Muere el pri­mer hom­bre que se vis­tió de God­zi­lla

Haruo Na­ka­ji­ma no só­lo en­carno al mosn­truo, sino que le do­tó de “al­ma”

La Cuarta - - LA VUELTA AL MUNDO - SA­LO­MON MAN­ZUR @la­cuar­ta_­sa­lo

Ex­cep­to pa­ra los fa­ná­ti­cos de God­zi­lla, el nom­bre y ros­tro de Haruo Na­ka­ji­ma no le di­cen na­da al grue­so del pú­bli­co, pe­ro el hom­bre de 88 años fa­lle­ci­do ayer de neu­mo­nía tie­ne su his­to­ria: fue el pri­me­ro en ves­tir­se con la piel del mí­ti­co monstruo ató­mi­co ja­po­nés y el pri­me­ro en dar­le un se­llo o “al­ma”.

La his­to­ria di­ce que en 1954, a los 25 años Na­ka­ji­ma se cal­zó el tra­je del rep­til en la pe­lí­cu­la “God­zi­lla”, del di­rec­tor Is­hi­ro Hon­da, pa­ra los es­tu­dios Toho. La idea era to­car el te­ma de la bom­ba ató­mi­ca y sus efec­tos sin alu­dir di­rec­ta­men­te al dra­ma de las lan­za­das por Es­ta­dos Uni­dos con­tra Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki, ya que ape­nas dos años an­tes ha­bía ter­mi­na­do la ocu­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na y Ja­pón vol­vía a ser un país so­be­rano.

Con esa car­ga de­bu­tó el lla­ma­do “Rey de los Mons­truos” y que pa­ra el cuer­po de Na­ka­ji­ma se tra­du­jo en 100 ki­los ex­tras. “El tra­je fue crea­do a par­tir de con­cre­to pre­mez­cla­do, por­que los pro­duc­tos bá­si­cos co­mo el cau­cho eran es­ca­sos des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial”, ex­pli­có el ac­tor en un dia­rio ni­pón, res­pec­to de la piel del kai­ju crea­do por el ex­per­to en efec­tos es­pe­cia­les Ei­ji Su­bu­ra­ya.

Pe­ro el pe­so fue ba­jan­do a me­di­da que el país se re­cu­pe­ra­ba y Na­ka­ji­ma hi­zo con me­nos es­fuer­zo 11 God­zi­llas más, has­ta 1972.

¿Y cuál es la gra­cia de ves­tir­se de kai­ju o monstruo? “Na­ka­ji­ma le pu­so al­ma a God­zi­lla, ya que era ac­tor y an­tes de po­ner­se el tra­je fue a es­tu­diar ani­ma­les gran­des al zoo­ló­gi­co y co­pió sus mo­vi­mien­tos”, con­tó a La Cuar­ta Ger­mán Adria­zo­la, di­se­ña­dor e ilus­tra­dor de la re­vis­ta “Ca­ta­cum­bas”.

-¿Só­lo co­pió mo­vi­mien­tos?

-No só­lo eso, sino que ade­más le pu­so hu­mor, ya que God­zi­lla bai­la­ba y ju­ga­ba pe­lo­ta, de he­chos gol­peó a va­rios mons­truos co­mo si fue­ran pe­lo­tas.

Na­ka­ji­ma era ac­tor y co­mo tal in­ter­vino en pe­lí­cu­las co­mo “Águi­las del Pa­cí­fi­co”, de Hon­da (1953), y “Los 7 Sa­mu­ráis”, de Aki­ra Ku­ro­sa­wa, (1954).

Pe­ro lo su­yo eran las bes­tias apo­ca­líp­ti­cas, tan­to, que apar­te de ser un per­so­na­je de cul­to y ser ado­ra­do en con­ven­cio­nes, es­cri­bió un li­bro de cier­to éxi­to: “Mi Vi­da co­mo Monstruo”, don­de pa­só re­vis­ta a sus emo­cio­nes de ac­tor de tra­je, des­de que se ex­hi­bió la pe­lí­cu­la el 3 de no­viem­bre de 1954.

“Na­ka­ji­ma le pu­so al­ma a God­zi­lla, le pu­so hu­mor, ya que el monstruo bai­la­ba y ju­ga­ba pe­lo­ta”, sos­tu­vo Ger­mán Adria­zo­la, ilus­tra­dor ex­per­to en kai­jus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.