po in­ver­tí en eso, pe­ro la­men­ta­ble­men­te fui es­ta­fa­do. Sin em­bar­go, no me doy por ven­ci­do, por­que no hay pri­me­ra sin se­gun­da, como di­ce la can­ción. Hoy en día no es so­cie­dad, ni co­mi­sión, es ne­ta­men­te mío, así que es­toy con­ten­to, por­que to­do em­pren­di­mien­to es un atre­vi­mien­to y no es al­go sen­ci­llo, pe­ro con­fío en que to­do irá bien”.

EL PRO­CE­SO DEL EM­PREN­DE­DOR “Gy­vens Mo­tors es un ne­go­cio que com­pré ha­ce tres me­ses, ha­cien­do la trans­fe­ren­cia y los te­mas le­ga­les de es­tos vehícu­los de pri­me­ra lí­nea”, ver­sea el hom­brón, quien en sus ini­cios for­mó par­te de un gru­po mu­si­cal lla­ma­do Reg­gae­ton Boys, con el cual lo­gró sa­lir ade­lan­te cuan­do de­jó su na­tal Hai­tí.

“A Chi­le lle­gué na­da más que con una mo­chi­la con un jeans y un par de ca­mi­sas, pe­ro aden­tro ve­nía re­ple­ta de sue­ños y ham­bre. En­ton­ces, to­do se lo de­bo a es­te her­mo­so país que se lla­ma Chi­le y a ca­da una de esas per­so­nas que me han da­do la mano y que de una u otra for­ma han con­fia­do en mí”, re­la­tó el in­ge­nie­ro ci­vil in­dus­trial, quien pre­ci­só que “mu­cha gen­te pien­sa en el Gy­vens ca­rre­te­ro, pe­ro a par­tir de las 09.00 am yo me de­di­co a mis ne­go­cios for­ma­les. Si­go tan ale­gre como siem­pre, só­lo que aho­ra me acues­to más tem­prano”.

GA­RAN­TI­ZA­DOS

Gy­vens ex­pli­ca que to­dos los vehícu­los que re­ci­be en la au­to­mo­to­ra los man­da a che­quear y ha­ce una fi­cha de ca­da uno. “Es más, creo que hoy en el mer­ca­do soy el úni­co que es­tá ven­dien­do vehícu­los usa­dos, pe­ro ga­ran­ti­za­dos, ya que el vehícu­lo no es­tá cho­ca­do, ni com­pra­do en re­ma­te”, acla­ra el mo­re­na­zo, quien aña­de: “Aquí no hay pi­lle­ría”.

Por lo mis­mo, en­tre sus op­cio­nes de fi­nan­cia­mien­to cuen­ta con ban­cos y ca­sas co­mer­cia­les aso­cia­das a la au­to­mo­to­ra pa­ra otor­gar cré­di­tos di­rec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.