“RE­CUER­DO A ‘MEA CUL­PA’ EN 40 PUN­TOS, PE­RO CON RE­DES SO­CIA­LES HA­BRÍA SI­DO OTRO EL IM­PAC­TO”

La Cuarta - - ESP -

Des­de su in­gre­so a las re­des so­cia­les, que se dio ha­ce po­qui­to, Car­los Pinto ha des­cu­bier­to un mun­do de po­si­bi­li­da­des que lo tie­ne sen­ci­lla­men­te pas­ma­do. “Nun­ca fui muy ami­go de es­to, so­bre to­do por­que soy muy re­ser­va­do con mis asun­tos per­so­na­les, que pre­fie­ro ma­ne­jar­los más en pri­va­do, pe­ro es­tar en Ins­ta­gram y otras re­des me pa­re­ce al­go po­si­ti­vo y muy ne­ce­sa­rio en es­tos tiem­pos de la tele y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción”, ana­li­za el rea­li­za­dor. - ¿Cuán­to ha­bría cam­bia­do la his­to­ria de “Mea Cul­pa” si hu­bié­se­mos te­ni­do es­tas he­rra­mien­tas ci­ber­né­ti­cas a mano? - Ufff... ¡mu­chí­si­mo! An­tes no ha­bía po­si­bi­li­dad al­gu­na de sa­ber al ins­tan­te qué era lo que la gen­te opi­na­ba so­bre el pro­gra­ma, el mi­nu­to a mi­nu­to, la es­ce­na cla­ve, al­go que lla­ma­ra la aten­ción de ma­ne­ra más po­de­ro­sa... - ¿Có­mo con­se­guía esa re­tro­ali­men­ta­ción an­tes? - La úni­ca ma­ne­ra era en la con­ver­sa­ción del día des­pués, la con­ver­sa­ción del tra­ba­jo, el co­men­ta­rio en la es­cue­la... y de ma­ne­ra más di­rec­ta, con la gen­te que me pa­ra­ba en la ca­lle pa­ra ha­cer­me al­gún al­can­ce, pe­ro en re­la­ción a lo que es hoy, las po­si­bi­li­da­des eran mu­cho me­no­res. Ima­gí­na­te, con “Irre­ver­si­ble” las reacciones son in­me­dia­tas, y por mil. - ¿Cuán­to va­le el ra­ting en re­la­ción al im­pac­to en re­des so­cia­les? ¿Si­gue sien­do el “peo­ple me­ter” la úni­ca in­for­ma­ción vá­li­da pa­ra eva­luar el éxi­to en pan­ta­lla? - Yo re­cuer­do a “Mea Cul­pa” en 40 pun­tos de ra­ting, pe­ro co­mo co­men­ta­ba, yo no sa­bía qué era lo po­si­ti­vo, lo ma­lo, lo im­pac­tan­te de ca­da ca­pí­tu­lo. Hoy, las re­des so­cia­les ayu­dan a ha­cer ese fil­tro de una ma­ne­ra más de­ta­lla­da que an­tes. - ¿Qué im­por­tan­cia le da­mos a las re­des, en­ton­ces? - Si es­to fue­ra una me­sa, cla­ra­men­te las re­des so­cia­les for­man par­te de es­ta es­truc­tu­ra. Tal vez sean ese car­tón do­bla­do que sir­ve pa­ra ajus­tar una pa­ta co­ja, qui­zá sea has­ta una pa­ta en­te­ra, eso no lo sa­be­mos, pe­ro ig­no­rar­las y creer que son irre­le­van­tes es una fal­ta gra­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.