LA PO­LI­CÍA QUE NOQUEÓ EN­TRA­DA DE TYSON A CHI­LE

OFI­CIAL PDI IMPIDIÓ INGRESO DEL EX BOXEADOR POR CAU­SA PEN­DIEN­TE EN EEUU: MARADONA LO LLAMÓ DES­DE EMIRATOS ÁRA­BES

La Cuarta - - PORTADA - EDUAR­DO RO­JAS @la­cuar­ta_­ro­jas w w w . l a c u a r t a . c o m

La vi­si­ta de Mi­ke Tyson a nues­tro país pa­ra pro­mo­cio­nar los “Spa­ce Awards”, al­go así co­mo los pre­mios Os­car del “ci­ne de ac­ción”, se man­tu­vo en si­len­cio. To­do co­mo es­tra­te­gia pa­ra sor­pren­der a los chi­le­nos aman­tes del bo­xeo y que ido­la­tran al ex cam­peón mun­dial de los pu­ñe­tes.

Esa era la idea de los or­ga­ni­za­do­res de los ga­lar­do­nes que traían a Tyson co­mo un em­ba­ja­dor de lu­jo. Pe­ro nun­ca con­ta­ron que en el con­trol mi­gra­to­rio del Ae­ro­puer­to de San­tia­go se iba a en­con­trar con la es­tric­ta mano de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes (PDI), y en es­pe­cial con la im­pla­ca­ble ins­pec­to­ra Na­ta­lia Al­va­ra­do Abur­to.

La mis­ma sa­bue­so, que en agos­to pa­sa­do de­tu­vo a un pa­sa­je­ro que di­jo te­ner una bomba en la ma­le­ta, le ce­rró la puer­ta del país “don­de quie­ren al ami­go por­que es fo­ras­te­ro” a Tyson, su es­po­sa La­kiha Spi­cer y al má­na­ger del co­lo­so. To­do a eso de las 10 de la ma­ña­na de ayer.

El mo­ti­vo prin­ci­pal pa­ra mor­der­le la ore­ja al ex mo­nar­ca de los pe­sos pe­sa­dos fue que nues­tra le­gis­la­ción no per­mi­te que in­gre­sen vi­si­tas con los pa­pe­les man­cha­dos.

“A la re­vi­sión de sus an­te­ce­den­tes, y tal co­mo lo fa­cul­ta la ley mi­gra­to­ria vi­gen­te, to­do ex­tran­je­ro que ha­ya si­do con­de­na­do o pro­ce­sa­do por cual­quier de­li­to, fa­cul­ta a la PDI pa­ra im­pe­dir su ingreso al país. El se­ñor Tyson re­gis­tra con­de­nas por di­ver­sos de­li­tos y fue im­pe­di­do de in­gre­sar”, ex­pli­có la ins­pec­to­ra Al­va­ra­do su K.O., que man­dó al tam­bién al neo­yor­kino de 51 pri­ma-

ve­ras.

Eso sí, se­gún es­car­bó La Cuar­ta de­ba­jo de la al­fom­bra pe­lu­da, la prin­ci­pal cau­sa pa­ra no­quear al tam­bién ac­tor de Holly­wood (fue una de las es­tre­llas de la po­pu­lar pe­lí­cu­la “¿Qué pa­só ayer?”), fue la con­de­na por vio­la­ción que pe­só en la es­pal­da de Tyson a prin­ci­pio de los 90, que lo man­dó a la som­bra por seis años. Un lu­ma­zo que al fi­nal fue so­lo de tres años y ocho me­ses por buen com­por­ta­mien­to del ex pú­gil.

Co­mo los an­te­ce­den­tes de la mo­le de 108 kilos es­tán car­ga­dos de vio­len- cia, mu­chos pen­sa­ron que su de­ten­ción ha­bía si­do co­mo las ru­ti­nas de Di­na­mi­ta Show, esas don­de los com­bos iban y com­bos ve­nían. Pe­ro Mi­ke se man­tu­vo co­mo se­da, no opu­so re­sis­ten­cia y coope­ró en to­do mo­men­to. “En el mi­nu­to que él se pre­sen­tó al con­trol mi­gra­to­rio, se le ex­pu­so la si­tua­ción que lo aque­ja, lo cual com­pren­dió sin pro­ble­mas”, re­ma­tó la ins­pec­to­ra Al­va­ra­do, que ter­mi­nó su la­bor en­tre­gan­do la cus­to­dia de Tyson y sus acom­pa­ñan­tes a la ae­ro­lí­nea Del­ta. Cla­ro, por­que al ser re­te­ni­do en el ingreso a Chi­le, de una se le in­for­mó que te­nía que vol­ver a Yue­séi en el vue­lo más pró­xi­mo. O sea, el 0146 de Del­ta que par­tió de nues­tro país a eso de las 21:50 ho­ras y por lo tan­to no se pu­do mo­ver des­de una zo­na del em­bar­que por ca­si 12 ho­ras (ver re­cua­dro).

Con es­te tre­men­do es­cán­da­lo que re­so­nó en me­dios de to­do el mun­do, en es­pe­cial en Nor­tea­mé­ri­ca, que­dó la du­da en el ai­re de si el bueno de Mi­ke po­dría vol­ver a Chi­le en un fu­tu­ro cer­cano, ya que en dos oca­sio­nes ha fra­ca­sa­do en el in­ten­to - en ju­lio del 2016 qui­so pre­sen­tar su char­la mo­ti­va­cio­nal “Un­dis­pu­ted Truth” en el En­joy San­tia­go- y la res­pues­ta es po­si­ti­va pa­ra sus fa­ná­ti­cos.

Si bien la ley mi­gra­to­ria es cla­ra co­mo una pis­co­la de 35 con blan­ca, exis­te una po­si­bi­li­dad que Tyson pu­die­ra vol­ver a vi­si­tar­nos y pa­ra eso ten­dría que pe­dir un per­mi­so es­pe­cial a tra­vés de la Can­ci­lle­ría chi­le­na, don­de tie­ne que avi­sas de an­te­mano el mo­ti­vo y la du­ra­ción de su es­ta­día.

El se­ñor Tyson re­gis­tra con­de­nas por di­ver­sos de­li­tos, es im­pe­di­do de in­gre­sar al país”. En el mi­nu­to que él se pre­sen­tó al con­trol mi­gra­to­rio, se le ex­pu­so la si­tua­ción que lo aque­ja, lo cual com­pren­dió sin pro­ble­mas”. Na­ta­lia Al­va­ra­do, ins­pec­to­ra PDI del De­par­ta­men­to de Ins­pec­ción Se­cun­da­ria de Ae­ro­puer­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.