Lu­chi­to:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Tre­men­do dra­ma que se de­be gas­tar. Tan gran­de co­mo pa­ra que las hem­bras lo vean, lo mi­dan y di­gan ¡pa­so! Pe­ro no se aho­gue en un va­so de agua, mi­jo, ya que en la vi­da no to­do es penca. Es ver­dad que un miem­bro vi­ril muy pro­mi­nen­te pue­de ser di­fi­cul­to­so de ad­mi­nis­trar en el ring de cua­tro pe­ri­llas, pe­ro en la vi­da to­do tie­ne so­lu­ción. Lo pri­me­ro es que de­be se­guir a la pa­ta la bi­blia de la con­quis­ta: tierno, sua­ve y, co­mo el rit­mo de mo­da, des­pa­ci­to. Re­cuer­de que aun­que fue­re un mu­ñe­co iñi­pi­ñi, la idea no es lle­gar y sal­tar al abor­da­je, por­que igual va a mo­les­tar y do­ler. Así es que ya sa­be, na­da de des­en­vai­nar el sa­ble y dar man­do­bles. No. La idea es que use bien la va­ri­ta, sua­ve y con amor, bue­na vo­lun­tad y ge­nia­li­dad se pue­den abrir has­ta las de­fen­sas más ce­rra­das, sino, pre­gún­te­le a Ale­xis que se can­sa de ha­cer go­les bo­ni­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.