Des­cu­bre al lí­der que lle­vas den­tro

San­tia­go Mu­ros de es­ca­la­da se mul­ti­pli­can por

La Hora - Especiales - - PORTADA -

Has­ta ha­ce me­nos

de diez años, en Chi­le só­lo los ini­cia­dos sa­bían dón­de ir a es­ca­lar en ro­ca o dón­de po­dían en­con­trar boul­ders (blo­ques) pa­ra prac­ti­car en la ciu­dad. Hoy en gim­na­sios, par­ques y has­ta en malls se pue­den en­con­trar mu­ros de di­ver­sas ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra desafiar a la gra­ve­dad y a la pro­pia for­ta­le­za fí­si­ca y men­tal.

En el país es­ta prác­ti­ca de­por­ti­va ha te­ni­do una ex­plo­sión en los úl­ti­mos años y ca­da vez hay más lu­ga­res pa­ra prac­ti­car­la en cual­quie­ra de sus ver­sio­nes, co­mo el boul­der, el mul­ti­lar­go, la de­por­ti­va y la tra­di­cio­nal. Se pue­de rea­li­zar en ro­ca o en mu­ro ar­ti­fi­cial, cons­ti­tui­do por plan­chas o pa­ne­les de ce­men­to o ma­de­ra con las pie­zas ator­ni­lla­das. Ivano Va­lle (28) es es­ca­la­dor y par­te del gru­po coor­di­na­dor de la Fun­da­ción De­por­teLi­bre, que ins­ta­ló un par­que de­por­ti­vo abier­to y gra­tis en la zo­na de los Si­los en el Par­que de los Re­yes, en el lí­mi­te en­tre las co­mu­nas de San­tia­go y Quin­ta Nor­mal, con mu­ros de es­ca­la­da de li­bre ac­ce­so.

Par­te de una fa­mi­lia de an­di­nis­tas y es­ca­la­do­res, la cer­ca­nía con el ce­rro y las al­tu­ras han si­do una cons­tan­te en su vi­da: “Mi pa­pá fue uno de los pri­me­ros chi­le­nos en su­bir en 8.000 (me­tros de al­tu­ra) y des­de sú­per chi­co me lle­vó a la mon­ta­ña”. Dos co­sas son las que se­du­cen a Va­lle: “La sen­sa­ción de li­ber­tad que ex­pe­ri­men­tas cuan­do vas a es­ca­lar a la mon­ta­ña y te re­la­cio­nas tan ín­ti­ma­men­te con la na­tu­ra­le­za, y la ex­pe­rien­cia tan per­so­nal que re­pre­sen­ta; uno es­tá ahí lu­chan­do con uno mis­mo por no caer­se, te obli­ga a te­ner con­cen­tra­ción, dis­ci­pli­na, res­pon­sa­bi­li­dad”. Aho­ra es­tá de­di­ca­do a la Fun­da­ción De­por­teLi­bre, crea­da en 2013, pa­ra lle­var es­ta dis­ci­pli­na a la ma­yor can­ti­dad de gen­te po­si­ble.

Va­lle, que se unió a esa or­ga­ni­za­ción cuan­do lle­va­ba po­cos me­ses fun­cio­nan­do, cuen­ta có­mo se ges­tó la idea de la fun­da­ción y de usar los si­los: “Fue­ron cua­tro ami­gos, es­ca­la­do­res y ar­qui­tec­tos, que se plan­tea­ron la ne­ce­si­dad de in­ter­ve­nir el es­pa­cio ur­bano y en­tre­gar a la gen­te un lu­gar pa­ra el de­por­te, pe­ro gra­tis (…) En­con­tra­ron es­te lu­gar aban­do­na­do y en un sec­tor con­flic­ti­vo, lo in­ter­vi­nie­ron y em­pe­zó a aga­rrar es­ta on­da”. Hoy se fi­nan­cian pre­sen­tan­do pro­yec­tos pa­ra ga­nar fon­dos pú­bli­cos, con apor­tes de so­cios y re­ci­bien­do do­na­cio­nes co­mo fun­da­ción. Ade­más de es­ca­la­da de­por­ti­va en Los Si­los se pue­de prac­ti­car high­li­ne, te­la y yo­ga.

LOS SI­LOS

En el par­que Los Si­los hay dos mu­ros de es­ca­la­da, un boul­der don­de ni­ños y jó­ve­nes pue­den

es­ca­lar gra­tis y un mu­ro más al­to que re­quie­re de im­ple­men­tos de se­gu­ri­dad.

“La afluen­cia de pú­bli­co es bas­tan­te al­ta y em­pie­za a au­men­tar aho­ra que ha­ce más ca­lor. Hay días en que te­ne­mos 200 per­so­nas”, di­ce Va­lle, quien apun­ta que en el par­que tie­nen ac­tual­men­te dos mu­ros: “Uno que son los si­los en sí, que tie­nen 20 me­tros de al­tu­ra, pa­ra los cua­les hay que usar to­do el equi­po de se­gu­ri­dad re­que­ri­do (ar­nés, cuer­da, cin­tas, sis­te­ma de fre­nos, etc.) pe­ro tam­bién te­ne­mos un boul­der que si­mu­la un blo­que de ro­ca de ba­ja al­tu­ra”.

En los si­los ya es­tán ins­ta­la­das las cin­tas y quien desee pue­de lle­var su equi­po de se­gu­ri­dad y es­ca­lar li­bre­men­te y gra­tis. “Hay chi­cos que vie­nen des­de los 10 años, otros vie­nen acom­pa­ña­dos por los pa­pás por­que son más chi­qui­ti­tos”, ase­gu­ra. Es­te ins­truc­tor y coor­di­na­dor de la Fun­da­ción des­ta­ca que las res­tric­cio­nes pa­ra prac­ti­car es­ca­la­da son las mis­mas que pa­ra ha­cer cual­quier de­por­te ex­tre­mo: te­ner una sa­lud com­pa­ti­ble. Es­to pa­ra Va­lle sig­ni­fi­ca, por ejem­plo, no te­ner le­sio­nes crónicas en hom­bros o co­dos que im­pi­dan ha­cer fuer­za o te­ner pro­ble­mas car­día­cos que ten­gan con­tra­in­di­ca­do prac­ti­car deportes de mu­cha in­ten­si­dad.

El jo­ven es­ca­la­dor se sor­pren­de del rá­pi­do desa­rro­llo que es­ta ac­ti­vi­dad ha te­ni­do en Chi­le. “En los úl­ti­mos cin­co años es­ta prác­ti­ca ha cre­ci­do un 100% en el país. Se ha du­pli­ca­do la can­ti­dad de es­ca­la­do­res y han apa­re­ci­do más lu­ga­res pa­ra prac­ti­car, gim­na­sios. Es un de­por­te que es­tá em­pe­zan­do a evo­lu­cio­nar y tu­vo un gran sal­to en el úl­ti­mo tiem­po”, ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.