LA SEMANA DE UNA WED­DING PLAN­NER

Des­de acom­pa­ñar a la no­via a las prue­bas de ves­ti­do has­ta ve­ri­fi­car que el día D to­do flu­ya se­gún lo pla­ni­fi­ca­do, su tra­ba­jo se ba­sa en ase­so­rar a la pa­re­ja en to­das las de­ci­sio­nes en cuan­to a su ma­tri­mo­nio. Aquí, sie­te días en la vi­da de Ta­ma­ra Se­púl­ve­da

La Hora Mujeres - - ESPECIAL NOVIAS - Por: Ca­ta­li­na Lo­bos P.

Lu­nes

En un mo­men­to, Ta­ma­ra Se­púl­ve­da pen­só en to­mar­se es­te día ‘li­bre’, con­si­de­ran­do que prác­ti­ca­men­te no tie­ne fi­nes de semana. Sin em­bar­go, fue im­po­si­ble. Con la or­ga­ni­za­ción de 15 a 20 matrimonios a la vez, son mu­chos los de­ta­lles que los no­vios de­ben ir afi­nan­do con ella y mu­chas las pa­re­jas que la con­tac­tan me­dian­te What­sApp pa­ra des­pe­jar du­das o pro­po­ner ideas pa­ra el gran día.

Así, de lu­nes a miér­co­les, Ta­ma­ra, quien lle­va diez años de­di­ca­da a la or­ga­ni­za­ción de matrimonios -una de las pri­me­ras en Chi­le-, de­di­ca sus ma­ña­nas a la par­te ad­mi­nis­tra­ti­va de su em­pre­sa. “Man­do mails, veo en qué es­tán los no­vios, re­pa­sa­mos los avan­ces que tu­vie­ron du­ran­te el fin de semana y qué ta­reas tie­nen que ha­cer en la semana. Co­mo les voy ma­ne­jan­do la agen­da, jun­to con mi equi­po les va­mos di­cien­do ‘ya, es­ta semana nos to­ca ele­gir fo­tó­gra­fo y la si­guien­te, de­fi­nir la de­co­ra­ción’, por ejem­plo. Te­ne­mos un ca­len­da­rio que va­mos si­guien­do mes a mes con los no­vios”, cuen­ta. A las 18.30 h tie­ne su pri­me­ra reunión de la semana. Co­mo la ma­yo­ría de sus no­vios tra­ba­ja y tie­ne po­co tiem­po, se jun­ta con ellos des­pués del ho­ra­rio de ofi­ci­na o en la ho­ra de al­muer­zo en al­gún ca­fé cer­ca de sus ofi­ci­nas. Hoy, la pa­re­ja, con quien lle­va va­rios me­ses tra­ba­jan­do, de­be ele­gir las in­vi­ta­cio­nes. Pre­via­men­te le mos­tra­ron a Ta­ma­ra un ejem­plo que en­con­tra­ron en in­ter­net, por lo que les con­si­guió una ci­ta con dos em­pre­sas que rea­li­zan un tra­ba­jo si­mi­lar en Chi­le.

Martes

Es la úl­ti­ma prue­ba de ves­ti­do de una de sus no­vias del fin de semana. La conoció ha­ce tres años en el ma­tri­mo­nio de su her­mano y ha­ce diez me­ses la con­tac­tó pa­ra de­cir­le: ‘Ya me con­se­guí el no­vio, aho­ra or­ga­ní­za­me el ma­tri­mo­nio’. Son las 18.45 h y se que­da­ron de jun­tar en La Ca­sa Blan­ca de Ave­ni­da Pro­vi­den­cia. A Ta­ma­ra ya la co­no­cen, to­das las mo­dis­tas sa­ben quién es y cuál es su tra­ba­jo. Así que jun­tas acon­se­jan a la no­via, des­de el lar­go del ves­ti­do –con y sin za­pa­tos- y los ajus­tes en la cin­tu­ra y hom­bros, has­ta la pe­dre­ría y el velo.

