Cam­bió : la ho­ra ¿la adap­ta­ción es rá­pi­da?

Por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo el ho­ra­rio de in­vierno vol­vió, lo que sig­ni­fi­ca que los días se­rán más cor­tos de­bi­do al re­tra­so de una ho­ra que se reali­zó el sá­ba­do 13. Que nos des­per­te­mos con luz na­tu­ral se­rá be­ne­fi­cio­so, pe­ro tam­bién tie­ne des­ven­ta­jas.

La Hora - Especiales - - EDUCACIÓN -

¿Cuán­tas ve­ces he­mos pen­sa­do que el día se nos ha­ce eterno? Bueno, des­de el­sá­ba­do 13 de ma­yo has­ta el 12 de agos­to no se­rá así, en teo­ría. El cam­bio de ho­ra se v ol­vió a im­ple­men­tar en nues­tro país des­de el 2016, re­tor­nan­do así al fa-mo­soho­ra­rio de in­vierno. Eso sí, no to­dos los chi-le­nos­vi­vi­re­mos ba­jo el mis­mo hu­so ho­ra­rio por-queMa­ga­lla­nes y el te­rri­to­rio an­tár­ti­co man­ten-drá­nel­de ve­rano. Re­tra­sar la ho­ra no so­lo sig­ni­fi­ca mo­ver las ma­ne-ci­llas­del­re­loj o cam­biar la ho­ra del te­lé­fono, sino que los días se­rán más cor­tos por­que des­per­ta­re-mos­con la luz del sol y las tar­des, a su vez, se­rán os­cu­ras. Por lo tan­to, y pa­ra ale­gría de mu­chos, ya no lle­ga­rán al co­le­gio “de no­che”. Uno de los be­ne­fi­cios de es­te cam­bio, es que con el au­men­to de luz el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co me-jo­ray­pre­vie­ne el ausentismo, com­ple­men­tos ne-ce­sa­rios­pa­ra es­ta se­gun­da mi­tad del se­mes­tre. Ade­más, y se­gún el neu­ró­lo­go y di­rec­tor de la Clí-ni­caSomno,Pa­blo Guz­mán, “cuan­do uno des­pier-ta­con­más luz, lo ha­ce más des­can­sa­do, con me-nos­fa­ti­ga,a di­fe­ren­cia de cuan­do des­per­ta­mos de no­che”. Sin em­bar­go, adap­tar­se a que la no­che lle­gue an-tes­pue­de­ser un po­co com­pli­ca­do pa­ra otros. Pe­ro eso no de­be­mos aler­tar­nos de más, por­que acos­tum­brar­se al ho­ra­rio de in­vierno de­mo­ra, se-gún­los­que­sa­ben, en pro­me­dio dos se­ma­nas. A la ho­ra de dor­mir, es obli­ga­to­rio des­co­nec­tar­se -aun­que sea di­fí­cil- de los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos. Ce­lu­la­res, ta­blets, compu­tado­res y te­le­vi­so­res que­dan prohi­bi­dos. ¿La ex­pli­ca­ción? Al re­ci­bir la luz de la pan­ta­lla, el ce­re­bro se man­tie­ne ac­ti­vo por­que con­si­de­ra que el día aún no ter­mi­na, lo que re­tra­sa con­si­de­ra­ble­men­te la lle­ga­da del sue­ño. En es­ta mis­ma ca­te­go­ría en­tran los re­lo­jes, sean análo­gos o di­gi­ta­les. El es­tar vien­do la ho­ra cons­tan­te­men­te po­dría pro­du­cir es­trés y an­sie­dad. Las be­bi­das co­las y el ca­fé por muy ri­cos que sean son un enemi­go a la ho­ra de dor­mir, y de acos­tum­brar­se al cam­bio de ho­ra. Es­tos pro­duc­tos son su­ma­men­te es­ti­mu­lan­tes y tie­nen un efec­to en nues­tro or­ga­nis­mo que du­ra en­tre 4 a 6 ho­ras, por lo que se­ría di­fi­cul­to­so lo­grar con­ci­liar el sue­ño. Tam­po­co es re­co­men­da­ble in­ge­rir ali­men­tos que pue­dan cau­sar pe­sa­dez es­to­ma­cal, co­mo co­mi­das al­tas en gra­sas o con mu­chos ali­ños, ya que es­ti­mu­lan de las hor­mo­nas que pro­du­cen es­trés. Prac­ti­car de­por­tes siem­pre es re­co­men­da­ble, a me­nos que sea de no­che. Ha­bla­mos de unas tres ho­ras an­tes de dor­mir. ¿La ra­zón? El mo­vi­mien­to nos ac­ti­va, lo que im­pi­de el nor­mal des­can­so.

Con­se­jos pa­ra los días que vie­nen:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.