MOCHA DE BRODERS

Se ar­mó una cuá­ti­ca ba­ta­lla en re­des so­cia­les: en una es­qui­na los her­ma­ni­tos Kel-Her­nán Cal­de­rón y por la otra los con­san­guí­neos Stef­fi-Leí­to Méndez

La Cuarta - - PORTADA - CA­RO­LI­NA RUIZ @la­cuar­ta_­cruiz

El hi­jo me­nor de Ra­quel Ar­gan­do­ña, el ca­da día más cre­ci­do Hernancito (20), otra vez tie­ne con do­lo­res de ca­be­za a su fa­mi­lia, y en especial a su her­ma­na Kel, quien se vio en la obli­ga­ción mo­ral de pa­rar­le los ca­rros pú­bli­ca­men­te.

De su seu­do romance con la che Ma­til­de Bo­na­se­ra en 2013, que el ca­bro ha­bía es­ta­do pio­li­ta, es­tu­dian­do De­re­cho y man­dán­do­se uno que otro con­do­ro do­més­ti­co, como ha­cer pebre el au­to de lu­jo que le re­ga­ló su vie­jo y que al to­que le re­no­vó por otro más ca­ro.

Sin em­bar­go, la se­ma­na pa­sa­da, el “Nano” como le di­cen sus pa­nas, se aga­rró de las me­chas vir­tua­les con otro hi­jo de fa­mo­so, Leo Méndez Jr, pro­vo­can­do un ava­lan­cha de odio, que ter­mi­nó con Ra­que­li­ta man­dán­do­lo a la cres­ta por tra­tar mal a las mujeres.

El es­cán­da­lo se ori­gi­na cuan­do sa­le el cahuín de que Cal­de­rón le ti­ró un par de pa­cho­tás al hi­jo del di­jéi, re­la­cio­na­das con su nue­vo es­ti­lo de vi­da en Sue­cia, su gus­to por el ma­qui­lla­je y los ta­co agu­ja. Stef­fi Méndez se en­te­ró de las pa­la­bro­tas, se me­tió a de­fen­der a su bróder y lo hi­zo en mo­do fu­na: pu­bli­can­do una con­ver­sa de és­te con una ami­ga su­ya don­de la tra­ta­ba de la peor ma­ne­ra, de “ham­brien­ta” y que no te­nía au­to, den­tro lo más sua­ve­ci­to. “Pu­bli­qué el pan­ta­lla­zo (char­la de su ami­ga con el cu­ñi de Pan­gal), pen­sé... no le voy a de­cir na­da a Nano por los co­men­ta­rios ho­mo­fó­bi­cos, por­que des­de siem­pre ha si­do así... La gen­te me res­pon­dió que Nano ha­ce mu­cho le ha­ce co­men­ta­rios ho­mo­fó­bi­cos a mi her­mano, in­clu­so has­ta le ha desea­do la muer­te”, ex­pli­có ayer la lo­la.

Por su la­do, el acu­sa­do el vier­nes apa­re­ció en “In­tru­sos” apa­gan­do el in­cen­dio, di­cien­do que en “las re­des so­cia­les ten­go a mis ami­gos que son la gen­te que me im­por­ta”. En me­dio del ata­do, Leí­to usó su Ins­ta­gram pa­ra man­dar­le un men­sa­je a Her­nán: “Si­gue mi ejem­plo Na­ni­to y se fe­liz no seas más un re­pri­mi­do más!”.

Y fi­nal­men­te se agre­gó una úl­ti­ma li­ti­gan­te, Kel Cal­de­rón, quien a tra­vés de su ins­ta­gram chan­tó en se­co a su her­mano, ofre­ció dis­cul­pas en nom­bre de su fa­mi­lia y re­pro­chó el com­por­ta­mien­to de su her­ma­ni­to chico.

Vi­sí­te­nos en www.la­cuar­ta.com

Stef­fi, defensora de Leí­to

Jr. Her­nán Cal­de­rón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.