A las 20.30 Ta­ma­ra tie­ne que es­tar en Los Do­mi­ni­cos pa­ra de­fi­nir la pau­ta ofi­cial de otro de los matrimonios de ese fin de semana, por lo que se de­be des­pe­dir, ase­gu­rán­do­se de que la no­via que­de sa­tis­fe­cha. Una vez en la reunión de pau­ta, jun­to a los no­vios y los pro­vee­do­res de­ben ar­mar el cro­no­gra­ma, des­de que abren el cen­tro de even­tos a las 12 h has­ta la re­par­ti­ción del co­ti­llón a las 00.33 h, pa­san­do por ma­qui­lla­je y pei­na­do de la no­via, ho­ra de lle­ga­da del no­vio y los in­vi­ta­dos a la igle­sia, ini­cio y tér­mino de la ce­re­mo­nia, la lle­ga­da al cen­tro de even­tos, du­ra­ción de cóc­tel y se­sión de fotos, brin­dis de los no­vios, co­mien­zo de la ce­na y lue­go la fies­ta, en­tre otros pun­tos. “Es­to lo ve­mos con el Dj, el fo­tó­gra­fo, el ban­que­te­ro, etc. Si no nos po­de­mos re­unir to­dos, nos preo­cu­pa­mos de que la re­ci­ban en su mail. La idea

es que los pro­vee­do­res re­con­fir­men que es­tá to­do lis­to, des­de la ho­ra en que tie­nen que lle­gar has­ta cuá­les son sus re­que­ri­mien­tos. Por su par­te, los no­vios de­ben en­tre­gar la lis­ta de in­vi­ta­dos fi­nal y en qué me­sas van a ir”, di­ce.

Miér­co­les

En­tre que ter­mi­na de avi­sar­les y con­fir­mar las reunio­nes pen­dien­tes que los no­vios ten­gan en la semana, a es­ta al­tu­ra Ta­ma­ra tra­ta de de­di­car­se un po­co más al ne­go­cio en sí. “Tra­to de pa­rar y ver la pu­bli­ci­dad, el mar­ke­ting, ha­cer con­tac­tos con nue­vos pro­vee­do­res o re­unir­me con otros que me han es­cri­to. “Ade­más, pa­ra no que­dar­me atrás con las no­ve­da­des que va­yan sa­lien­do, na­ve­go mu­cho en Ins­ta­gram y Pin­te­rest pa­ra sa­car nue­vas ideas so­bre qué es lo que es­tá pa­san­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal”. En cuan­to a los pro­vee­do­res, y es­ta es la di­fe­ren­cia con el tra­ba­jo que rea­li­zan las pro­duc­to­ras, Ta­ma­ra y su equi­po no tra­ba­jan con un staff fi­jo. “Lo que ha­go es re­co­men­dar­les a los no­vios, den­tro del pre­su­pues­to y es­ti­lo que quie­ran, una se­rie de 15 o 20 fo­tó­gra­fos, ban­que­te­ras, cen­tros de even­tos, Dj, flo­ris­tas, etc. Yo no ten­go mis pro­vee­do­res, sino que siem­pre es­toy bus­can­do nue­vos”, ex­pli­ca la wed­ding plan­ner.

Jue­ves

Una pa­re­ja de no­vios la con­tac­tó ha­ce un par de días pa­ra coor­di­nar su pri­me­ra reunión con ella. A las 19.30 h que­da­ron de jun­tar­se en un ca­fé en el cen­tro. “Lo pri­me­ro que ha­go es pre­gun­tar­les có­mo se co­no­cie­ron, a qué se de­di­can, dón­de vi­ven, si vi­ven jun­tos, qué les gus­ta, si tie­nen hi­jos, si les gus­ta bai­lar, qué les ha gus­ta­do y qué no en otros matrimonios que ha­yan ido, etc. Ten­go que co­no­cer­los pa­ra sa­ber leer­los, y des­de ahí ofre­cer­les lo que sé que les va a gus­tar. La idea es dar­le per­so­na­li­dad al ma­tri­mo­nio, por­que pa­ra mí nun­ca ha­brá uno igual al otro. Los no­vios van cam­bian­do, por en­de, siem­pre va a ser dis­tin­to. La idea es que si los in­vi­ta­dos van a la semana si­guien­te al mis­mo cen­tro de even­tos, el ma­tri­mo­nio no sea igual”, ase­gu­ra. En es­te ca­so la pa­re­ja tie­ne cla­ro su es­ti­lo y có­mo son co­mo pa­re­ja, por lo que Ta­ma­ra so­lo de­be ate­rri­zar su idea y ofre­cer­les los ser­vi­cios pa­ra ar­mar la boda que tie­nen en su mente. “Los acon­se­ja­mos con ca­da idea y si es fac­ti­ble rea­li­zar­la o no, o con qué pro­vee­dor po­dría ser. Con eso va­mos tra­ba­jan­do, se­gún lo que ellos es­pe­ran y lo que los in­vi­ta­dos cuen­ten de ese día. Es pri­me­ra vez que se ca­san, por en­de, no tie­nen ex­pe­rien­cia de có­mo ha­cer­lo. No­so­tros es­ta­mos pa­ra ase­so­rar­los”.

