Apren­de a pre­ve­nir el Sín­dro­me del Tú­nel Car­piano

Si pa­sas mu­cho tiem­po en el compu­tador o prac­ti­cas un de­por­te don­de uses har­to la mu­ñe­ca, pue­des lle­gar a su­frir fuer­tes do­lo­res en la mano, los de­dos, la mu­ñe­ca o el an­te­bra­zo. Pon aten­cion por­que po­dria ser una en­fer­me­dad se­ria.

La Hora - Especiales - - SALUD -

Quie­nes tra­ba­jan con compu­tado­res, los afi-- cio­na­dos a la tec­no­lo­gía e in­clu­so los que prac­ti­can deportes con al­to im­pac­to pa­ra las ma­nos, son los prin­ci­pa­les can­di­da­tos a sen­tir las mo­les­tias tias del lla­ma­do Sín­dro­me del Tú­nel Car­piano, un ma­lal cu­ya cau­sa aún es des­co­no­ci­da pe­ro que ya es de­no­mi-no­mi­na­do co­mo la “en­fer­me­dad del nue­vo si­glo”. El Sín­dro­me del Tú­nel Car­piano, de acuer­do al trau­ma­tó­lo­go de Clí­ni­ca Ves­pu­cio Ro­dri­go Ri­ve­ra, “es un mal que se pro­du­ce al au­men­tar la pre­sión den­tro del com­par­ti­men­to fle­xor po­co ex­ten­si­ble dee la mu­ñe­ca, don­de se ori­gi­na fal­ta de irri­ga­ción del ner­vio me­diano (is­que­mia neu­ral), pro­vo­can­do sín­to­mas ca­rac­te­rís­ti­cos co­mo ador­me­ci­mien­to, sen­sa­ción de co­rrien­te y do­lor en el bra­zo, mano y de­dos”. León Ra­po­so, trau­ma­tó­lo­go de Cen­tros Mé­di­cos Vi­da In­te­gra, ex­pli­ca que “se pre­sen­ta con ma­yor fre­cuen­cia en mu­je­res, es­pe­cial­men­te en­tre los 30 y 60 años”, aun­que acla­ra que los hom­bres y las per­so­nas más jó­ve­nes tam­bién pue­den pre­sen­tar es­te pro­ble­ma. “He ope­ra­do a hom­bres jó­ve­nes por es­ta pa­to­lo­gía”, ase­gu­ra.

No se co­no­ce la cau­sa de es­te mal o, có­mo afir­ma Ra­po­so, “es aún con­tro­ver­sial”.

“In­flu­yen mu­chos fac­to­res pe­ro to­da­vía no hay una de­mos­tra­ción de que es­to ten­ga que ver con al­guno en par­ti­cu­lar. Cuan­do exis­te el sín­dro­me hay ac­ti­vi­da­des que au­men­tan los sín­to­mas, co­mo el tra­ba­jo pe­sa­do, re­pe­ti­ti­vo, o las ac­ti­vi­da­des que im­pli­can mo­ver mu­cho la mano”, apun­ta. Ri­ve­ra agre­ga que en la ma­yo­ría de los ca­sos las ex­ce­si­vas ho­ras de tra­ba­jo fren­te a un compu­tador y tam­bién el mo­vi­mien­to re­pe­ti­ti­vo de la zo­na de la mu­ñe­ca, son fac­to­res que agra­van es­ta mo­les­ta pa­to­lo­gía.

DIAG­NÓS­TI­CO Y TRA­TA­MIEN­TO

El diag­nós­ti­co se rea­li­za una vez ve­ri­fi­ca­dos los sín­to­mas y se con­fir­ma con un exa­men es­pe­cial, lla­ma­do elec­tro­mio­gra­fía que con­sis­te en ver la ve­lo­ci­dad de con­duc­ción de los ner­vios. “Cuan­do los sín­to­mas son le­ves po­de­mos in­ten­tar ami­no­rar­los dis­mi­nu­yen­do el tra­ba­jo pe­sa­do y usan­do fé­ru­las en el an­te­bra­zo. Pe­ro cuan­do los sín­to­mas son ma­yo­res mu­chas ve­ces se re­quie­re un tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co”, ase­gu­ró el trau­ma­tó­lo­go de Cen­tros Mé­di­cos Vi­da In­te­gra.

Y su co­le­ga de Clí­ni­ca Ves­pu­cio ex­pli­ca que en esa “in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca se cor­ta el li­ga­men­to que es­tá ejer­cien­do pre­sión so­bre el ner­vio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.