116

La Cuarta - - PAÍS -

En abril de 2008, 116 re­fu­gia­dos pa­les­ti­nos pi­sa­ron sue­lo chi­leno, de­jan­do atrás el do­lor y las con­di­cio­nes in­hu­ma­nas de vi­da pro­pias del cam­pa­men­to de Al Tanf, ubi­ca­do en­tre la fron­te­ra de Si­ria e Irak.

Ma­ji­da Al-Ha­mi­de fue una de las mu­je­res mu­sul­ma­nas que, con po­ca co­mi­da, so­por­tan­do tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas y ro­dea­da por ser­pien­tes y es­cor­pio­nes, lo­gró ha­cer­se de un cu­po pa­ra arri­bar a Chi­le. El pró­xi­mo año cum­pli­rá 10 años de re­si­den­cia en nues­tro país y se sien­te fe­liz y a gus­to. Gra­cias a la bue­na vo­lun­tad de Carolina Har­cha -una des­cen­dien­te de pa­les­ti­nos pro­pie­ta­ria del cen­tro de es­té­ti­ca Carolina, de ca­lle San­ta Fi­lo­me­na en el Ba­rrio Be­lla­vis­ta-, Al-Ha­mi­de em­pe­zó a tra­ba­jar al mes de lle­ga­da en la pe­lu­que­ría. Des­de ahí que no pa­ra y tie­ne una gran can­ti­dad de clien­tas con su mi­le­na­ria téc­ni­ca de de­pi­la­ción con hi­los.

Ves­ti­da con un lar­go tra­je ne­gro y cu­brien­do su ca­be­za con un pa­ñue­lo tal co­mo lo in­di­ca su re­li­gión, Ma­ji­da mue­ve ágil­men­te sus ma­nos. Sus tres hi­los ne­gros re­fu­gia­dos pa­les­ti­nos, en su ma­yo­ría mul­sul­ma­nes, lle­ga­ron a Chi­le en abril de 2008. son los en­car­ga­dos de la de­pi­la­ción fa­cial. El ro­ce ven­ce el ve­llo fe­me­nino, lo de­bi­li­ta y lo ha­ce caer.

“Es­toy fe­liz en Chi­le, si­go tra­ba­jan­do, ten­go ca­sa en Puen­te Al­to, hi­ce una am­plia­ción. Ya ten­go nie­tos y me si­go de­di­can­do a la de­pi­la­ción con hi­lo”, con­tó Ma­ji­da.

Agre­gó que “hay gen­te muy bue­na y de las co­mi­das de acá me gus­ta la ca­zue­la”, con­tó me­jo­ran­do su cas­te­llano ca­da día.

CO­MU­NI­DAD

Pa­ra Adol­fo Nu­mi, pre­si­den­te de la So­cie­dad de Be­ne­fi­cen­cia Si­ria, mu­chos de los re­fu­gia­dos que lle­ga­ron a La Ca­le­ra y a Santiago, en esa opor­tu­ni­dad, “ter­mi­na­ron yén­do­se al ob­te­ner la na­cio­na­li­dad. Otros que se que­da­ron en La Ca­le­ra y al­gu­nos se tras­la­da­ron a Vi­ña o Con-Cón. Ve­nía mu­cha gen­te pro­fe­sio­nal a di­fe­ren­cia de aho­ra que es gen­te que ma­ne­ja más ofi­cios así que es más fá­cil que se adap­ten”, con­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.