“Con res­pe­to, Chi­le no es clá­si­co pa­ra Uru­guay”

La Cuarta - - DEPORTES - Re­fuer­zo sal­mo­ne­ro.

GPS, eh.

El “Lo­co” ya lle­va dos me­ses en el sur de Chi­li­to y po­co a po­co ha ido co­no­cien­do sus cos­tum­bres y a la gen­te, que en la ca­lle lo re­co­no­ce y le pi­de fo­tos. “¿Vos sa­bes la ilu­sión enor­me que ten­go de que el club vuel­va a Pri­me­ra? Lo com­par­to con los hin­chas y eso es pri­mor­dial. Tra­ta­re­mos de no de­frau­dar­los”, sol­tó Abreu a La Cuar­ta.

-¿Có­mo te has sen­ti­do en Puer­to Montt?

- ¡Per­fec­to! Mi lle­ga­da no fue a la fuer­za ni di­je “es lo úni­co que ten­go”. Yo ele­gí ve­nir, fue la me­jor op­ción. Ven­go con to­das las ga­nas de ser fe­liz, de co­no­cer, apren­der e in­terio­ri­zar­me de lo que es a la vi­da acá y la cul­tu­ra. Y lo otro que me ha mo­ti­va­do es el cuer­po téc­ni­co ac­tua­li­za­do, mo­derno, don­de los en­tre­na­mien­tos son di­dác­ti­cos, di­ná­mi­cos y pro­duc­ti­vos, con ins­ta­la­cio­nes es­pec­ta­cu­la­res.

- ¿Sabía al­go del Chan­cho Lo­ren­zo?

- ¿Chan­cho? Na­die me con­tó. No lo he es­cu­cha­do. Pe­ro bueno si sa­ca­ron el chan­cho ya es pa­sa­do y no­so­tros te­ne­mos que vi­vir del pre­sen­te. Qui­zás el Chan­cho Lo­ren­zo no ga­nó y es­pe­ra­mos que es­ta his­to­ria sí sea ga­na­do­ra.

- Ju­gar con es­tos pai­sa­jes es un pri­vi­le­gio…

- Son fan­tás­ti­cos. No só­lo por la vis­ta que te­ne­mos en el es­ta­dio, tam­bién por los pai­sa­jes na­tu­ra­les que exis­ten en Puer­to Montt y sus al­re­de­do­res. To­do lo que tie­ne que ver con la gas­tro­no­mía, so­bre to­do fru­tos del mar, son ex­cep­cio­na­les. Des­de que lle­gas a in­da­gar te das cuen­ta de que más allá del fút­bol hay co­sas her­mo­sas pa­ra po­der dis­fru­tar. Y hay otro pun­to que su­pera to­do lo lin­do de la ciu­dad: el as­pec­to hu­mano. El ciu­da­dano de Puer­to Montt ha­ce sen­tir en ca­sa al ex­tran­je­ro.

- ¿Por qué di­cen que viene só­lo por seis me­ses?

- Yo nun­ca res­pon­dí eso. Se di­jo de que ve­nía por el ré­cord, que só­lo eran seis me­ses, que era po­co tiem­po. Yo ven­go por el tiem­po que se me pro­pu­so y fue el que acep­té en ba­se a esa pro­pues­ta, y si es­toy acá es por un desafío de­por­ti­vo y pa­ra na­da le doy prio­ri­dad al ré­cord, ese ha si­do con­se­cuen­cia de mi ca­rre­ra.

- ¿Le mo­les­ta que le sa­quen siem­pre lo del ré­cord? Igua­ló en el Guin­ness al ot­to Pfan­nens­tiel, que ju­gó en 25 clu­bes...

- Me mo­les­ta que no se in­for­men, que les gus­te ha­blar por ha­blar, por­que ge­ne­ro en­vi­da o re­sen­ti­mien­to. Cuan­do di­cen ‘vino só­lo por el ré­cord y por te­ner va­ca­cio­nes pa­ga­das’, da ra­bia, es des­co­no­cer la tra­yec­to­ria.

- En Uru­guay di­cen que tras es­te pa­so va a ju­gar la Con­ca­cham­pions en di­ciem­bre…

- Fui cam­peón con San­ta Te­cla de El Sal­va­dor y con­se­gui­mos ese ob­je­ti­vo. La in­ten­ción de ellos es po­der­me lle­var, es el tor­neo más im­por­tan­te, co­mo la Li­ber­ta­do­res de Cen­troa­mé­ri­ca. El cam­peón iría al Mun­dial de Clu­bes. Es un tor­neo que nun­ca ju­gué, pe­ro esa es una de las ideas de la di­rec­ti­va.

- Acá vi­ve so­lo, ¿có­mo an­da con la co­ci­na?

- Hay una se­ño­ra que viene y me co­ci­na. Por­que soy un po­co quis­qui­llo­so con la ali­men­ta­ción. To­da sin glu­ten, in­te­gral. Ella le

Ven­go con to­das las ga­nas de ser fe­liz, co­no­cer, apren­der e in­terio­ri­zar­me de lo que es a la vi­da acá y la cul­tu­ra”.

Se­ba Abreu,

em­pie­za a po­ner sus con­di­men­tos, le di­go ‘quí­te­le es­to’, ‘pón­ga­le es­to’, ‘man­te­qui­lla no, por­que tie­ne mu­cha gra­sa y acei­te, me­jor há­ga­lo de es­ta ma­ne­ra’. Así me fue co­no­cien­do y aho­ra ya es es­pe­cia­lis­ta nu­tri­cio­nal.

- Acá dan ga­nas de co­mer to­do el día…

- Di­cen que con el frío se da eso, pe­ro bueno, te­ne­mos har­to pes­ca­do y del que uno pi­da, ade­más de muy buen ni­vel. Eso es sano, por­que es ome­ga 3, y va­mos va­rian­do pes­ca­dos a la plan­cha con bue­nas en­sa­la­das, con ver­du­ras y nos ma­ne­ja­mos.

- ¿Y ha co­mi­do un pla­to tí­pi­co?

- La otra vez, en el día ‘per­mi­ti­do’ que le lla­ma­mos, co­mi­mos curanto, pe­ro ten­go que de­cir que es una bom­ba. Es que tie­ne de to­do, es ri­co pe­ro

tie­ne ca­lo­rías al 200%. Es­tu­vo muy ri­co, yo al me­nos lo pro­bé por tan­ta pro­pa­gan­da que le ha­cían y na­die lo pre­pa­ra­ba. Es muy ri­co.

- ¿Se ha da­do el tiem­po pa­ra re­co­rrer la zo­na?

- En An­gel­mó he es­ta­do. Hi­ce com­pras de sou­ve­nirs pa­ra man­dar pa­ra Uru­guay. Al me­nos eso ha­go cuan­do vie­nen vi­si­tas, pa­ra que vean don­de es­toy, no só­lo el lu­gar de en­tre­na­mien­to. Quie­nes vie­nen a ver­me ha­cen con­duc­ta de fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal. Tie­nen que co­mer lo mis­mo, ir al gim­na­sio... al­gu­nos creen que me ve­rán con la gua­ta pa­ra arri­ba, to­man­do cer­ve­za y sa­lien­do, y a esos los ti­ro ca­gan­do.

- ¡Qué ru­do!

-Acá hay que en­tre­nar, co­mer bien y los tra­to de sa­car a los lu­ga­res más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.