Co­ra­zón con­ten­to

La Cuarta - - VIDA SANA -

A man­te­ner la cal­ma. Los adul­tos son mo­de­los pa­ra sus ni­ños y ni­ñas. Si la for­ma que tie­nen de co­mu­ni­car­se con ellos es inade­cua­da, eso es­ta­rán en­se­ñan­do. Una at­mós­fe­ra tran­qui­la ayu­da a re­cu­pe­rar el con­trol y to­mar­le o abra­zar­le pue­de ate­nuar o evi­tar una gran pa­ta­le­ta.

Pue­des dis­traer­lo con otra ac­ti­vi­dad o dar­le una al­ter­na­ti­va que sea atrac­ti­va.

Si lo lo­gra, re­fuér­za­lo, abrá­za­lo, di­le que lo hi­zo bien y que va­lo­ras su es­fuer­zo.

Evi­ta de­jar­lo só­lo “has­ta que se le pa­se” o man­dar­lo a su pie­za “a pen­sar”. Es­tas es­tra­te­gias no ayu­dan a que apren­da a ma­ne­jar sus emo­cio­nes, au­men­tar la ra­bia y pe­na y le en­se­ñan que en los mo­men­tos di­fí­ci­les no pue­de con­tar con­ti­go.

El sen­ti­do co­mún, el jue­go y el hu­mor son fun­da­men­ta­les pa­ra fa­ci­li­tar que un ni­ño co­la­bo­re con las ór­de­nes o re­glas que que­re­mos que cum­pla. De­cir­le “guar­da tus ju­gue­tes” no es lo mis­mo que de­cir­le “¿quie­res ser mi ayu­dan­te es­pe­cial pa­ra guar­dar?

Evi­ta ex­pli­ca­cio­nes lar­gas y com­pli­ca­das en me­dio de una ra­bie­ta, no es buen mo­men­to. Una vez que la si­tua­ción vuel­va a la cal­ma, bus­ca un mo­men­to tran­qui­lo pa­ra ha­blar de lo que ocu­rrió y ex­plo­rar jun­tos otras ma­ne­ras en que pue­da reac­cio­nar la pró­xi­ma vez.

Ma­ne­jar res­pe­tuo­sa­men­te una pa­ta­le­ta no sig­ni­fi­ca en­tre­gar­le to­do lo que pi­de o de­jar­le ha­cer lo que quie­ra. A pe­sar de que es­to pue­da cal­mar una ra­bie­ta, no ayu­da a evi­tar la si­guien­te y en­tre­ga un men­sa­je con­fu­so al pe­que, ya que na­tu­ral­men­te apren­de­rá que es­te es un me­dio efi­caz pa­ra lo­grar lo que quie­re.

Lo im­por­tan­te es dar­se cuen­ta cuan­do una si­tua­ción le ge­ne­ra ra­bia, pe­na, frus­tra­ción. En­ten­der que es­te sen­ti­mien­to es na­tu­ral, aco­ger­lo y ayu­dar­lo a sen­tir­se me­jor nue­va­men­te.

En­tre los 2 y 4 años es fre­cuen­te, nor­mal y es­pe­ra­ble que los pe­ques reac­cio­nen con ra­bie­tas o pa­ta­le­tas fren­te a si­tua­cio­nes que les pro­vo­can ra­bia o frus­tra­ción. “A pe­sar de que es­to sue­le ser muy des­gas­tan­te pa­ra los adul­tos, es una eta­pa muy im­por­tan­te pa­ra el de­sa­rro­llo de los ni­ños y ni­ñas, a tra­vés de la cual van apren­dien­do a iden­ti­fi­car es­tas emo­cio­nes y co­no­cer las me­jo­res ma­ne­ras pa­ra ex­pre­sar­las”, ad­vier­te Ca­te­rin Nei­cun, en­car­ga­da del pro­gra­ma Chi­le Cre­ce Con­ti­go del Cen­tro de Sa­lud Fa­mi­liar (Ces­fam) Nor­man Vou­llie­me.

Pa­ra la es­pe­cia­lis­ta, los chi­co­cos “no ge­ne­ran pa­ta­le­tas con in­ten­cio­nes de da­ñar o mo­les­tar a los adul­tos, sino que son par­te de su pro­ce­so de de­sa­rro­llo y adap­ta­ción. Las pa­ta­le­tas pue­den ga­ti­llar­se por di­fe­ren­tes ra­zo­nes: frus­tra­ción cuan­do al­go no les re­sul­ta, sen­tir­se no es­cu­cha­dos o in­com­pren­di­dos, ex­pre­sión de al­gún ma­les­tar, en­tre otros”.

In­clu­si­ve, la ca­pe­ru­za se­ña­la que “es nor­mal que cual­quier per­so­na sien­ta enojo o frus­tra­ción cuan­do al­go no re­sul­ta (nos ocu­rre tam­bién a los adul­tos)”.

En es­tas eda­des los chi­qui­llos se en­fren­tan mu­chas ve­ces al día a es­tas sen­sa­cio­nes. Las ra­zo­nes por las que eso ocu­rre las en­con­tra­rás en es­ta pá­gi­na: No es po­si­ble evi­tar la apa- ri­ción de to­das las pa­ta­le- tas y no de­be­mos sen­tir- nos cul­pa­bles por eso. Por el con­tra­rio, los pe­ques de pa­dres que los acom­pa­ñan día a día en el pro­ce­so de apren­der a ma­ne­jar la ra­bia, la frus­tra­ción o el mie­do, sue­len su­pe­rar es­te pe­río­do con ma­yor fa­ci­li­dad (y me­nor des­gas­te pa­ra sus pa­dres).

Aún es­tán apren­dien­do a usar los ob­je­tos a su al­re­de­dor.

De­pen­den de los adul­tos pa­ra la ma­yo­ría de las co­sas.

Quie­ren ha­cer al­go y no pue­den o no los de­ja­mos ha­cer­lo.

Los re­ga­lo­nes no tie­nen las mis­mas he­rra­mien­tas que los adul­tos pa­ra co­mu­ni­car lo que sien­ten, ne­ce­si­tan y pien­san.

Las ra­bie­tas son una for­ma de co­mu­ni­ca­ción y, por lo tan­to, al po­ner­te en el lu­gar de tu re­to­ño, tra­tar de com­pren­der su reac­ción y ayu­dar­lo a en­ten­der lo que le pa­sa. Apren­de­rá gra­dual­men­te otras ma­ne­ras de ex­pre­sar­se. Ten pa­cien­cia, las pa­ta­le­tas po­co a po­co irán dis­mi­nu­yen­do su in­ten­si­dad y fre­cuen­cia has­ta ca­si des­apa­re­cer en­tre los 4 y 5 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.