La co­mi­da tam­bién in­flu­ye en la sa­lud emo­cio­nal

Lo que co­me­mos ge­ne­ra di­ver­sas reac­cio­nes en nues­tro or­ga­nis­mo, co­mo el efec­to pla­ce­bo que nos pro­du­ce sen­sa­cio­nes que no tie­nen que ver con los com­pues­tos quí­mi­cos, sino con el po­der de la men­te. Pe­ro ¡ojo, no hay que abu­sar!

La Hora - Especiales - - ALIMENTACIÓN -

El rit­mo ace­le­ra­do de la vi­da mu­chas ve­ces im­pi­de que co­ma­mos de ma­ne­ra sa­lu­da­ble y que con­su­ma­mos pro­duc­tos al­tos en gra­sa y con po­co apor­te nu­tri­ti­vo. Sin em­bar­go, de­be­ría­mos pres­tar más aten­ción a nues­tra alimentación pues pue­de in­fluir no só­lo en nues­tra sa­lud fí­si­ca, sino tam­bién emo­cio­nal. La es­pe­cia­lis­ta de Clí­ni­ca Ves­pu­cio Pau­li­na Me­lla ex­pli­ca que los ali­men­tos ejer­cen di­ver­sos re­sul­ta­dos en el or­ga­nis­mo, co­mo el de­no­mi­na­do efec­to pla­ce­bo, que se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con la dis­po­si­ción de la per­so­na ha­cia lo que con­su­me, don­de que­da cla­ro que es­ta sen­sa­ción no tie­ne que ver con los com­pues­tos quí­mi­cos, sino con el po­der de la men­te. “Pa­ra lo­grar el re­sul­ta­do, só­lo bas­ta la con­fian­za de que és­te ejer­ce­rá una ac­ción po­si­ti­va. Ade­más, es im­por­tan­te no pre­juz­gar cier­tos ali­men­tos, so­bre to­do si son muy be­ne­fi­cio­sos, co­mo por ejem­plo, el ca­so de las le­gum­bres, que se aso­cian con la hin­cha­zón”, ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta.

Hay tam­bién com­por­ta­mien­tos fren­te a las co­mi­das que son de­ter­mi­na­das por la ex­pe­rien­cia per­so­nal. Me­lla di­ce “que los sim­bo­lis­mos o car­gas afec­ti­vas que se ge­ne­ren en torno a los ali­men­tos son los que, pos­te­rior­men­te, es­ta­ble­ce­rán la apro­ba­ción o el re­cha­zo”.

NI PRE­MIO NI CAS­TI­GO

No se de­be abu­sar del ac­to pla­cen­te­ro de co­mer, ya que po­dría pro­vo­car se­rios pro­ble­mas de sa­lud a me­diano y lar­go pla­zo, es­pe­cial­men­te si se con­su­men ali­men­tos que apor­tan un ba­jo va­lor nu­tri­cio­nal y un al­to con­te­ni­do de sus­tan­cias al­tas en gra­sas. “Es fun­da­men­tal no aso­ciar emo­cio­nes a ali­men­tos, no pre­miar ni cas­ti­gar con es­tos. Esa es una for­ma de cau­sar mu­chos es­tra­gos nu­tri­cio­na­les/emo­cio­na­les en la vi­da adul­ta”, sos­tie­ne Me­lla.

En mu­chas oca­sio­nes la co­mi­da es una es­pe­cie de con­sue­lo y esto pue­de ocu­rrir por va­rios mo­ti­vos, co­mo in­sa­tis­fac­ción, tris­te­za o de­pre­sión, afir­ma la ex­per­ta de Clí­ni­ca Ves­pu­cio, quien ase­gu­ra que “pa­ra pa­liar ese do­lor in­terno, la per­so­na tien­de a co­mer gran­des can­ti­da­des de co­mi­da pa­ra cal­mar ese es­ta­do emo­cio­nal. Esto pro­vo­ca que se li­be­ren cier­tas hor­mo­nas que ge­ne­ran pla­cer, pe­ro hay otras for­mas de se­cre­tar­las con ac­cio­nes más po­si­ti­vas pa­ra nues­tra sa­lud”.

Lo an­te­rior, ade­más de agu­di­zar la si­tua­ción, pue­de aca­rrear se­rios pro­ble­mas de sa­lud, co­mo so­bre­pe­so u obe­si­dad y al­te­ra­cio­nes en el sue­ño.

EQUI­LI­BRIO

Pa­ra lo­grar un equi­li­brio en la alimentación, la nu­tri­cio­nis­ta ex­pli­ca que se de­ben con­ju­gar va­rios as­pec­tos, pe­ro el más im­por­tan­te es res­pe­tar los ho­ra­rios en­tre una y otra co­mi­da.

-No sal­tar­se co­mi­das: “Cuan­do la per­so­na pa­sa por al­to una co­mi­da, es po­si­ble que au­men­te su an­sie­dad e irri­ta­bi­li­dad, por lo que sus emo­cio­nes se ha­cen más sus­cep­ti­bles y es­tá más vul­ne­ra­ble a co­mer de más y en ho­ra­rios no ade­cua­dos”.

-Man­te­ner un rit­mo en lo que in­ge­ri­mos, pa­ra res­pe­tar los otros rit­mos del or­ga­nis­mo: “La res­pi­ra­ción, pro­ce­sos ce­lu­la­res, ab­sor­ción, di­ges­tión, to­do ge­ne­ra un pul­so, tan­to in­di­vi­dual, co­mo con el en­torno. Por ejem­plo, ci­clos co­mo la no­che, el día y es­ta­cio­nes del año, en­tre otros, son fac­to­res que in­flu­yen”.

-En­fo­car­se en la ac­ción de co­mer, de­jan­do de la­do las preo­cu­pa­cio­nes y el apu­ro: “Se re­co­mien­da sen­tar­se a la ho­ra de co­mer y lo ideal es ha­cer­lo en fa­mi­lia o con más gen­te, ya que la con­ver­sa­ción y la di­ná­mi­ca que se ge­ne­ra ayu­dan a la des­co­ne­xión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.