Ta­blas y pi­rue­tas, pa­sión so­bre rue­das

La Hora - Especiales - - DEPORTES -

Fue ha­ce po­co más

de 15 años cuan­do Vla­di­mir Sou­za tu­vo su pri­mer acer­ca­mien­to con el mun­do del ska­te. Te­nía 12 años cuan­do com­pa­ñe­ros de co­le­gio le ha­bla­ron de es­te de­por­te.

Sin mie­do, Vla­di­mir se subió por pri­me­ra vez a la ta­bla pa­ra no ba­jar­se más. “Siem­pre me ha­bía lla­ma­do la aten­ción es­te de­por­te por­que se po­día prac­ti­car en la ca­lle y por lo no­ve­do­so que era, por­que en ese tiem­po to­do era fút­bol”, re­cuer­da.

Pe­ro ha­cer ska­te no era fá­cil ha­ce más de una dé­ca­da, ya sea por lo cos­to­so de los im­ple­men­tos, co­mo por la ca­si nu­la in­fra­es­truc­tu­ra exis­ten­te pa­ra ha­cer­lo en los al­bo­res de la dé­ca­da del 2000.

De he­cho –re­cuer­da Sou­za– en su pri­mer año en la ac­ti­vi­dad só­lo po­día prac­ti­car gra­cias a la bue­na vo­lun­tad de uno de sus ami­gos, que te­nía más de una ta­bla y po­día pres­tar­le una. “Al año de es­tar prac­ti­can­do me pu­de com­prar mi pri­me­ra ta­bla y me cos­tó muy ca­ra”, cuen­ta es­te di­se­ña­dor grá­fi­co de 25 años. Pe­ro las di­fi­cul­ta­des ade­más pa­sa­ban por no te­ner dón­de prac­ti­car, por lo que su gru­po de ami­gos de­bía re­cu­rrir a la ima­gi­na­ción y crea­ti­vi­dad pa­ra dar rien­da suel­ta a su pa­sión por los tru­cos y los sal­tos. “Cuan­do par­tí te­nía­mos que ha­cer nues­tros pro­pios obs­tácu­los, que eran con ca­jo­nes y fie­rros”, co­men­ta. Hoy la reali­dad es otra. Al po­pu­la­ri­zar­se es­ta dis­ci­pli­na cre­ció el nú­me­ro de ex­po­nen­tes y de lu­ga­res es­pe­cial­men­te di­se­ña­dos pa­ra prac­ti­car­la: los ska­te­parks. “An­tes el ska­te era más de uno y sus ami­gos, pe­ro ser­vía pa­ra ex­plo­tar tu crea­ti­vi­dad. Hoy los ni­ños que par­ten an­dan­do tie­nen cin­co ó sie­te ska­te­parks en San­tia­go, es mu­cho más sim­ple pa­ra ellos. Ade­más hoy es mu­cho más ba­ra­to en cuan­to a ta­blas y za­pa­ti­llas”, co­men­ta.

En­tre los lu­ga­res que pre­fie­re en Chi­le pa­ra prac­ti­car su “ska­te ca­lle­je­ro” es­tán Val­pa­raí­so, Antofagasta, Llo­lleo y Co­quim­bo. “En San­tia­go, las ca­lles de mi co­mu­na, Mai­pú, tam­bién son bue­nas. Y el ska­te­park que más me gus­ta es el de Pu­dahuel por­que tie­ne har­tos obs­tácu­los y es bien flui­do”, di­ce.

Y aun­que Vla­di­mir es­tá feliz con la pro­li­fe­ra­ción de es­ta ac­ti­vi­dad, des­ta­ca que su gus­to va por lo in­di­vi­dual. “Siem­pre me ha gus­ta­do el ska­te por­que es al­go que ha­ces tú, no ne­ce­si­tas de otra per­so­na. Aga­rras tu ta­bla y sa­les a an­dar. Te lle­va a es­tar co­nec­ta­do con­ti­go, a ol­vi­dar­te de las co­sas, a su­pe­rar los mie­dos”, ase­gu­ra Sou­za, quien ade­más es de Hu­ye Ska­te­board y tie­ne su ca­nal de YouTu­be (

Ha­ce un par de dé­ca­das, los jó­ve­nes chi­le­nos pa­re­cían li­mi­tar­se al fút­bol a la ho­ra de ha­cer de­por­tes, pe­ro hoy la reali­dad es di­fe­ren­te. Ska­ters se han to­ma­do las ca­lles pa­ra dar rien­da suel­ta a su gus­to por la adre­na­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.