Ave­ri­gua có­mo po­ten­ciar tus li­de­raz­go con­di­cio­nes de

Si eres el que siem­pre da ideas y or­ga­ni­za a tu gru­po, en­ton­ces es­tás des­ti­na­do a gran­des co­sa. Apren­de có­mo di­ri­gir de la me­jor for­ma.

La Hora - Especiales - - FUTURO -

Un lí­der, ¿na­ce o se ha­ce?

Años de de­ba­tes so­bre es­te te­ma no han lo­gra­do dar una res­pues­ta. Es in­dis­cu­ti­ble que al­gu­nas per­so­nas ma­ni­fies­tan tem­pra­na­men­te con­di­cio­nes pa­ra guiar a otros. Tam­bién es cier­to que se pue­den ad­qui­rir ha­bi­li­da­des y apren­der téc­ni­cas pa­ra lo­grar que otros nos si­gan.

Si eres de los que tie­nen esas con­di­cio­nes o quie­res desa­rro­llar­las, en­ton­ces apro­ve­cha es­te mo­men­to y dis­frú­ta­las el res­to de tu vi­da.

Pa­ra que te ha­gas una idea de lo que ha­bla­mos, la si­có­lo­ga la­bo­ral Né­li­da González ex­pli­ca có­mo se ma­ni­fies­ta el li­de­raz­go cuan­do eres jo­ven: “Se ex­pre­sa a tra­vés de con­duc­tas o ac­cio­nes que los jó­ve­nes tie­nen en los dis­tin­tos gru­pos en que par­ti­ci­pan”.

Por eso, de­bes ob­ser­var qué rol cum­ples en el co­le­gio, uni­ver­si­dad o ins­ti­tu­to, en gru­pos de scouts, gru­pos de ami­gos, equi­po de fút­bol u otro de­por­te gru­pal.

EL QUE OR­GA­NI­ZA

La si­có­lo­ga la­bo­ral Né­li­da González, ge­ren­te de Re­clu­ta­mien­to y Se­lec­ción de la em­pre­sa de re­cur­sos hu­ma­nos Gru­poEx­pro, co­men­ta que los que tie­nen do­tes de lí­der “ge­ne­ral­men­te son los jó­ve­nes que pro­po­nen lu­ga­res dón­de ir y or­ga­ni­zan ac­ti­vi­da­des”.

Por ejem­plo, en los equi­pos de fút­bol u otros deportes, es aquel que lla­ma a ca­da com­pa­ñe­ro pa­ra pre­gun­tar­le si pue­de ju­gar de­ter­mi­na­do día, con­si­gue la can­cha, coor­di­na quién la­va­rá las ca­mi­se­tas, etc. Es de­cir, el lí­der de es­te gru­po no só­lo da­rá la idea de ju­gar, sino que mo­vi­li­za­rá al gru­po, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga la­bo­ral.

DA Y ES­CU­CHA IDEAS

El lí­der da sus ideas sin mie­do a que no sean acep­ta­das o que no fun­cio­nen en su eje­cu­ción, es per­sua­si­vo pa­ra mo­ti­var al res­to y, en ca­so que la idea sea acep­ta­da, mo­vi­li­za al gru­po en torno a ella, co­men­ta González.

Ade­más, “es ca­paz de es­cu­char opi­nio­nes y or­ga­ni­zar al gru­po en fun­ción de las ideas de otro in­te­gran­te. Aun­que dis­cre­pe, acep­ta ideas y aca­ta los con­sen­sos del gru­po. Es­to es par­te de su cre­di­bi­li­dad cuan­do lue­go bus­que ser se­gui­do en sus pro­po­si­cio­nes”.

Y ojo, en un gru­po pue­de ha­ber uno o dos lí­de­res, se­gún la si­tua­ción. El lí­der de un gru­po no ne­ce­sa­ria­men­te de­be en­ca­be­zar ca­da ac­ti­vi­dad, pues pue­de pa­sar a se­gun­do plano y se­guir a otro lí­der en otra ac­ti­vi­dad o mo­men­to.

González re­co­mien­da que “si un jo­ven quie­re for­ta­le­cer sus ha­bi­li­da­des y ras­gos de li­de­raz­go, pue­de desa­rro­llar ta­lle­res de ora­to­ria pa­ra ser per­sua­si­vo, ha­blar en pú­bli­co, usar las pa­la­bras ade­cua­das, tra­ba­jar en equi­po, ser in­clu­si­vo, es de­cir, ca­paz de es­cu­char y aco­ger las ideas de otros con res­pe­to”.

“El lí­der da sus ideas sin mie­do a que no sean acep­ta­das o que no fun­cio­nen, ese per­sua­si­vo pa­ra mo­ti­var al gru­po con su idea y, en ca­so que sea acep­ta­da, mo­vi­li­za a los de­más”. Né­li­da González, si­có­lo­ga la­bo­ral de Gru­poEx­pro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.