Vier­nes

Ya es­tá to­do lis­to pa­ra los dos matrimonios de ma­ña­na. Ta­ma­ra tra­ba­ja con un equi­po de cua­tro per­so­nas, por lo que se van a di­vi­dir en­tre am­bos even­tos. Lo bueno es que los dos matrimonios los es­tá or­ga­ni­zan­do des­de ha­ce un año, tiem­po ideal pa­ra que to­do sal­ga per­fec­to y sin pri­sa, con­si­de­ran­do que cuen­tan con 200 in­vi­ta­dos ca­da uno. A las 15 h de­be ir a bus­car los cen­tros de me­sa, el pro­to­co­lo y los re­cuer­dos pa­ra am­bos even­tos, ase­gu­rán­do­les a los no­vios que ma­ña­na ella mis­ma los va a ir a de­jar a ca­da cen­tro de even­tos an­tes de que em­pie­cen las res­pec­ti­vas ce­re­mo­nias.

Sá­ba­do

“Si el ma­tri­mo­nio es a las 19 h, lle­ga­mos al cen­tro de even­tos a las 14 h a ve­ri­fi­car que to­do es­té fun­cio­nan­do bien, así co­mo el mon­ta­je. La ban­que­te­ra y la ilu­mi­na­ción ge­ne­ral­men­te lle­gan más tem­prano. El ca­so más com­ple­jo es cuan­do la igle­sia es­tá en un lu­gar, la no­via en su ca­sa y el cen­tro de even­tos en otro. En esos tres mo­men­tos te­ne­mos que es­tar. Ti­po 18 h, una se va a la igle­sia a coor­di­nar to­do allá, des­de dón­de tie­nen que es­pe­rar el no­vio, los pa­dres y los pa­dri­nos, has­ta que ha­ya lle­ga­do el cu­ra, la gen­te que tie­ne que leer y el co­ro. Y la otra per­so­na, en es­te ca­so yo, ten­go que es­tar des­de las 17 h acom­pa­ñan­do a la no­via, ayu­dán­do­la a ves­tir­se, a cal­mar­la si es­tá muy ner­vio­sa y ver que es­té lis­ta a tiem­po. Des­pués de la ce­re­mo­nia es­tá la se­sión fo­to­grá­fi­ca de los no­vios. Uno de no­so­tros tie­ne que acom­pa­ñar­los y otro se va al sec­tor del cóc­tel pa­ra ver que em­pie­ce a tiem­po, que lle­guen los in­vi­ta­dos y que to­dos ten­gan cla­ro cuál es su me­sa. Es su­per­im­por­tan­te que los dos es­tén coor­di­na­dos, pa­ra que el fo­tó­gra­fo ter­mi­ne jus­to cuan­do lo ha­ga el cóc­tel. Nues­tro de­ber es que to­do flu­ya y que no ha­ya tiem­pos muer­tos”, re­la­ta Ta­ma­ra, quien lle­va un ba­nano don­de tie­ne pa­ra­ce­ta­mol, pol­vos trans­lú­ci­dos, el la­bial de la no­via, pa­ñue­los, ti­je­ras, gan­chos pa­ra la ro­pa y un mi­ni­cos­tu­re­ro, en ca­so de cual­quier in­con­ve­nien­te. Ade­más, tie­ne un bo­ti­quín más gran­de con un lá­piz qui­ta­man­chas, des­odo­ran­te, agua oxi­ge­na­da, etc.

Do­min­go

Día de des­can­so. Mu­chas ve­ces se jun­ta con quie­nes ya se ca­sa­ron pa­ra co­men­tar la fies­ta y ce­re­mo­nia y ha­cer un feed­back so­bre su tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.