Slac­kli­ne: equi­li­brio en cin­ta que se to­ma la ciu­dad

Sal­tos, pi­rue­tas y has­ta pos­tu­ra de yo­ga lle­gan a ha­cer los más avan­za­dos slac­kli­ners só­lo con con­cen­tra­ción y per­se­ve­ran­cia. Y en Chi­le son ca­da días más los que se con­tac­tan por las re­des, se reúnen en las pla­zas y se suben a las cin­tas.

La Hora - Especiales - - VIDA URBANA -

Cuán­tas ve­ces

has vis­to a gru­pos de jó­ve­nes reuni­dos en pla­zas o par­ques ca­mi­nan­do por una del­ga­da cin­ta ata­da a dos ár­bo­les. Es­ta lla­ma­ti­va prác­ti­ca con ai­res de mon­ta­ñis­mo, ar­te ca­lle­je­ro y cul­tu­ra cir­cen­se es el slac­kli­ne, una dis­ci­pli­na lle­ga­da des­de Es­ta­dos Uni­dos pe­ro que len­ta­men­te se to­ma los es­pa­cios pú­bli­cos en Chi­le.

Na­ció en el Par­que Na­cio­nal Yo­se­mi­te en la dé­ca­da de los 80, cuan­do es­ca­la­do­res es­ta­dou­ni­den­ses uti­li­za­ron sus im­ple­men­tos y ha­bi­li­da­des pa­ra pro­bar nue­vos ejer­ci­cios. Pe­ro rá­pi­da­men­te es­ta dis­ci­pli­na prac­ti­ca­da por pro­fe­sio­na­les co­men­zó a ex­ten­der­se a pú­bli­cos más jó­ve­nes y sin pre­pa­ra­ción tan es­pe­cí­fi­ca que tam­bién que­rían ex­pe­ri­men­tar nue­vas emo­cio­nes pe­ro en es­ce­na­rios más cer­ca­nos. Así los slac­kli­ners

Im­ple­men­tos que se re­quie­ren: cin­ta con un rat­chet pa­ra dar ten­sión.

se fue­ron to­man­do los es­pa­cios ur­ba­nos. Hoy mu­chos son quie­nes prac­ti­can es­ta dis­ci­pli­na en to­do el mun­do y en Chi­le gru­pos de San­tia­go y re­gio­nes tam­bién se reúnen re­gu­lar­men­te pa­ra com­par­tir lo que lla­man, la “slack­vi­da”. Pie­rre for­ma par­te de uno de ellos. Es­te pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca de 28 años y slac­kli­ner ha­ce ocho, co­no­ce y va­lo­ra los múl­ti­ples be­ne­fi­cios que es­te de­por­te brin­da al cuer­po y la men­te. No só­lo se tra­ta de equi­li­brio, sino de con­cen­tra­ción, de per­se­ve­ran­cia y de con­cien­cia per­so­nal.

EN QUÉ CON­SIS­TE

El slac­kli­ne es un de­por­te de equi­li­brio que con­sis­te en rea­li­zar mo­vi­mien­tos y pi­rue­tas a me­nos de un me­tro del sue­lo sin nin­gún ele­men­to que ayu­de a man­te­ner el equi­li­brio so­bre una cin­ta elás­ti­ca y ten­sa, en­gan­cha­da en dos pun­tos fi­jos que sue­len ser ár­bo­les o pi­la­res.

Al co­men­zar la prác­ti­ca el desafío se­rá man­te­ner­se en la cin­ta y avan­zar, pe­ro con tiem­po y de­di­ca­ción los más avan­za­dos pue­den rea­li­zar com­ple­jos sal­tos y has­ta po­si­cio­nes de yo­ga sin caer. Co­mo ex­pli­ca Pie­rre, los gru­pos chi­le­nos se reúnen prin­ci­pal­men­te en pla­zas y par­ques por cer­ca­nía, em­pa­tía o por la mo­da­li­dad que prac­ti­quen, ge­ne­ral­men­te con­tac­tán­do­se por Twit­ter, Fa­ce­book (tam­bién hay gru­pos de What­sApp). “Por ejem­plo, hay spots pa­ra es­pe­cí­fi­cos, pa­ra prac­ti­car tric­kli­ne por sus ca­rac­te­rís­ti­cas (dis­tan­cia de an­cla­jes, luz, sue­lo, etc.)”, cuen­ta.

“Pa­ra los más mo­ti­va­dos tam­bién hay gru­pos de wsp de don­de sa­len las “sess”, co­mo les de­ci­mos no­so­tros, que son jun­tas más in­for­ma­les pa­ra prac­ti­car o com­par­tir”, apun­ta Pie­rre.

El tric­kli­ne es el ti­po de slac­kli­ne más co­mún y es es­pe­cial

pa­ra prin­ci­pian­tes, don­de la cin­ta -de 50 mi­lí­me­tros- se ubi­ca a po­ca dis­tan­cia del sue­lo y bien ten­sa. Se­gún sus cul­to­res es­ta mo­da­li­dad la pue­de prac­ti­car cual­quier per­so­na, de cual­quier con­tex­tu­ra y edad. En ella los slac­kli­ner no só­lo ca­mi­nan sino que prac­ti­can sal­tos y di­fe­ren­tes pi­rue­tas.

En el lon­gli­ne se uti­li­zan cin­tas de más de 40 me­tros de lar­go y 25 mi­lí­me­tros de gro­sor, lo que ha­ce que el ba­lan­ceo en es­ta mo­da­li­dad sea mu­cho ma­yor.

“Los be­ne­fi­cios de es­ta prác­ti­ca son mu­chos, to­dos los aso­cia­dos a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y un es­ti­lo saludable de vi­da. Pe­ro pa­ra mí el prin­ci­pal be­ne­fi­cio es el ejer­ci­cio de la con­cien­cia. A tra­vés de la prác­ti­ca fí­si­ca, el ejer­ci­cio de la fuer­za de vo­lun­tad, de que­rer per­ma­ne­cer so­bre la cin­ta es al­go sú­per po­ten­te. Y po­co a po­co se em­pie­za a te­ner con­cien­cia cor­po­ral”, afir­ma Pie­rre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.