Ri­cos ali­men­tos que cre­cen ba­jo tie­rra

Raí­ces, ri­zo­mas y tu­bércu­los, co­mo el jen­gi­bre y la cúr­cu­ma, tie­nen múl­ti­ples be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud.

La Hora - Especiales - - ALIMENTACIÓN -

Po­co a po­co el pa­la­dar de los chi­le­nos se ha ido acos­tum­bran­do al sa­bor pi­can­ti­to del jen­gi­bre. Prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­do ha­ce un par de dé­ca­das, hoy po­de­mos en­con­trar jen­gi­bre en las fe­rias y los su­per­mer­ca­dos, así co­mo en tien­das de co­mi­da asiá­ti­ca y en al­gu­nos al­ma­ce­nes de ba­rrio.

Sus usos son múl­ti­ples. Se pue­de ha­cer en in­fu­sión y ocu­par­lo pa­ra con­di­men­tar cual­quier co­mi­da: ver­du­ras, car­nes, pes­ca­dos, etc. Tam­bién se uti­li­za en re­pos­te­ría, don­de son fa­mo­sas las ga­lle­tas de jen­gi­bre con for­ma de per­so­na. Se pue­de usar fres­co o se­co, se en­cuen­tra tam­bién en pol­vo y en­cur­ti­do. Es­te úl­ti­mo es un clá­si­co acom­pa­ña­mien­to al mo­men­to de co­mer sus­hi. Pe­ro, ¿qué es el jen­gi­bre? Es una plan­ta ori­gi­na­ria de Asia, es­pe­cial­men­te de Chi­na e In­dia, que ac­tual­men­te se cul­ti­va en to­do el mun­do, so­bre to­do en cli­mas tro­pi­ca­les.

Lo que se uti­li­za co­mo ali­men­to es el ri­zo­ma de la plan­ta, es de­cir, el ta­llo sub­te­rrá­neo. Su con­su­mo es­tá aso­cia­do a be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud, en par­ti­cu­lar por­que ge­ne­ra ca­lor al cuer­po. Dis­tin­tos do­cu­men­tos le atri­bu­yen in­fi­ni­dad de pro­pie­da­des y lo re­co­mien­dan, por ejem­plo, pa­ra tra­tar gri­pe y res­fria­dos por­que es ex­pec­to­ran­te, y pa­ra ali­viar afec­cio­nes in­tes­ti­na­les por­que pro­du­ce unas en­zi­mas que fa­vo­re­cen la di­ges­tión. Es­to por men­cio­nar so­lo al­gu­nos. Así co­mo el jen­gi­bre, hay otros ri­zo­mas, raí­ces y tu­bércu­los muy bue­nos pa­ra la sa­lud. Se­gún ex­pli­ca la nu­tri­cio­nis­ta y aca­dé­mi­ca de la U. Ma­yor Ca­ro­li­na Pye, es­tos ali­men­tos que cre­cen ba­jo tie­rra, “con­tie­nen una se­rie de com­po­nen­tes ac­ti­vos que tie­nen im­por­tan­tes be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud y otras si­tua­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas, co­mo el em­ba­ra­zo y el en­ve­je­ci­mien­to”.

MANDIOCA, CAMOTE, NABO...

“Al­gu­nos de es­tos ali­men­tos son ri­zo­mas (co­mo el jen­gi­bre y la cúr­cu­ma), que son ta­llos sub­te­rrá­neos co­mes­ti­bles. La za­naho­ria, yu­ca o mandioca, nabo, en­tre otros, son raí­ces tu­bercu­losas, y el camote y la pa­pa son tu­bércu­los (ta­llos en­gro­sa­dos). To­dos son di­fe­ren­tes en de­fi­ni­ción pe­ro di­fí­ci­les de dis­tin­guir en la prác­ti­ca”, sos­tie­ne Pye.

CÓ­MO CONSUMIRLOS

Co­mo al­gu­nos de es­tos ali­men­tos son con­di­men­tos que tie­nen un sa­bor fuer­te, es bueno mez­clar­los con otros ali­men­tos que sua­vi­cen su sa­bor, re­co­mien­da la nu­tri­cio­nis­ta.

Hay que te­ner en cuen­ta que “al­gu­nos de sus com­po­nen­tes se activan o cam­bian de acuer­do al medio en el que se pre­pa­ren. Al­gu­nas de sus vi­ta­mi­nas son de la fa­mi­lia hi­dro­so­lu­ble, por lo que al te­ner con­tac­to con agua o un medio lí­qui­do, las vi­ta­mi­nas que­da­rán en es­te”. En ese ca­so, “es re­co­men­da­ble con­su­mir el lí­qui­do o agre­gar­lo a la pre­pa­ra­ción y así apro­ve­char to­dos sus be­ne­fi­cios”.

Fi­nal­men­te, di­ce Pye, “la tem­pe­ra­tu­ra tien­de a ac­ti­var otros com­pues­tos me­jo­ran­do su ac­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.