Es­po­sa de Man­rí­quez le lle­vó ma­ria­chis a la prác­ti­ca del amor

• Ca­mi­la Pal­ma fue le­jos la más ju­ga­da del gre­mio de las pa­tro­nas fut­bo­le­ras. • El vo­lan­te de la “U” de Con­ce par­tió achun­cha­do, pe­ro en­tró en ca­lor y ca­si aca­bó to­can­do la trom­pe­ta.

La Cuarta - - DEPORTES - CAR­LOS CAM­POS

Era un en­tre­na­mien­to co­mún y co­rrien­te en la U. de Con­ce. Los ju­ga­do­res elon­ga­ban y al­gu­nos que ya ha­bían ter­mi­na­do es­ta­ban en el ca­ma­rín, lis­tos pa­ra du­char­se e ir­se a la ca­sa.

En eso, tres ma­ria­chis sor­pren­die­ron a to­do el mun­do y en­tra­ron a la can­cha con bom­bos, pla­ti­llos, trom­pe­tas, som­bre­ros y más. “Hoy (ayer) los con­tac­té tem­prano, me di­je­ron al­ti­ro que sí y vi­ni­mos al en­tre­na­mien­to. Es­pe­ré que ter­mi­na­ran, ha­blé con el ‘pro­fe’ y no hu­bo nin­gún pro­ble­ma. Es­ta­ba du­do­sa, por­que no sa­bía si le iba a gus­tar. Le ha­bía pre­gun­ta­do días an­tes co­mo bro­ma y di­jo que se­ría lin­do, pe­ro le res­pon­dí que no iba a po­der ser por­que no ha­bía en­con­tra­do a nin­gún ma­ria­chi. Bus­qué a una mu­jer pa­ra que le can­ta­ra, pe­ro no ha­bían acá en Con­ce”, con­tó Ca­mi­la Pal­ma, es­po­sa de Fer­nan­do Man­rí­quez, que ayer rom­pió el ra­ting en el día del amor en­tre los fut­bo­lis­tas.

La ilu­mi­na­ción ro­mán­ti­ca fue aplau­di­da por los ju­ga­do­res del Cam­pa­nil. Al­gu­nos sa­ca­ron sus ce­lu­la­res pa­ra gra­bar, mien­tras otros gri­ta­ban, se reían y bro­mea­ban. Pe­ro, ¿dón­de es­ta­ba Man­rí­quez? El me­dio­cam­pis­ta era uno de los que se ha­bía ido a du­char. “Cuan­do es­ta­ba vis­tién­do­me me lle­gó un men­sa­je de ella por what­sapp pa­ra que sa­lie­ra.

Ahí me di cuen­ta, aun­que igual cuan­do es­cu­ché la mú­si­ca ima­gi­né que po­dían ser pa­ra mí. Pe­dro Mo­ra­les fue a avi­sar­me tam­bién”, co­men­tó el vo­lan­te ru­do de los gua­ta ama­ri­lla.

Cha­ras­quea­do. Al­go tí­mi­do, aver­gon­za­do y sor­pren­di­do, Man­rí­quez só­lo ati­na­ba a es­cu­char a los cha­rros, que des­pués de va­rios can­tos ani­ma­ron al vo­lan­te po­nién­do­le el in­con­fun­di­ble som­bre­ro me­xi­cano.

“Me dio un po­co de ver­güen­za, pe­ro mi es­po­sa es la que siem­pre es­tá con­mi­go, así que es­toy muy fe­liz por la sor­pre­sa. Siem­pre era yo quien le man­da­ba ma­ria­chis, pe­ro aho­ra me ga­nó el re­ga­lo y se lo agra­dez­co. Una vez ella es­ta­ba en La Se­re­na y con­tra­té a unos allá pa­ra sor­pren­der­la. Es una gran mu­jer”, di­jo Man­rí­quez, que fes­te­ja siem­pre sus go­les con un co­ra­zón apun­tan­do a su pa­tro­na, que lo mi­ra des­de tri­bu­na. “To­dos mis go­les son pa­ra ella y mi hi­jo, tra­to de dar­les un po­co de ale­gría cuan­do mar­co. Su­po ha­cer­lo bien, por­que no sos­pe­ché na­da. Son co­sas lin­das que no se ven to­dos los días”, ce­rró el me­dio­cam­pis­ta.

Seis años jun­tos y cua­tro ca­sa­dos lle­van el Fe­ña y Ca­mi­la. Ella le me­tió pre­sión al vo­lan­te tras la sor­pre­sa. “Él siem­pre me ha sor­pren­di­do, pe­ro aho­ra me to­ca­ba a mí. Mí­ni­mo que me pa­gue es­to el fin de se­ma­na con un gol, o ten­drá que pa­gar él a los ma­ria­chis”, sen­ten­ció la que lle­va la ba­tu­ta en la ca­sa, pa­re­ce...

Mark Gon­zá­lez se que­bró con su amor Mau­ra en uno de tan­tos viajes que han he­cho.

Fue­ra de Chi­le tam­bién hu­bo ro­man­ce: Luis Ji­mé­nez y Co­té ce­le­bra­ron con glo­bos y ce­na.

Jean Beau­se­jour fue clá­si­co y ele­gan­te: le re­ga­ló a “Kary” un tre­men­do ra­mo de flo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.