Los be­ne­fi­cios de prac­ti­car téc­ni­cas cir­cen­ses

El apren­di­za­je de téc­ni­cas de cir­co ayu­da al desa­rro­llo in­te­gral de la per­so­na. Ade­más de ejer­ci­tar el cuer­po, otor­ga be­ne­fi­cios a ni­vel emo­cio­nal y so­cial.

La Hora - Especiales - - PORTADA -

Ha­ce tiem­po que el cir­co sa­lió de las car­pas y se ins­ta­ló en las ca­lles, pla­zas y otros si­tios pú­bli­cos.

Es­to se de­be a que la prác­ti­ca de téc­ni­cas cir­cen­ses otor­ga múl­ti­ples be­ne­fi­cios, no so­lo fí­si­cos, sino tam­bién so­cia­les y emo­cio­na­les. “El cir­co es­tá ins­ta­la­do en los co­le­gios, los hos­pi­ta­les, en las mu­ni­ci­pa­li­da­des, en las agru­pa­cio­nes de ba­rrio, por­que es una he­rra­mien­ta po­ten­te de in­ter­ven­ción so­cial”, ex­pli­ca Da­niel “To­to” Ri­ve­ra, uno de los crea­do­res de la fun­da­ción Cir­co­me­dia, de­di­ca­da a la en­se­ñan­za y di­fu­sión del cir­co.

En ese sen­ti­do, Ri­ve­ra co­men­ta que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de Cir­co­me­dia no es edu­car ar­tis­tas de cir­co: “Lo que bus­ca­mos es for­mar per­so­nas ín­te­gras”.

“A los chi­cos que te­ne­mos en la es­cue­la de cir­co que­re­mos mos­trar­les el im­pac­to que tie­ne su ar­te. Ellos ha­cen ma­la­ba­res, a ve­ces se pa­ran en las es­qui­nas, y no di­men­sio­nan lo trans­for­ma­dor que es su ar­te, có­mo im­pac­ta a otros jó­ve­nes, a la gen­te que tie­ne pro­ble­mas”. Cuen­ta que, por ejem­plo, han rea­li­za­do ac­ti­vi­da­des en si­tios co­mo Coa­ni­quem, cen­tros de la Te­le­tón y Coa­nil. “No­so­tros va­mos en­can­ta­dos, por­que nos dan la opor­tu­ni­dad pa­ra que nues­tros alum­nos pue­dan vi­ven­ciar lo trans­for­ma­dor del ar­te”.

Cir­co­me­dia fue crea­da en 2009, co­mo una ini­cia­ti­va de un gru­po de ami­gos y cre­ció rá­pi­da­men­te. Ade­más de la fun­da­ción hoy tie­nen un cen­tro cul­tu­ral y una em­pre­sa, que da tra­ba­jo a sus mis­mos ex alum­nos.

En es­tos ocho años su es­cue­la de cir­co ha te­ni­do más de mil alum­nos en el pro­gra­ma de formación que du­ra seis se­mes­tres.

PA­RA TO­DOS

La ma­lla cu­rri­cu­lar in­clu­ye, du­ran­te los tres años, las dis­ci­pli­nas de tra­pe­cio, te­la, aro, más­til chino, ma­la­ba­ris­mo, mano a mano y acro­ba­cia in­te­gral. Ade­más, con­tem­pla cur­sos de se­gu­ri­dad y mon­ta­je, cui­da­do de le­sio­nes, in­fra­es­truc­tu­ra e ins­ta­la­ción, ma­qui­lla­je, ilu­mi­na­ción y pa­ya­sos, en­tre otros.

“To­to” cuen­ta que en la fun­da­ción hay va­rios pe­da­go­gos, co­mo él, ade­más de ki­ne­sió­lo­gos, asis­ten­tes so­cia­les y otros pro­fe­sio­na­les, cu­yo apor­te en­ri­que­ce el apren­di­za­je de los alum­nos. “Po­de­mos de­cir con to­da tran­qui­li­dad que la gen­te que sa­le de Cir­co­me­dia sa­be pa­rar­se en un es­ce­na­rio, sa­be mon­tar su apa­ra­to, nun­ca va a po­ner en ries­go su in­te­gri­dad ni la de los de­más”, afir­ma Ri­ve­ra con or­gu­llo e in­vi­ta a par­ti­ci­par con ellos a cual­quie­ra que ten­ga ga­nas, sin im­por­tar la edad ni con­di­ción fí­si­ca, por­que “a al­gu­nos les va a cos­tar más y a otros me­nos, pe­ro con es­fuer­zo y per­se­ve­ran­cia to­dos lle­ga­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.