La his­to­ria de “Pa­triot”, el pe­rro mal­tra­ta­do que ayu­da a los ni­ños víc­ti­mas de abu­sos

SIBERIAN HUSKY ES LA PANACEA EN ORANGE COUNTY, EN GRIN­GO­LAN­DIA

La Cuarta - - LA VUELTA AL MUNDO -

Las vuel­tas de la vi­da tie­nen a un pe­rro siberian husky, que fue cruel­men­te mal­tra­ta­do cuan­do ca­cho­rro, co­mo el prin­ci­pal reha­bi­li­ta­dor de ni­ños víc­ti­mas de abu­sos fí­si­cos, se­xua­les y si­co­ló­gi­cos.

Se tra­ta de “Pa­triot” (Pa­trio­ta), quien pres­ta su ayu­da en la lo­ca­li­dad de Orange County, en Flo­ri­da, pa­ra dar con­ten­ción emo­cio­nal a los me­no­res.

Cuan­do ca­cho­rro, a “Pa­triot” le ama­rra­ron el ho­ci­co con un alam­bre con la fi­gu­ra de un ocho, lo que le de­jó pro­fun­das ci­ca­tri­ces y lo obli­gó a di­ver­sas ci­ru­gías de re­cons­truc­ción.

Ke­vin Mar­lin (47) adop­tó a “Pa­triot” lue­go de que fue res­ca­ta­do por la So­cie­dad Pa­ra la Pre­ven­ción de la Cruel­dad con­tra los Animales de Orange County (OCSPA se­gún sus ini­cia­les en in­glés) y hoy es el di­rec­tor de la or­ga­ni­za­ción.

Re­cien res­ca­ta­do, na­die po­día acer­car­se al ho­ci­co del ca­chu­pín y Mar­lin, len­ta­men­te co­men­zó a ga­nar­se su con­fian­za, un­tan­do sus de­dos con co­mi­da y per­mi­tien­do que el ani­mal se acer­ca­ra. Al año, el can ya acep­ta­ba las ca­ri­cias, e in­clu­so pu­die­ron po­ner­le un co­llar.

En 2016, la jus­ti­cia de Orange County per­mi­tió la terapia con animales pa­ra los ni­ños víc­ti­mas de mal­tra­to y, Mar­lin con­cu­rrió con “Pa­triot” pa­ra for­mar par­te del pro­gra­ma Pan­da (Pa­tas cu­bren las ne­ce­si­da­des de la Fis­ca­lía, se­gún las ini­cia­les en in­glés).

So­bre el tra­ba­jo del pe­rro con los ni­ños, Mar­lin di­jo que “al­gu­nos me mi­ran y me di­cen… ‘al­guien lo da­ñó’”. “Sí, les res­pon­do. Al­guien no fue na­da de ama­ble con él, pe­ro el aho­ra es­tá muy bien”.

“Pa­trio­ta le mues­tra a los ni­ños que hay es­pe­ran­za de con­ti­nuar con la vi­da y de­jar atrás el do­lor emo­cio­nal”. di­jo Mar­lin, quien ade­más ex­pli­có que “los ni­ños se sien­tan, ju­gan con el mien­tras le ha­blan al fis­cal o los in­ves­ti­ga­do­res e in­me­dia­ta­men­te se sien­ten muy có­mo­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.