Te­mas

Po­co aten­to, des­con­cen­tra­do y sin con­cien­cia del hoy, es­te tras­torno afec­ta en pro­fun­di­dad la vi­da de ni­ños, ado­les­cen­tes y adul­tos. Có­mo con­vi­vir con él cuan­do se ha diag­nos­ti­ca­do tar­día­men­te es lo que acá ex­pli­can es­pe­cia­lis­tas en la ma­te­ria.

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Por: Li­set­te Ávi­la O.

Dé­fi­cit atencional en adul­tos

Si le su­ce­de a dia­rio que le cues­ta con­cen­trar­se, es­tá muy dis­per­sa, no ter­mi­na lo que co­mien­za, pier­de a me­nu­do sus co­sas y no lo­gra po­ner­le aten­ción a su in­ter­lo­cu­tor, es pro­ba­ble que es­té vi­vien­do un cua­dro de es­trés o arras­tre un dé­fi­cit atencional no diag­nos­ti­ca­do a tiem­po. Un tras­torno co­mún en Chi­le, cu­yo diag­nós­ti­co se du­pli­có en­tre los años 2009 y 2013 se­gún una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por los si­có­lo­gos Se­bas­tián Ro­jas, Pa­tri­cio Ro­jas y Mónica Pe­ña, de la Fa­cul­tad de Si­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les. “Nos in­tere­só el te­ma jus­ta­men­te por­que el TDAH (Tras­torno por Dé­fi­cit Atencional e Hi­pe­rac­ti­vi­dad) en ni­ños tu­vo un cre­ci­mien­to ex­plo­si­vo des­de fi­na­les de los 80 has­ta aho­ra. No so­lo a ni­vel con­cre­to del diag­nós­ti­co, sino por­que la gen­te co­men­zó a ha­blar de ello co­ti­dia­na­men­te y eso fue in­tere­san­te de in­ves­ti­gar”, ex­pli­ca Mónica Pe­ña. Los pri­me­ros sín­to­mas del tras­torno fue­ron des­cri­tos en un ar­tícu­lo cien­tí­fi­co de la re­vis­ta bri­tá­ni­ca The Lan­cet, en el año 1902, y des­de en­ton­ces el ori­gen y la de­fi­ni­ción del diag­nós­ti­co han si­do te­mas con­tro­ver­sia­les pa­ra la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca in­ter­na­cio­nal. “En los úl­ti­mos 15 años se ha cues­tio­na­do ca­da vez más la creen­cia de que el TDAH es so­lo una en­fer­me­dad in­fan­til que pron­to sa­na­ría con la lle­ga­da de la ado­les­cen­cia tar­día. Una gran can­ti­dad de in­di­vi­duos, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res, que pa­de­cie­ron TDHA en su in­fan­cia con­ti­núan su­frien­do y rea­li­zan­do me­nos ac­ti­vi­da­des de las que son ca­pa­ces, a me­nu­do, has­ta su ve­jez”, afir­man las si­có­lo­gas Su­san Young y Jes­si­ca Bram­ham en su li­bro TDAH en Adul­tos. Se­gún el neu­ró­lo­go chi­leno Jor­ge Gon­zá­lez Her­nán­dez, el TDAH no apa­re­ce en la adul­tez -co­mo al­gu­nos creen-, sino que vie­ne des­de la in­fan­cia y se­gui­rá ma­ni­fes­tán­do­se a lo lar­go de la vi­da. Por lo me­nos así lo vi­vió el fo­tó­gra­fo Jai­me Pal­ma. “Yo em­pe­cé a en­trar en una cri­sis so­bre los 30 años. Sa­bía que al­go es­ta­ba acon­te­cien­do neu­ro­ló­gi­ca­men­te, pe­ro no te­nía cla­ro lo que era. Yo le echa­ba la cul­pa al es­trés y a la car­ga la­bo­ral, pe­ro no en­con­tra­ba la ver­da­de­ra cau­sa. Se me em­pe­za­ron a ol­vi­dar las co­sas, se me per­die­ron ce­lu­la­res y lla­ves, no lo­gra­ba con­cen­trar­me y cuan­do al­guien me ha­bla­ba yo no po­día re­te­ner lo que la per­so­na me es­ta­ba di­cien­do. Lo más crí­ti­co fue cuan­do per­dí mis an­te­ojos que ha­bía com­pra­do ha­cía dos se­ma­nas y en­ton­ces de­ci­dí ir a la neu­ró­lo­ga. La pri­me­ra vez que con­sul­té me dio un ac­ti­va­dor ce­lu­lar que me hi­zo pé­si­mo por­que me man­tu­vo to­da la no­che des­pier­to y muy ace­le­ra­do. Con­sul­té a otra es­pe­cia­lis­ta, quien des­pués de ha­ber­me he­cho va­rios es­tu­dios y me­di­ca­do con dis­tin­tos re­me­dios, lle­gó a la con­clu­sión de que te­nía dé­fi­cit atencional. Ade­más del ri­ta­lín, co­men­cé a ar­mar­me ru­ti­nas y me cam­bió la vi­da”, re­la­ta.

