PI­NI­LLA LE TI­RÓ MANSO PA­LO AL GO­BIERNO POR CHOREO A CA­SA DE SU HER­MA­NA

El de­lan­te­ro azul ar­dió en su Twit­ter por la si­tua­ción vi­vi­da ano­che, y man­dó al Go­bierno a po­ner­se los pan­ta­lo­nes en ma­te­ria de se­gu­ri­dad.

La Cuarta - - PORTADA - FE­LI­PE INOS­TRO­ZA w w w . l a c u a r t a . c o m

La nu­be ne­gra pa­re­cie­ra no ale­jar­se de Mau­ri­cio Pi­ni­lla. Es­ta vez, eso si, no tie­ne na’ que ver con lo fut­bo­lís­ti­co, ya que el de­lan­te­ro se po­si­cio­na co­mo ti­tu­lar en la de­lan­te­ra del “Bu­lla”.

El cuen­to vie­ne del la­do po­li­cial, don­de ano­che su her­ma­na, Clau­dia Pi­ni­lla, re­ci­bió la vi­si­ta de los ami­gos de lo ajeno, quie­nes en­tra­ron a su ca­sa en la co­mu­na de Pe­ña­lo­lén y la de­ja­ron pa­tas p’arri­ba mien­tras se en­con­tra­ba sin mo­ra­do­res, lle­ván­do­se lo que pi­lla­ran de va­lor.

El cuen­to se da a po­cas se­ma­nas de que el ata­can­te su­frie­ra de si­mi­lar ma­ne­ra un ro­bo en su mo­ra­da, don­de los ma­lan­dras le pe­la­ran $1.000 millones en es­pe­cies.

El fut­bo­lís­ta que es bien ami­go de las re­des so­cia­les no du­dó en de­nun­ciar lo su­ce­di­do me­dian­te su Twit­ter, don­de hi­zo pe­bre la se­gu­ri­dad de nues­tro país.

“Qué mier­da la si­tua­ción en es­te país aca­ban de des­va­li­jar la ca­sa de mi her­ma­na @Go­bier­no­deChi­le pón­gan­se los pu­tos pan­ta­lo­nes” (sic), fue el pa­ta­leo del “9” azul.

Ca­ra­bi­ne­ros lle­gó al lu­gar pa­ra es­ta­ble­cer có­mo in­gre­sa­ron los an­ti­so­cia­les y es­ta­ble­cer jun­to a los afec­ta­dos el mon­to de lo ro­ba­do.

Cho­rea­do

El de­lan­te­ro azul se mos­tró mos­quea­do por la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad en nues­tro país. Y cla­ro, si ha­ce po­co más de un mes él vi­vió una si­tua­ción si­mi­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.