La In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial pue­de fa­ci­li­tar­te la vi­da

Te­lé­fo­nos ul­tra in­te­li­gen­tes, au­tos que se es­ta­cio­nan so­los y apps a la me­di­da ya son una reali­dad, y las ex­pec­ta­ti­vas son aún ma­yo­res.

La Hora - Especiales - - TECNOLOGÍA -

Mu­chas pe­lí­cu­las y li­bros de cien­cia fic­ción mues­tran ro­bots que to­man de­ci­sio­nes y, a ve­ces, desafían la exis­ten­cia del hom­bre. A eso se le lla­ma In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA), al­go que pa­ra al­gu­nos se­rá el ma­yor avan­ce tec­no­ló­gi­co del fu­tu­ro cer­cano, aun­que pa­ra otros se al­za co­mo la má­xi­ma ame­na­za a la hu­ma­ni­dad.

Aun­que aún no se ha lle­ga­do al desa­rro­llo que ima­gi­na­ba el autor ru­so-es­ta­dou­ni­den­se Isaac Asi­mov en sus obras, lo cier­to es que la IA ya es una reali­dad. En va­rios cam­pos se si­gue in­ves­ti­gan­do y per­fec­cio­nan­do, pe­se a que hay al­gu­nas áreas de desa­rro­llo en que ya exis­ten apli­ca­cio­nes con­cre­tas y me­di­bles.

“Al­gu­nas má­qui­nas po­seen una in­te­li­gen­cia que les per­mi­te to­mar de­ci­sio­nes fle­xi­bles y ra­cio­na­les, en ba­se a los es­tí­mu­los que per­ci­ben en su en­torno, y ac­tuar en con­cor­dan­cia pa­ra ma­xi­mi­zar su efi­ca­cia en re­la­ción a los ob­je­ti­vos es­pe­cí­fi­cos plan­tea­dos”, ex­pli­ca Ronny Maj­lis, ge­ren­te ge­ne­ral de The

Cow Com­pany, es­pe­cia­lis­ta en mar­ke­ting di­gi­tal.

Pa­ra Maj­lis, “uno ya pue­de apre­ciar ele­men­tos de IA en va­rias áreas: ro­bó­ti­ca, me­di­ci­na, au­to­mo­triz, fi­nan­cie­ra, pu­bli­ci­ta­ria, etc.”.

AU­TOS QUE SE MANEJAN SO­LOS

De es­to sa­be Juan Car­los García, country ma­na­ger de Pro­pe­ra­ti. cl, crea­do­res de Cha­te­rix, una app con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. “Ac­tual­men­te se en­cuen­tran desa­rro­llos de apa­ra­tos que van des­de ayu­dar­nos en la con­duc­ción de un au­to sin ne­ce­si­dad de ser ma­nio­bra­do por un hu­mano, que res­pon­de a es­tí­mu­los ex­ter­nos, co­mo se­ña­les del trán­si­to, es­ta­cio­nar­se por sí mis­mo en es­pa­cios re­du­ci­dos, has­ta soft­wa­res

co­mo Cha­te­rix, que in­clu­yen un ro­bot de chat que pre atien­de a clien­tes”, ex­pli­ca.

MÚL­TI­PLES BE­NE­FI­CIOS

García ase­gu­ra que los be­ne­fi­cios que es­ta tec­no­lo­gía po­dría traer son in­nu­me­ra­bles: “Des­de ele­men­tos que nos apor­ten en el dia­rio vi­vir, has­ta aque­llos que fun­cio­nen a nues­tra ima­gen y se­me­jan­za. En re­su­men, pue­den au­to­ma­ti­zar ta­reas, re­em­pla­zar la ac­ción hu­ma­na, aho­rrar tiem­po, asis­tir a las per­so­nas pa­ra op­ti­mi­zar sus ac­cio­nes y es­ca­lar­las a ni­ve­les im­pen­sa­dos an­te­rior­men­te”. Maj­lis, en tan­to, men­cio­na otros ejem­plos, co­mo “dis­po­si­ti­vos que de­tec­ten en­fer­me­da­des de ma­ne­ra tem­pra­na en nues­tro or­ga­nis­mo, ofer­tas a la me­di­da de tu pa­trón de con­su­mo o de bús­que­das, sis­te­mas pa­ra aho­rrar ener­gía, ase­so­rar­te fi­nan­cie­ra­men­te, dar­te re­co­men­da­cio­nes de ac­ti­vi­dad fí­si­ca se­gún gus­tos o ne­ce­si­da­des fi­sio­ló­gi­cas, etc.”

Pe­ro no to­dos son tan en­tu­sias­tas. Re­cien­te­men­te Elon Musk, el vi­sio­na­rio mag­na­te que fun­dó Pa­yPal, la com­pa­ñía de vehícu­los eléc­tri­cos Tes­la y la cor­po­ra­ción es­pa­cial pri­va­da Spa­ceX, ad­vir­tió que la IA es una ame­na­za pa­ra la hu­ma­ni­dad.

“En su to­ta­li­dad el hom­bre es mu­cho más com­ple­to y com­ple­jo que una máquina”, afir­ma Maj­lis, mien­tras García cree que el real pe­li­gro de la IA es­tá en al­gu­nos usos po­ten­cia­les: “To­da tec­no­lo­gía pue­de ser mal uti­li­za­da y es­ta no es la ex­cep­ción, pe­ro pa­ra la gran ma­yo­ría de los usos ac­tua­les el pe­li­gro no es tan gran­de ni cla­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.