A “Pe­pe” no le ven­den la pes­cá: só­lo co­me reine­tas

Lo­bo de mar de ex­qui­si­to pa­la­dar se con­vir­tió en el “hi­jo acuá­ti­co” de pes­ca­do­res y vi­si­tan­tes en Val­po

La Cuarta - - CRÓNICA - PEDRO GA­RRI­DO Corresponsal de Val­pa­raí­so www. la cu ar ta.com

Si “Pe­pe” ma­ne­ja­ra pla­ta, ya es­ta­ría ins­ta­la­do en el bo­li­che es­co­cés de Do­me­ni­co Cro­lla, don­de ofre­cen a só­lo a 3 pa­li­tos una piz­za fa­mi­liar con sal­món ahu­ma­do, ca­viar, lan­gos­ta y pe­que­ñas pe­pi­tas de oro. O via­ja­ría a Dubai pa­ra cham­brear­se con el Burj Al Aran, un fino co­pe­te com­pues­to por whisky de mal­ta y azú­car de ma­ra­cu­yá que cues­ta 2 mi­llo­nes. Una ca­ra­cha.

Pe­ro “Pe­pe” no ca­cha del vil di­ne­ro ni me­nos se pe­ga pi­ques le­jos de su cos­ta fa­vo­ri­ta. Él es un pi­ru­lo y re­ga­lón lo­bo ma­rino que se con­vir­tió en la mas­co­ta de pes­ca­do­res, ven­de­do­res y vi­si­tan­tes de la Ca­le­ta Por­ta­les de Val­pa­raí­so.

Es­te Ar­ctop­ho­ca aus­tra­lis de piel grue­sa, cue­llo fle­xi­ble y pe­los ás­pe­ros re­co­rre el bor­de cos­te­ro, don­de con su im­po­nen­te ru­gi­do lla­ma a los ami­gos hu­ma­noi­des que lo re­ga­lo­nean con 25 ki­los de ali­men­tos al día.

Lue­go, ya con la gua­ti­ta lle­na y el co­ra­zón con­ten­to, gol­pe­tea el agua con su ale­ta tra­se­ra y se va a echar a las ro­cas pa­ra sa­car­le pi­ca a sus pa­res ma­ri­nos.

ESTIRADO

Pa­ra “Pe­pe” la can­ti­dad de ali­men­to no es prio­ri­dad, sino la ca­li­dad. El estirado ma­mí­fe­ro de 300 ki­los tie­ne el pa­la­dar fino y só­lo tra­ga (por­que lo lo­bos ma­ri­nos no mas­ti­can) ex­qui­si­tas reine­tas. De he­cho, cuan­do sus ami­gos de dos pa­tas le dan mer­lu­zas, po­ne ca­ra de as­co y se su­mer­ge a las pro­fun­di­da­des en bus­ca de otros man­ja­res.

Juan Me­lla es fiel vi­si­tan­te del lu­gar y siem­pre pa­sa a sa­lu­dar a “Pe­pe”. “Me pa­só una vez que le com­pré unas mer­lu­zas y no las qui­so. Preo­cu­pa­do, me acer­qué a los pes­ca­do­res y les pre­gun­té si es­ta­ba en­fer­mo… ellos se rie­ron y me di­je­ron que no le gus­ta­ban, que por su par­ti­cu­lar pa­la­dar só­lo acep­ta­ba reine­tas, y que ya era el ca­ta­dor ofi­cial de la Ca­le­ta”, co­men­tó.

El re­fi­na­do lo­bi­to de mar in­clu­so sa­be los ho­ra­rios de mayor afluen­cia de pú­bli­co al mue­lle. Y es tan vi­vo que si su mi­ra­da no con­mue­ve a los vi­si­tan­te, con su gru­ñi­do lla­ma a los lim­pia­do­res pa­ra que le den su me­rien­da de

Su to­ca­yo, Jo­sé Re­yes, ase­gu­ró que el “Pe­pe” es bas­tan­te es­pe­cial. “Lle­ga jus­to cuan­do hay que co­mer y siem­pre es­ta só­lo, por­que sa­be que acom­pa­ña­do la co­mi­da la tie­ne que com­par­tir”.

Un ca­ba­lle­ro El ca­ba­lle­ro del mar se ins­ta­la en el bor­de de la Ca­le­ta Por­ta­les, don­de con su ru­gi­do exi­ge que le lle­nen el bu­che de reine­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.