Pe­rri­ta:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Me en­tra­ron se­rias du­das so­bre su his­to­ria, pa­re­ce que es más pa­ra bal­sear­se fren­te a las co­le­gas de la ofi­ci­na. Pe­ro de ser cier­to, es­ta­mos fren­te a una pí­ca­ra de to­mo y lo­mo a la que no voy a ce­le­brar o alen­tar a bus­car­se un quin­to ji­ne­te de su apo­ca­lip­sis ca­len­tu­rien­to. Ha­brá ca­cha­do us­ted que nin­guno de los don Jua­nes que me es­cri­ben son alen­ta­dos a se­guir sien­do ca­li­fas con cuan­ta hem­bra se les pon­ga por de­lan­te. Los pa­ro en se­co y más si son ca­sa­dos, co­mo es us­ted. Ima­gino que de­be usar pre­ser­va­ti­vos, de lo con­tra­rio es­tá ex­pues­ta a cual­quier bi­cho con su pro­mis­cui­dad. El con­se­jo no es que la cor­te con el zan­dun­geo, sino que de­je de en­ga­ñar al ma­ri­do, si no lo quie­re y no hay ca­bros chi­cos o es­tos ya es­tán gran­des, ter­mi­ne la far­sa y si­ga ga­lo­pán­do­se a quien desee. Pon­ga las car­tas o las pre­sas so­bre la me­sa y dé­je­se de vi­vir una vida del ca­ra­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.