Co­sas que pue­des ha­cer pa­ra pre­ve­nir un res­frío in­ver­nal

El in­vierno se acer­ca a pa­sos agi­gan­ta­dos, y con él lle­gan los co­mu­nes, mo­les­tos y odia­dos res­fríos. Sin em­bar­go, pre­ve­nir­los es po­si­ble. Una bue­na hi­gie­ne y co­mi­da sa­lu­da­ble son al­gu­nas de las me­di­das que po­de­mos to­mar pa­ra evi­tar pa­sar­lo mal y con­ta­giar

La Hora - Especiales - - SALUD -

Co­men­za­ron las llu­vias

y con ellas vie­nen los mo­de ser co­mu­nes re­sul­tan res­fríos, los que a pe­sar rea­li­zar una ru­ti­na nor­mal. les­tos a la ho­ra de in­ten­tar los cam­bios y ba­jas de te­mEn es­ta épo­ca la hu­me­dad, pro­pen­sos a desa­rro­llar­los. pe­ra­tu­ras nos ha­cen más co­mún in­clu­yen mo­le­sLos sín­to­mas de un res­fria­do na­sal, dolor de ca­be­za y tias en los oí­dos, con­ges­tión que si no son cui­da­dos pue­tos, en­tre otros sín­to­mas, más com­pli­ca­das, por den de­ri­var en en­fer­me­da­des es cru­cial y de­ter­mi­nan­te. es­ta ra­zón la pre­ven­ción re­ce­ta má­gi­ca, sí se pue­den Pe­se a que no exis­te una que van des­de la hu­me­dad con­tro­lar los de­to­nan­tes, sí, de la tem­po­ra­da. Lo que has­ta el an­ta­gó­ni­co ca­lor cuan­do ya lle­gó, no se y pa­ra tran­qui­li­dad de to­dos días, si es que se tra­ta adeex­tien­de por más de 10 cua­da­men­te. cons­cien­tes con los no co­nFi­nal­men­te hay que ser be­ne­fi­cio­so tan­to pa­ra uno ta­gia­dos: ha­cer re­po­so es en­torno. mis­mo co­mo pa­ra nues­tro

Hi­gie­ne:

con­ta­giar­se lo más efec­ti­vo Se­gún ex­per­tos, pa­ra no

¿El pro­ble­ma? Con el Me­tro, es no acer­car­se a na­die. de es­tar den­tro de una sa­la el Tran­san­tia­go o in­clu­so man­te­ner la hi­gie­ne es cla­ses esim­po­si­ble. En­ton­ces, eli­de ma­nos y ro­pa ayu­da a im­pres­cin­di­ble. El la­va­do por la sa­li­va o se­cre­mi­nar los gér­me­nes pro­du­ci­dos al es­tor­nu­dar o to­ser. cio­nes na­sa­les ex­pul­sa­das en­de nues­tro en­torno ya se Por otra par­te, si al­guien no be­ber de las cuen­tra res­fria­do es re­co­men­da­ble mis­mas bo­te­llas o va­sos.

Ali­men­ta­ción:

sa­lu­da­ble, nu­tri­ti­va y Man­te­ner una ali­men­ta­ción y for­ta­le­cer las de­fen­ba­lan­cea­da ayu­da a man­te­ner ma­les tan tí­pi­cos de la épo­sas pre­vi­nien­do así es­tos ca. en nues­tra me­jor alia­da La vi­ta­mi­na C se con­ver­ti­rá de ali­men­tos que la co­nen es­ta tem­po­ra­da, pro­veer­se mi­sión de pre­ven­ción. ten­gan nos ayu­da­rá en es­ta por lo que con­su­mir Nues­tro cuer­po no la pro­du­ce, a que el or­ga­nis­mo la ali­men­tos ri­cos en ella ayu­da en ba­se a es­ta vi­ta­mi­na al­ma­ce­ne. Los su­ple­men­tos so­lo si se con­su­men de son com­ple­men­ta­rios, pe­ro ma­ne­ra cons­tan­te.

Ves­ti­men­ta:

ves­tir­se por ca­pas En días oto­ña­les, es re­co­men­da­ble y a las tem­pla­das tar­des. de­bi­do a las frías ma­ña­nas abri­gar­se so­bre to­do los Con la lle­ga­da del in­vierno, pa­ra pro­te­ger­se de pies y la gar­gan­ta es be­ne­fi­cio­so pies, con la hu­me­dad na­tue­ven­tua­les res­fríos. Los So­la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral. ral, pro­vo­can cam­bios en o pa­ñue­los im­pe­di­rán bre la gar­gan­ta, las bu­fan­das al cue­llo. que el vien­to lle­gué di­rec­ta­men­te no rea­li­zar cam­bios Tam­bién, se de­be con­si­de­rar al es de­cir, no des­abri­gar­se brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra, ra­yos de sol de oto­ver al­gu­nos de esos en­ga­ña­do­res ño-in­vierno. Tips:

Uti­li­zar pa­ñue­los desecha­bles Ven­ti­lar las ha­bi­ta­cio­nes al me­nos una vez al día Ta­par­se la boca y na­riz con el an­te­bra­zo al es­tor­nu­dar La­var­se las ma­nos fre­cuen­te­men­te Abri­gar­se pies y cue­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.