No se­rá mu­cho: se pe­lan plan­ta mi­ne­ra de 18 pa­los ver­des

La Cuarta - - CRÓNICA - CAR­LOS ZÚ­ÑI­GA V. @la­cuar­ta_­zu­ni­ga www.la­cuar­ta.com

Los ma­lan­dras se lle­va­ron una plan­ta de chan­ca­do, ade­más de tres plan­tas mó­vi­les de con­cen­tra­ción mag­né­ti­ca y una de cla­si­fi­ca­ción.

Son cien­tos las em­pre­sas pe­que­ñas y me­dia­nas que se ven en­fren­ta­das a ca­sos don­de ron­da una es­pe­cie de cua­tre­ros in­dus­tria­les”.

Fran­cis­co Lou­ren­co,

em­pre­sa­rio afec­ta­do.

Un gru­po de pa­tos ma­los lle­vó la delincuencia a otro nue­vo ni­vel en el nor­te del país, lue­go que de ma­ne­ra in­creí­ble se ro­ba­ran has­ta los ta­rros cho­que­ros de una plan­ta mi­ne­ra ava­lua­da de va­rios mi­llo­nes de dó­la­res.

El in­só­li­to y XL cho­reo ocu­rrió en una pro­pie­dad ubi­ca­da a 45 ki­ló­me­tros de Me­ji­llo­nes.

Allí un gru­po in­de­ter­mi­na­do de ami­gos de lo ajeno, apro­ve­chó que la plan­ta se en­con­tra­ba fue­ra de ser­vi­cio de­bi­do a una or­den ju­di­cial que obli­gó a sus­pen­der las fae­nas.

Se­gún ex­pli­có el em­pre­sa­rio Fran­cis­co Lou­ren­co, due­ño de la des­apa­re­ci­da em­pre­sa que ex­traía hie­rro sin uti­li­zar agua, es­tam­pó la res­pec­ti­va de­nun­cia, pe­ro no ha te­ni­do nin­gu­na res­pues­ta.

“Pre­sen­té una querella por el ro­bo de mi plan­ta an­te la Fis­ca­lía en Me­ji­llo­nes, apor­tan­do una se­rie de antecedentes, pe­ro ni si­quie­ra me han lla­ma­do con al­gu­na no­ve­dad. Se­gu­ra­men­te no la hay”, in­di­có al­go re­sig­na­do.

Se­gún Lou­ren­co, los ma­la­ca­to­sos lo­gra­ron des­mon­tar la plan­ta en po­cas ho­ras, y en to­tal des­ar­ma­ron cin­co to­rres de ace­ro, una de 18 me­tros y otras cua­tro de 10 me­tros de al­tu­ra ca­da una, y so­por­tan­tes de ban­das mag­né­ti­cas que se­pa­ran la pie­dra del hie­rro.

In­clu­so cuen­ta que se ro­ba­ron has­ta el cam­pa­men­to mi­ne­ro que exis­tía en la plan­ta.

“Creo que hay que dar cier­ta se­gu­ri­dad a las in­ver­sio­nes en un área tan sen­si­ble co­mo la mi­ne­ría, to­da vez que no to­do acá es la gran mi­ne­ría, sino que son cien­tos las em­pre­sas pe­que­ñas y me­dia­nas que se ven en­fren­ta­das a ca­sos don­de ron­da una es­pe­cie de cua­tre­ros in­dus­tria­les”, ad­vir­tió el em­pre­sa­rio.

En to­tal, la ins­ta­la­ción ro­ba­da es­tá ava­lua­da en 18 mi­llo­nes de dó­la­res, que equi­va­len al va­lor de la plan­ta prin­ci­pal de chan­ca­do y con­cen­tra­ción, ade­más de tres plan­tas mó­vi­les de con­cen­tra­ción mag­né­ti­ca y una de cla­si­fi- ca­ción.

“Son unas cin­co mil to­ne­la­das só­lo en ace­ro, sin con­tar el equi­pa­mien­to téc­ni­co, mo­to­res y el cam­pa­men­to sus­traí­do”, sa­có cuen­tas el in­dus­trial.

Lou­ren­co por úl­ti­mo ex­pli­có que las es­truc­tu­ras ro­ba­das sir­ven a to­da la mi­ne­ría, por lo que, pa­ra el em­pre­sa­rio, po­dría tra­tar­se de un ro­bo por en­car­go pa­ra otras fae­nas o, sim­ple­men­te, ha­ber si­do lle­va­das a una fun­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.