Fút­bol y ami­gos, una mez­cla saludable

La Hora - Especiales - - SALUD -

Ter­mi­nó la Co­pa

Con­fe­de­ra­cio­nes que tu­vo a los chi­le­nos aman­tes del fút­bol con­cen­tra­dos en Ru­sia por quin­ce días y re­to­ma­mos la reali­dad de las Cla­si­fi­ca­to­rias, que nos vol­ve­rán a re­unir fren­te al te­le­vi­sor.

Y no so­lo se tra­ta de ver el par­ti­do y ana­li­zar las ju­ga­das, re­sul­ta que es­te de­por­te que se prac­ti­ca en más de 270 paí­ses tam­bién tie­ne be­ne­fi­cios psi­co­ló­gi­cos pa­ra los mi­llo­nes de afi­cio­na­dos. El psi­có­lo­go de Clí­ni­ca Ves­pu­cio Da­niel Ho­llo­way, ex­pli­ca que jun­tar­se a ver es­te de­por­te es una ins­tan­cia don­de las per­so­nas pue­den desa­rro­llar ha­bi­li­da­des so­cia­les, for­ta­le­cer valores y adap­tar­se a las re­glas. Ho­llo­way ase­gu­ra que “es­te de­por­te ayu­da, de una u otra for­ma, a ol­vi­dar las pre­sio­nes y frus­tra­cio­nes que se ge­ne­ran en la vi­da co­ti­dia­na. Ope­ra co­mo una vál­vu­la de es­ca­pe, ya que pro­pi­cia el ocio y es­par­ci­mien­to”. Asi­mis­mo, el pro­fe­sio­nal de Clí­ni­ca Ves­pu­cio, aco­ta que es­te de­por­te ha­ce que las per­so­nas se con­si­de­ren co­mo par­te de lo mis­mo, ol­vi­dan­do mo­men­tá­nea­men­te di­fe­ren­cias so­cio­cul­tu­ra­les, ra­cia­les, de gé­ne­ro y po­lí­ti­cas. El fút­bol une a las per­so­nas gra­cias a que les per­mi­te sen­tir­se par­te de al­go, otor­ga un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia y, por lo tan­to, de iden­ti­dad. “Ya que es la Ro­ja y por el he­cho de ser chi­le­nos, in­vo­lu­cra a to­dos”, apun­ta el pro­fe­sio­nal.

El fút­bol re­ci­be una se­rie de ape­la­ti­vos que in­di­can su im­por­tan­cia a ni­vel so­cial, co­mo pa­sión de mul­ti­tu­des, de­por­te rey, etc.

Psi­có­lo­go des­ta­ca las vir­tu­des de jun­tar­se a ver el de­por­te rey, co­mo una ver­da­de­ra vál­vu­la de es­ca­pe, que pro­pi­cia el ocio y es­par­ci­mien­to, ade­más de desa­rro­llar ha­bi­li­da­des so­cia­les en los es­pec­ta­do­res.

Es­to ocu­rre, se­gún el psi­có­lo­go, “por­que per­mi­te a las per­so­nas sen­tir que ocu­pan un lu­gar, que tie­nen pre­sen­cia en fun­ción del pres­ti­gio y el es­ta­tus que les otor­ga el sen­tir­se ga­na­do­res, es de­cir, su­pe­rio­res al equi­po de­rro­ta­do y por en­de a los que son hin­chas del otro equi­po”. Las per­so­nas se reúnen fun­da­men­tal­men­te a ver a su equi­po ga­nar, ya que así, ellos mis­mos se sien­ten ga­na­do­res, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

ME­JO­RA RE­LA­CIO­NES

Los be­ne­fi­cios son ma­yo­res cuan­do las re­la­cio­nes so­cia­les se en­cuen­tran de­te­rio­ra­das, co­mo

es el ca­so de lo que ocu­rre en nues­tra so­cie­dad ac­tual, que ca­da vez es más in­di­vi­dua­lis­ta y me­nos so­li­da­ria. El psi­có­lo­go de Clí­ni­ca Ves­pu­cio pun­tua­li­za que vi­vir con otros se ha­ce más di­fí­cil y el ais­la­mien­to es ca­da vez ma­yor. De la mis­ma ma­ne­ra, al­gu­nos valores co­mo la so­li­da­ri­dad y el apo­yo mu­tuo han si­do re­em­pla­zan­do por el con­su­mis­mo y el cul­to al yo. Con­si­de­ran­do lo an­te­rior, el fút­bol ayu­da­ría a me­jo­rar las re­la­cio­nes pues re­unir­se a ver es­te de­por­te im­pli­ca una ins­tan­cia de encuentro con otros. Es de­cir, se con­vier­te en una ex­cu­sa pa­ra en­con­trar­se o re­en­con­trar­se con ami­gos, fa­mi­lia­res, etc. Su­ma­do a lo an­te­rior, “per­mi­te afian­zar y for­ta­le­cer nues­tros víncu­los y, por en­de, la sa­lud men­tal”, con­clu­ye el pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.