El com­pro­mi­so de es­tar de a dos

¿En qué con­sis­te el com­pro­mi­so de ca­sar­se o de vi­vir jun­tos, del que al­gu­nas pa­re­jas hu­yen des­pa­vo­ri­das y otras asu­men con na­tu­ra­li­dad? El com­pro­mi­so sano, di­ce el si­có­lo­go Mau­ri­cio San­hue­za, pro­vie­ne del amor y de la con­cien­cia de que es­tar uni­dos los ha

La Hora Mujeres - - CONTENIDO -

Si hay una pa­la­bra que se re­pi­te en tér­mi­nos de pa­re­ja en los úl­ti­mos años, esa es ‘com­pro­mi­so’. Des­afor­tu­na­da­men­te, se alu­de más a ella por el fe­nó­meno del ‘te­mor al com­pro­mi­so’, que hoy no so­lo se ma­ni­fies­ta en los hom­bres, sino que se ad­mi­te abier­ta­men­te en las mu­je­res.

Se ha­bla de com­pro­mi­so tam­bién cuan­do se es­tá a pun­to de dar el gran sal­to en la re­la­ción, des­de el po­lo­leo al al­tar. O cuan­do dos per­so­nas de­ci­den vi­vir jun­tas, lle­van­do lo que tie­nen un pa­so más ade­lan­te.

Se ha­bla de com­pro­mi­so en to­das es­tas si­tua­cio­nes, ¿pe­ro es­tá cla­ro cuál es el com­pro­mi­so del que al­gu­nos hu­yen y otros asu­men? ¿Es­tán cons­cien­tes de a qué se com­pro­me­ten cuan­do de­ter­mi­nan unir­se, más allá de pa­gar cuen­tas en con­jun­to, en­deu­dar­se en un cré­di­to hi­po­te­ca­rio y tra­tar de ser fe­li­ces?

“El com­pro­mi­so pue­de te­ner di­fe­ren­tes sig­ni­fi­ca­dos –di­ce el te­ra­peu­ta Mau­ri­cio San­hue­za-. Al­gu­nas per­so­nas pue­den to­mar la de­ci­sión de ca­sar­se o unir­se, to­man­do el com­pro­mi­so co­mo una obli­ga­ción so­cial. Por ejem­plo, ‘lle­va­mos mu­chos años jun­tos y ya es tiem­po de que nos ca­se- mos’, o ‘to­da la fa­mi­lia y ami­gos lo es­pe­ran, o es edad de ca­sar­nos o se nos va el tren’. Otros pue­den to­mar el com­pro­mi­so co­mo una obli­ga­ción moral. Por ejem­plo, ‘es­ta­mos es­pe­ran­do un hi­jo o una hi­ja, y es ne­ce­sa­rio que nos ca­se­mos, por­que es lo que co­rres­pon­de’. Am­bas mo­ti­va­cio­nes pa­ra el com­pro­mi­so sue­len ser vi­vi­das y asu­mi­das co­mo una res­tric­ción, que es ex­ter­na e im­pues­ta a las per­so­nas, y pro­vie­ne de los ‘de­be­ría’”.

El com­pro­mi­so sano, en cam­bio –ex­pli­ca el te­ra­peu­ta-, es un com­pro­mi­so que pro­vie­ne del amor, y de lo bien que me ha­ce y nos ha­ce es­tar jun­tos, en tér­mi­nos emo­cio­na­les, fí­si­cos, in­te­lec­tua­les, es­pi­ri­tua­les, so­cia­les y si­co­ló­gi­cos. Es un ‘so­mos me­jo­res per­so­nas jun­tos y eso nos ha­ce que­rer es­tar uni­dos’.

Es­te com­pro­mi­so es­tá re­la­cio­na­do con lo sa­tis­fac­to­ria que re­sul­ta la re­la­ción. En es­te ca­so, la mo­ti­va­ción es in­ter­na, y no des­de los ‘de­be­ría’. Vie­ne des­de la li­ber­tad, no des­de la res­tric­ción.

“El pri­mer com­pro­mi­so que una pa­re­ja de­be­ría asu­mir es el de ha­cer de la re­la­ción su prio­ri­dad. Es de­cir, de­di­car­le tiem­po y ener­gía a ali­men­tar­la, es­tan­do siem­pre

cons­cien­te de su im­por­tan­cia. Ca­da ges­to que le de­mues­tre al otro lo im­por­tan­te que es en mi vi­da y co­mu­ni­que amor au­men­ta es­te com­pro­mi­so. El com­pro­mi­so, en es­te ca­so, es una de­ci­sión”, se­ña­la San­hue­za.

La re­la­ción co­mo un ter­ce­ro

El te­ra­peu­ta in­di­ca que la re­la­ción de pa­re­ja no es la su­ma de am­bas per­so­nas, sino una ter­ce­ra en­ti­dad lla­ma­da re­la­ción, que se co-construye, desa­rro­lla y man­tie­ne me­dian­te acuer­dos, ho­nes­ti­dad, con­fian­za, se­gu­ri­dad, leal­tad y amor. Así es po­si­ble al­can­zar acuer­dos y re­sol­ver di­fe­ren­cias pa­ra ha­cer de la re­la­ción un lu­gar se­gu­ro, el más se­gu­ro del mun­do don­de am­bos quie­ren es­tar.

