Anita:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Pri­me­ro, creo que es­te es el mo­men­to de que bus­que a su ma­dre, por­que cla­ra­men­te que ella no vi­ve en la ca­sa y es­tá au­sen­te en es­ta his­to­ria. Se­gun­do, de­be­ría te­ner una con­ver­sa­ción muy pro­fun­da con am­bos, por­que no me cua­ja que ella la de­jó de ha­blar por es­tar con su pa­pá, y no tie­ne na­da que ver una co­sa con otra. Y ter­ce­ro, y no se me enoje, al­go me di­ce que us­ted es­tá enamorada de esa mu­jer y ella lo sa­be per­fec­ta­men­te. Si es así, asu­ma el due­lo. Por aho­ra, creo que lo me­jor es ir­se de su ca­sa don­de una ami­ga o un pa­rien­te. Pien­se har­to, en­fríe su ca­be­za, y des­pués vuel­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.