TRES AÑOS DE CA­NA A CHINO CO­CHINO DE “EN SU PRO­PIA TRAM­PA”

Fun­cio­na­rio de la em­ba­ja­da co­rea­na en Chi­le que el 2016 fue de­nun­cia­do por aco­sar me­no­res ter­mi­nó con­de­na­do a 3 años de ca­na en su país

La Cuarta - - PORTADA - CARLOS ZÚ­ÑI­GA V. @la­cuar­ta_­zu­ni­ga www. la cu ar ta.com

En su pro­pia tram­pa ca­yó un di­plo­má­ti­co co­reano que a fi­nes del año pa­sa­do fue fu­na­do por el co­ci­do del Tío Emi­lio: lo pi­lla­ron in fra­gan­ti aco­san­do a una me­nor, lo que le va­lió una de­nun­cia an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co por abu­so se­xual.

Park Jeong Hak, quien se desem­pe­ña­ba co­mo agre­ga­do cul­tu­ral de su em­ba­ja­da en nues­tro país, fue con­de­na­do a una pe­na de 3 años de cár­cel por el tri­bu­nal del dis­tri­to de Gwang­ju, en Co­rea del Sur, gra­cias a las prue­bas que apor­tó el pro­gra­ma “En su pro­pia tram­pa”.

El he­cho que en su opor­tu­ni­dad fue ca­li­fi­ca­do co­mo “inacep­ta­ble, re­pu­dia­ble e in­to­le­ra­ble” por la Can­ci­lle­ría chi­le­na, ter­mi­nó in­me­dia­ta­men­te con el pues­to del di­plo­má­ti­co, quien fue enviado con vien­to fres­co a Co­rea don­de lue­go de una in­ves­ti­ga­ción ter­mi­nó en fis­ca­lía, la cual le ti­ró el te­ja­zo de 3 años por sus de­li­tos.

Emi­lio Sut­her­land, quien alis­ta el es­treno de una nue­va tem­po­ra­da de su pro­gra­ma en Ca­nal 13, re­co­no­ció a La Cuar­ta su sa­tis­fac­ción por la me­di­da, que- ase­gu­ra- ha­ce jus­ti­cia con to­das las me­no­res que fue­ron vul­ne­ra­das por el ex di­plo­má­ti­co en un ca­so que na­ció gra­cias a la acu­sa­ción he­cha por unos pa­dres.

“Es­to par­te por la de­nun­cia de los pa­dres de una víc­ti­ma de 12 años. Ellos fue­ron al ca­nal, por lo que to­ma­mos el ca­so, y em­pe­za­mos a ha­cer una in­ves­ti­ga­ción y efec­ti­va­men­te los pe­rio­dis­tas se die­ron cuen­ta que el di­plo­má­ti­co te­nía con­duc­tas sos­pe­cho­sas con al­gu­nas de sus se­gui­do­ras”, ex­pli­ca el Tío Emi­lio.

Se­gún re­cal­ca, el mo-

dus ope­ran­di del co­reano con­sis­tía en en­tre­gar­le re­ga­los y en­ga­tu­sar­las con la mú­si­ca co­rea­na o K-Pop, eso a tra­vés de “ta­lle­res, y en­cuen­tros que rea­li­za­ba en al­gu­nos co­le­gios con la cul­tu­ra pop de su país”.

- ¿Có­mo lo­gra­ron sa­car­lo de sus co­chi­na­das?

- Los an­te­ce­den­tes los pu­si­mos a dis­po­si­ción de una de las po­li­cías y ha­bla­mos con la gen­te de la can­ci­lle­ría nues­tra pa­ra que de al­gu­na for­ma to­ma­ra car­tas en el asun­to, y así lo hi­zo. Se lo­gró que fue­ra pues­to an­te la jus­ti­cia.

- Me ima­gino que fe­liz con el final de la historia.

- Es­ta­mos con­ten­tos por­que fi­nal­men­te se hi­zo jus­ti­cia. No­so­tros te­nía­mos du­das, ya que en es­te sen­ti­do ope­ra la in­mu­ni­dad di­plo­má­ti­ca, y es­pe­ra­ba que no fue­ra im­pu­ni­dad di­plo­má­ti­ca. Fe­li­ces de que el pro­gra­ma una vez más apor­ta­ra un gra­ni­to de are­na pa­ra ha­cer jus­ti­cia en un ca­so que nos pa­re­cía re­le­van­te.

- Es co­mo pa­ra par­tir con la pa­ti­ta de­re­cha la nue­va tem­po­ra­da...

- Así es. En los pró­xi­mos días par­te la nue­va tem­po­ra­da y es un ali­cien­te fuer­te. Te­ne­mos más ca­sos po­ten­tes que nos in­tere­sa que la gen­te los vea y apren­da. To­do lo que de­nun­cia­mos es una se­ñal de aler­ta pa­ra to­das las fa­mi­lias y en to­do ti­po de de­li­tos.

Apro­ve­chan­do su pe­ga co­mo agre­ga­do cul­tu­ral, el su­je­to ha­cía caer a me­no­res de edad con el po­pu­lar K-Pop.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.