“Bus­ca­mos ha­cer his­to­ria y que el ar­te ca­lle­je­ro sea res­pe­ta­do en Nue­va York”

Da­sic Fer­nán­dez es uno de los 21 gra­fi­te­ros que ga­nó una de­man­da tras el cie­rre del em­ble­má­ti­co 5Pointz, que te­nía mi­les de obras ca­lle­je­ras. • El juez dic­ta­mi­nó el pa­go de US$ 5,4 mi­llo­nes pa­ra to­dos.

La Cuarta - - CRÓNICA - BELÉN MU­ÑOZ @la­cuar­ta_­be­len

El 11 de sep­tiem­bre del 2013 el gra­fi­te­ro Da­sic Fer­nán­dez (32) lle­gó a 5 Pointz, una an­ti­gua fá­bri­ca de Queens re­co­no­ci­da por ser un ver­da­de­ro mu­seo del graf­fi­ti, pa­ra ha­cer “Sue­ños de Pe­tró­leo”.

“Cuan­do lle­gué a Nue­va York qui­se pin­tar ahí, no me co­no­cían, así que no me die­ron bo­la. Lue­go de que ya lle­va­ba años me in­vi­ta­ron a pin­tar”, re­cor­dó el oriun­do de Quin­ta Nor­mal.

Da­sic es­tu­vo una se­ma­na, es­ca­le­ra en mano, ter­mi­nan­do su obra. “Fue bien com­ple­jo, pe­ro va­lió la pe­na. La te­má­ti­ca te­nía re­la­ción con el 11 de sep­tiem­bre y fue una de las pie­zas más gran­de que ha­bían en el lu­gar”, con­tó.

La­men­ta­ble­men­te, el 19 de no­viem­bre del 2013, 5 Pointz ama­ne­ció pin­ta­da de blan­co. “Era un ícono de Nue­va York y lo des­tru­ye­ron de for­ma muy agre­si­va”, se­ña­ló.

To­do lue­go que el due­ño del edi­fi­cio, Jerry Wol­koff, de­ci­die­ra bo­rrar las cer­ca de on­ce mil pie­zas, las que se ha­bían ido ha­cien­do una so­bre otra a lo lar­go de los años, por un edi­fi­cio con de­par­ta­men­tos de lu­jo.

La vio­len­ta ac­ción lle­vó a que Fer­nán­dez y otros ocho gra­fi­te­ros a in­ter­po­ner una de­man­da en con­tra del due­ño del lu­gar. “Al fi­nal ter­mi­na­mos sien­do 21 (los de­man­dan­tes). La idea era de­fen­der es­te lu­gar y mar­car un pre­ce­den­te, por­que por muy due­ño que sea na­die pue­de des­truir una obra cuan­do se le plaz­ca”, re­la­tó.

Agre­gó que “bus­ca­mos ha­cer his­to­ria y que el ar­te ca­lle­je­ro sea res­pe­ta­do (En Nue­va York y el res­to del mun­do). Con to­dos los ries­gos que es­to te­nía”.

Da­sic tu­vo que de­cla­rar tres ve­ces, la úl­ti­ma por vi­deo­con­fe­ren­cia. Una si­tua­ción que ja­más le mo­les­tó, so­bre to­do por­que la fi­na­li­dad era “em­pe­zar a re­cla­mar los de­re­chos de au­tor. Es al­go iné­di­to, no se ha­bía he­cho al­go así an­tes, pa­ra que no fue­ran des­trui­das las obras en una pro­pie­dad pri­va­da”.

Res­pues­ta. Lue­go de cua­tro años y me­dio, su lu­cha tu­vo una res­pues­ta. Un juez de Brooklyn dic­ta­mi­nó el pa­go de 5,4 mi­llo­nes de dó­la­res a los 21 gra­fi­te­ros por con­si­de­rar que las obras des­trui­das “son una ex­pre­sión de ar­te a pre­ser­var” por la Ley de De­re­chos de los Ar­tis­tas Vi­sua­les.

Da­sic re­ve­ló que “los due­ños ofre­cie­ron di­ne­ro pa­ra re­ti­rar­nos del ca­so, la ma­yo­ría no acep­to, por­que la idea era dar la pe­lea has­ta el fi­nal. Era un gran ries­go y creo que se dio un cas­ti­go ejem­pli­fi­ca­dor”.

El co­no­ci­do gra­fi­te­ro que el due­ño pue­de ape­lar pa­ra ba­jar el cos­to de cas­ti­go, pe­ro pa­ra ellos la pla­ta ja­más fue lo im­por­tan­te: “Nun­ca se ha ha­bla­do del di­ne­ro, no era par­te del es­pí­ri­tu de la pe­lea, pa­ra no­so­tros lo que im­por­ta­ba era mar­car es­te pre­ce­den­te, que na­die pue­da sa­car el graf­fi­ti así co­mo así”.

Pre­ce­den­te. Fer­nán­dez afir­mó que an­tes de ser cu­bier­tos con pin­tu­ra blan­ca y su de­mo­li­ción, los mu­ra­les de 5Pointz se ha­bían con­ver­ti­do en una atrac­ción tu­rís­ti­ca e in­clu­so fue­ron uti­li­za­dos co­mo es­ce­na­rio en pe­lí­cu­las co­mo “Los Ilu­sio­nis­tas: na­da es lo que pa­re­ce”.

“Los me­jo­res ar­tis­tas iban a ese lu­gar. Era un fu­ne­ral cuan­to pin­ta­ron to­do blan­co. Fue un im­pac­to po­ten­te pa­ra to­dos en la ciu­dad de Nue­va York”, afir­mó.

Da­sic cree que es­ta sen­ten­cia pue­de ser­vir pa­ra que el tra­ba­jo de los ar­tis­tas ca­lle­je­ros en to­do el mun­do, y tam­bién en Chi­le, sea va­lo­ra­do y apre­cia­do.

“Es­to que pa­só en Nue­va York, que es una ciu­dad que mar­ca las di­rec­tri­ces de lo que po­dría pa­sar en otras ciu­da­des. La idea, por lo me­nos mía, es que en Chi­le se se­pa es­ta no­ti­cia pa­ra que mar­que un pre­ce­den­te de pro­tec­ción”.

“Cuan­do lle­gué a Nue­va York qui­se pin­tar ahí, no me co­no­cían, así que no me die­ron bo­la. Lue­go de que ya lle­va­ba años me in­vi­ta­ron a pin­tar”.

“Nun­ca se ha ha­bla­do del di­ne­ro, no era par­te del es­pí­ri­tu de la pe­lea, pa­ra no­so­tros lo que im­por­ta­ba era mar­car es­te pre­ce­den­te, que na­die pue­da sa­car el graf­fi­ti así co­mo así”.

Pre­ce­den­te El ar­tis­ta es­pe­ra que el dic­ta­men del juez grin­go per­mi­ta va­lo­rar más el ar­te ca­lle­je­ro.

Da­sic re­ve­ló que se de­mo­ró una se­ma­na en ha­cer “Sue­ños de Pe­tró­leo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.