El se­gun­do com­pro­mi­so es el de res­guar­dar siem­pre la re­la­ción de los múl­ti­ples in­va­so­res que pue­den in­va­dir­la, aun cuan­do sus miem­bros no se per­ca­ten de ello. “Cual­quier per­so­na, ac­ti­vi­dad, sus­tan­cia, lu­gar o co­sa a la que de­di­que­mos ma­yor ener­gía y tiem­po que a la re­la­ción tie­ne el po­ten­cial de des­truir­la –com­par­te el te­ra­peu­ta-. Ca­da se­ma­na en mi con­sul­ta pue­do ver có­mo, sin dar­se cuen­ta, las per­so­nas han de­ja­do que la re­la­ción sea in­va­di­da por ac­ti­vi­da­des, per­so­nas, lu­ga­res, sus­tan­cias o co­sas, a las cua­les le de­di­can mu­cho ma­yor tiem­po y ener­gía. En otras pa­la­bras, la re­la­ción de­jó de ser prio­ri­dad, crean­do mu­cho do­lor e in­sa­tis­fac­ción en am­bos. Hay mu­chas per­so­nas, por ejem­plo, pa­ra las que el tra­ba­jo y el lo­gro han pa­sa­do ser la re­la­ción prio­ri­ta­ria en sus vi­das”. Los in­va­so­res tam­bién pue­den ser in­ter­nos, ta­les co­mo ac­ti­tu­des, es­ta­dos de áni­mo, o con­su­mo de sus­tan­cias co­mo al­cohol, ni­co­ti­na u otras dro­gas.

An­tes de…

Sue­na a pe­ro­gru­lla­da, pe­ro si se va a adop­tar un com­pro­mi­so con al­guien, de­be no so­lo co­no­cer­lo a él, sino tam­bién te­ner una idea bien aca­ba­da de quién es la pro­pia per­so­na. Es ne­ce­sa­rio que ca­da miem­bro de la pa­re­ja po­sea un mí­ni­mo sen­ti­do de sí mis­mo, es de­cir, que co­noz­ca sus va­lo­res, sus gus­tos, sus lí­mi­tes y sus ne­ce­si­da­des, di­ce San­hue­za, “por­que so­lo así po­drá com­par­tir­se con el otro y ser vul­ne­ra­ble pa­ra mos­trar­se real­men­te có­mo es”.

¿Exis­te al­gu­na di­fe­ren­cia en la prác­ti­ca en el com­pro­mi­so que se ad­quie­re ca­sán­do­se del que se to­ma de­ci­dien­do con­vi­vir?

El te­ra­peu­ta res­pon­de: “El ca­sar­se pue­de in­cen­ti­var a que las per­so­nas es­tén más dis­pues­tas a es­for­zar­se o que­dar­se pa­ra tra­tar de re­sol­ver las di­fe­ren­cias que pue­dan sur­gir que aque­llas que se van a vi­vir jun­tas. Sin em­bar­go, es­to no ne­ce­sa­ria­men­te es así, ya que de­pen­de­rá de ca­da pa­re­ja y de la na­tu­ra­le­za del com­pro­mi­so, y el sig­ni­fi­ca­do que ten­ga pa­ra ca­da pa­re­ja el ca­sar­se. Hay quie­nes creen que ca­sar­se es una ga­ran­tía, lo cual no es cier­to, por su­pues­to, y una vez ca­sa­dos des­can­san en ello y de­jan de dar­le prio­ri­dad a la re­la­ción, y no la res­guar­dan de po­si­bles in­va­so­res, asu­mien­do que al es­tar ca­sa­dos las co­sas es­ta­rán bien”.

¿Por qué tan­tas pa­re­jas fra­ca­san?

Mu­chas pa­re­jas fra­ca­san por­que ha­cer pa­re­ja no es al­go fá­cil, y tam­po­co nos en­se­ñan a có­mo ha­cer­lo. Mu­chos fra­ca­san a pe­sar de sus me­jo­res in­ten­cio­nes por no sa­ber có­mo ha­cer­lo, no te­ner las he­rra­mien­tas su­fi­cien­tes. Nor­mal­men­te apren­de­mos de las re­la­cio­nes de pa­re­ja du­ran­te nues­tra ni­ñez y ado­les­cen­cia en nues­tros ho­ga­res, y asu­mi­mos es­tos pa­tro­nes re­la­cio­na­les co­mo la for­ma co­rrec­ta, sin con­cien­cia de si son bue­nos o ma­los. Lue­go lle­va­mos esos mis­mos pa­tro­nes a nues­tras re­la­cio­nes. Es­pe­ro que al­gún día se nos en­se­ñe a re­la­cio­nar­nos con el mis­mo tiem­po y ener­gía que nos en­se­ñan ma­te­má­ti­ca, len­gua­je o cien­cias.

“El pri­mer com­pro­mi­so que una pa­re­ja de­be­ría asu­mir es el de ha­cer de la re­la­ción su prio­ri­dad. Es de­cir, de­di­car tiem­po y ener­gía a ali­men­tar­la”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.