DE RE­GA­LO POR SUS 100 AÑOS PI­DIÓ CO­NO­CER A PA­RE­DES

Fa­cun­do Ve­ga ce­le­bra­rá ma­ña­na su cen­te­na­rio y el hin­cha más ju­rá­si­co só­lo sue­ña con es­tar jun­to al equi­po de sus amo­res, al que nun­ca ha po­di­do alen­tar en la Ru­ca.

La Cuarta - - DEPORTES - NEL­SON MAR­TÍ­NEZ

“Tie­ne un pe­que­ño pro­ble­ma al oí­do, pe­ro el res­to, no su­fre de nin­gu­na en­fer­me­dad. Tie­ne una me­mo­ria in­creí­ble, lo que le pre­gun­ten de Co­lo Co­lo, él lo sa­be”, cuen­ta Car­men Glo­ria Ve­ga, nie­ta de don Fa­cun­do Ve­ga, que así pre­sen­ta a su abue­lo, fa­ná­ti­co has­ta la mé­du­la del ac­tual mo­nar­ca del pe­lo­teo na­cio­nal.

Y el hom­brón es­tá co­mo tu­na. 99 años bien lle­va­dos, y des­de que tie­ne con­cien­cia que lle­va al Al­bo en el pe­cho. El 2017 lle­gó des­de Aus­tra­lia, don­de es­tu­vo más de 30 ca­len­da­rios ra­di­ca­do con sus hi­jos y nie­tos, y aho­ra sue­ña con co­no­cer al plan­tel de Pablo Gue­de. El al­bo­ju­rá­si­co es­tu­vo mu­cho tiem­po en el ex­tran­je­ro, pe­ro des­de el país de los can­gu­ros siem­pre si­guió la cam­pa­ña del equi­po. Allá tra­ba­jó co­mo jar­di­ne­ro y en su ju­ven­tud la su­dó en Pol­pai­co, don­de in­clu­so re­par­tió lu­jos en el equi- po ama­teur, aun­que nun­ca se de­di­có pro­fe­sio­nal­men­te al fút­bol. Pe­ro a un día de so­plar las 100 ve­li­tas, don “Fa­cu” es­tá fir­me y ni le tiem­bla la voz pa­ra ana­li­zar la ac­tua­li­dad del tor­neo na­cio­nal. “Es­ta­mos pun­te­ros jun­to a la Ca­tó­li­ca, la se­ma­na pa­sa­da Pa­re­des hi­zo los tres go­les, lo vi sen­ta­do en el si­llón co­mo un hin­cha más”, re­la­ta con una lu­ci­des que ya se la qui­sie­ran en el par­la­men­to. Es que el ta­ta más ca­po del ta­blón es una en­ci­clo­pe­dia del fút­bol. Se ve to­dos los par­ti­dos de la fe­cha, co­no­ce a to­dos los ju­ga­do­res y gri­ta co­mo un hin­cha más las ju­ga­das del Eterno. Por lo mis­mo, la idea de ir al es­ta­dio a alen­tar a su equi­po es al­go que siem­pre ha que­ri­do, pe­ro no ha po­di­do.

“El te­ma de la au­di­ción lo com­pli­ca. Es­tar en el es­ta­dio es un po­co pe­li­gro­so y a ve­ces le due­len un po­co sus pier­nas. Pe­ro si nos pu­die­ran in­vi­tar du­ran­te la se­ma­na se­ría ideal”, se­ña­la su nie­ta. Así, con la ca­mi­se­ta pues­ta, ban­de­rín en mano y vien­do la No­che Al­ba en el li­ving de su ca­sa, Fa­cun­do Ve­ga, di­cha­ra­che­ro, nos cuen­ta de su amor por Co­lo Co­lo.

-¿Por qué se hi­zo hin­cha del Po­pu­lar, don Fa­cu? Por­que es el equi­po del pue­blo, el club más po­pu­lar que hay acá, y co­mo uno tra­ba­jó de obre­ro to­da la vi­da, ha­bía que bus­car al­go del pue­blo, y qué me­jor que Co­lo Co­lo.

-Us­ted es muy apa­sio­na­do por los co­lo­res en­ton­ces… Uff, me en­can­ta Co­lo Co­lo. Me sien­to to­dos los fi­nes de se­ma­na a ver los par­ti­dos en mi ca­sa. Ten­go bo­ni­tos re­cuer­dos si­guien­do la cam­pa­ña des­de Aus­tra­lia.

-¿Cómo re­cuer­da la Co­pa Li­ber­ta­do­res del 91? Le ga­na­mos a los ar­gen­ti­nos en se­mi­fi­na­les. Fue to­do bo­ni­to, yo es­ta­ba en Aus­tra­lia y su­frí si­guien­do la cam­pa­ña des­de allá.

-¿Cuá­les son sus ído­los que ha vis- to ju­gar en es­tos ca­si 100 ve­ra­nos? Me acuer­do mu­cho de “Cha­ma­co” Val­dés, era muy bueno y go­lea­dor. Ade­más es­tá el “Chi­ta Cruz”, re­cuer­do a ju­ga­do­res an­ti­guos que fue­ron muy im­por­tan­tes. -¿Al­guno ac­tual que lo emo­cio­ne? Es­te­ban Pa­re­des, es el go­lea­dor y el más po­pu­lar.

-¿Le gus­ta­ría co­no­cer­lo? ¡Sí!, me en­can­ta­ría co­no­cer­lo, po­der com­par­tir con él y el equi­po, to­do eso se­ría un sue­ño pa­ra mi cum­plea­ños.

-¿Qué sien­te cuan­do el equi­po pier­de? Me amar­go la vi­da en­te­ra cuan­do Co­lo Co­lo pier­de, que­do preo­cu­pa­do, me cues­ta que­dar­me dor­mi­do, en­tro a pen­sar por el gol que per­di­mos, las ju­ga­das… me apeno bas­tan­te cuan­do pier­de. -A sus 100 años es­tá im­pe­ca­ble, ¿qué sien­te lle­gar a esa edad? Me gus­ta­ría ha­cer­me so­cio de la U. de Chi­le, por­que si me mue­ro, se va un so­cio de la “U” y no uno de Co­lo Co­lo, ja­ja­já.

Don Fa­cun­do vi­ve cer­ca del Mo­nu­men­tal, pe­ro nun­ca ha ido. Só­lo alien­ta des­de la ca­sa.

AMOR A LA DIS­TAN­CIA Por esas co­sas del fút­bol, “Don Fa­cu” de­bió ir­se a Aus­tra­lia en bus­ca de tra­ba­jo, y des­de la tie­rra de los can­gu­ros si­guió se­ma­na a se­ma­na las glo­rio­sas cam­pa­ñas de Cha­ma­co y aho­ra de Pa­re­des. En to­do es­ta lar­ga odi­sea, eso sí, ja­más pu­do ir al es­ta­dio Mo­nu­men­tal, por lo que aho­ra que so­pla­rá cien ve­las es­pe­ra sal­dar esa deu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.