Es­tos pe­que­ños ro­bots for­man el ejér­ci­to que pue­de ma­tar tu­mo­res

Un equi­po in­ter­na­cio­nal de es­pe­cia­lis­tas reali­zó exi­to­sas prue­bas en ra­tas en­vian­do a sus or­ga­nis­mos na­no­ro­bots que son ca­pa­ces de cor­tar el flu­jo san­guí­neo a los tu­mo­res.

La Cuarta - - VIVIR BIEN -

El cáncer es -val­ga la re­dun­dan­cia- el ma­yor cáncer que ata­ca al pla­ne­ta. Por lo mis­mo, ca­da pa­so que se da en pos de com­ba­tir­lo y ex­ter­mi­nar­lo es aplau­di­do por la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca y por la po­bla­ción mun­dial. Es por eso que el avan­ce que se con­si­guió un equi­po in­ter­na­cio­nal de in­ves­ti­ga­do­res hi­zo que cre­cie­ran las es­pe­ran­zas de se­guir lu­chan­do con­tra es­te te­rri­ble mal.

¿Qué con­si­guie­ron? Lo­gra­ron pro­gra­mar a na­no­ro­bots pa­ra que in­gre­sen al or­ga­nis­mo y bus­quen y des­tru­yan tu­mo­res, re­cor­tan­do su su­mi­nis­tro san­guí­neo. Co­mo es ha­bi­tual, las pri­me­ras prue­bas se rea­li­za­ron en roe­do­res, y los re­sul­ta­dos fue­ron exi­to­sos, se­gún la pu­bli­ca­ción de la pres­ti­gio­sa re­vis­ta cien­tí­fi­ca Na­tu­re.

Es­ta ver­da­de­ra ex­pe­di­ción del pe­que­ño ejér­ci­to de ro­bots mi­cros­có­pi­cos pro­gra­ma­dos pa­ra de­rro­tar a su enemi­go en for­ma de tu­mor fue or­ga­ni­za­da por la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ari­zo­na, en Es­ta­dos Uni­dos, en con­jun­to con otros ca­pos del Cen­tro Na­cio­nal de Na­no­cien­cia y Tec­no­lo­gía, ade­más de es­pe­cia­lis­tas de la Aca­de­mia Chi­na de Cien­cia, quie­nes con es­te tra­ba­jo man­co­mu­na­do con­si­guie­ron un tre­men­do avan­ce en el cam­po de la sa­lud.

Un fu­tu­ro es­pe­ran­za­dor. Los na­no­ro­bots es­tán di­se­ña­dos de una ho­ja de ori­ga­mi de ADN pla­na y rec­tan­gu­lar, de 90 na­nó­me­tros por 60 na­nó­me­tros de ta­ma­ño. Una en­zi­ma cla­ve pa­ra la coa­gu­la­ción de la san­gre, la trom­bi­na, se ad­hie­re a la su­per­fi­cie de los ro­bots. La ac­ción de la trom­bi­na es vi­tal, ya que pue­de blo­quear el flu­jo san­guí­neo del tu­mor al coa­gu­lar la san­gre den­tro de los va­sos que ali­men­tan el cre­ci­mien­to tu­mo­ral, lo que ge­ne­ra una es­pe­cie de mi­ni­in­fla­ma­ción tu­mo­ral, pro­du­cien­do a la pos­tre la “muer­te” del tu­mor.

Uno de los ex­per­tos a car­go de es­tas prue­bas y es­tu­dios, Bao­quan Ding, ex­pli­có que “es­tos na­no­ro­bots se pue­den pro­gra­mar pa­ra trans­por­tar car­gas de mo­lé­cu­las y oca­sio­nar blo­queos de su­mi­nis­tro san­guí­neo de los tu­mo­res, que pue­den de­ri­var en la muer­te del te­ji­do y en la re­duc­ción del tu­mor”, con­tó so­bre el fun­cio­na­mien­to del “mi­la­gro” mé­di­co.

Las prue­bas en ra­tas fue­ron to­do un éxi­to, lo que da un es­pal­da­ra­zo al equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.