Una de las co­sas bue­nas de ha­ber­le de­tec­ta­do tar­de el tras­torno, cuen­ta Pal­ma, fue que él ya ha­bía ge­ne­ra­do su pro­pio sis­te­ma de so­bre­vi­ven­cia. “Re­cuer­do que la doc­to­ra me di­jo que ha­bía con­vi­vi­do to­do el tiem­po con el tras­torno y que igual ha­bía ter­mi­na­do el co­le­gio y sa­ca­do una ca­rre­ra, por lo que ella me re­co­men­dó to­mar Ri­ta­lin cuan­do tu­vie­ra una car­ga la­bo­ral im­por­tan­te por­que ya sa­bía con­vi­vir con él”, co­men­ta el fo­tó­gra­fo.

Dis­trac­ción, in­efi­cien­cia, im­pa­cien­cia, pro­cras­ti­na­ción, in­to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, irri­ta­bi­li­dad ex­plo­si­va, im­pul­si­vi­dad y ten­den­cia a en­deu­dar­se son al­gu­nas de las aler­tas a las que hay que es­tar aten­tos, se­gún el Dr. Gon­zá­lez. “No es ne­ce­sa­rio te­ner to­dos los sín­to­mas, pe­ro al me­nos va­rios de ellos y de su­fi­cien­te mag­ni­tud pa­ra afec­tar la ca­li­dad de vi­da”, di­ce el fa­cul­ta­ti­vo. ¿Qué pa­to­lo­gías se pue­den con­fun­dir con dé­fi­cit atencional? Es­pe­cial­men­te hay que te­ner cui­da­do con los ca­sos que em­pie­zan en la vi­da adul­ta, por­que pue­de con­fun­dir­se con tras­tor­nos si­quiá­tri­cos co­mo de­pre­sión, an­sie­dad, tras­tor­nos del sue­ño (que afec­tan el ren­di­mien­to du­ran­te el día), en­fer­me­da­des mé­di­cas (hi­po­ti­roi­dis­mo y dé­fi­cit de B12) o neu­ro­ló­gi­cas (tu­mor ce­re­bral). ¿A qué es­pe­cia­lis­ta de­be­ría con­sul­tar al­guien que cree te­ner­lo? Los neu­ró­lo­gos y los si­quia­tras son los es­pe­cia­lis­tas con ma­yor ex­pe­rien­cia en TDAH. ¿Cuá­les son los tra­ta­mien­tos? Hay tres ele­men­tos de ayu­da en el tra­ta­mien­to: si­co­te­ra­pia, que per­mi­te apren­der es­tra­te­gias pa­ra ma­ne­jar los sín­to­mas; es­ti­los de vi­da, co­mo te­ner una ocu­pa­ción acor­de con la for­ma de ser, dor­mir bien, evi­tar las dro­gas y el al­cohol, y rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar­men­te, y fár­ma­cos co­mo el me­til­fe­ni­da­to (Ri­ta­lin, Con­cer­ta), ato­mo­xe­ti­na o al­gu­nos an­ti­de­pre­si­vos con efec­to so­bre el TDAH.

Dis­trac­ción, in­efi­cien­cia, pro­cras­ti­na­ción, in­to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, irri­ta­bi­li­dad ex­plo­si­va, im­pul­si­vi­dad y ten­den­cia a en­deu­dar­se son al­gu­nas de las aler­tas a las que hay que es­tar aten­tos, di­ce el Dr. Jor­ge Gon­zá­lez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.