Tie­ne mie­do a que le le­van­ten su hua­so feo

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Mi doc­tor del amor:

El 18 de septiembre de ha­ce tres años me enamo­ré del hua­so más feo que pu­de en­con­trar: gran­do­te, mo­reno, con una tre­men­da na­riz, su en­sa­la­da de dien­tes y, pa­ra ter­mi­nar, un dios de la cue­ca y el can­to. Za­pa­tea co­mo na­die y has­ta me dis­fra­zo de “china” pa­ra dar­le el gus­to. Lo di­go por­que en otras li­des, igual za­pa­tea her­mo­so, bai­la una cue­ca eró­ti­ca laaaar­ga y eso me tie­ne en el cie­lo.

¿Y cuál es mi pro­ble­ma? El 18 de septiembre es lo peor, por­que co­mo es al­to, se gas­ta bo­tas del 46 y bai­la co­mo si fue­ra tres hom­bres en uno, las otras lo sa­can a bai­lar con la es­pe­ran­za de ir­se a mo­ver las es­pue­las en pri­va­do.

¿Qué pue­do ha­cer? ¿Lo en­cie­rro? ¿Lo man­do con su pa­ren­te­la al cam­po?

CA­MI­LA Ca­mi­li­ta:

No se pon­ga ce­ló­pa­ta con su po­bre huas­te­coi­de. Es ob­vio que en es­tas fe­chas las pa­trio­te­ras quie­ren aga­rrar las tra­di­cio­nes chi­le­nas a úl­ti­ma ho­ra y bus­can sa­car­se los ba­la­zos con un hua­so bien chan­ta­do.

Só­lo vi­gí­le­lo cuan­do lo sa­quen a bai­lar, pón­ga­les ca­ra de odio o de ya te pi­llé a las fres­cas y sal­te al rue­do a res­ca­tar­lo, si no­ta que se pa­san pa­ra la pun­ta.

Eso de man­dar­lo al cam­po por Fies­tas Pa­trias pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te. Por­que es­tan­do so­li­to en una ra­ma­da cam­pe­si­na lo más pro­ba­ble es que sal­ga una

“china” o hua­sa ri­ca­cho­na lo­cal y se lo lle­ve pa­ra que la za­pa­tee en pri­va­do y con re­pe­ti­ción.

Me­jor ten­ga a su hua­si­to feo cer­ca, lo cui­da y es­pan­ta a las moscas. ¡Hui­fa, ti­qui, ti­qui, tiiiii!

Sus con­sul­tas y dra­mas de ti­po amo­ro­so y de ca­che­teo, las en­vía a: doc­tor­ca­rino@la­cuar­ta.cl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.