His­to­ria de un bá­si­co

Es­tas son las cin­co pren­das que de­be te­ner en su cló­set. No so­lo se com­ple­men­tan a la per­fec­ción en­tre ellas, tam­bién con­vier­ten un look de for­mal a ca­sual, y vi­ce­ver­sa. Aquí, la his­to­ria que es­con­de ca­da una, des­de el ves­ti­do in­tro­du­ci­do por Co­co Cha­nel

La Hora Mujeres - - CONTENIDO -

1 Sti­let­to

Tam­bién co­no­ci­do co­mo ta­co agu­ja, en ita­liano sig­ni­fi­ca ‘pu­ñal’ o ‘da­ga’. Su ori­gen se re­mon­ta a los años 50, cuan­do Ch­ris­tian Dior pre­pa­ra­ba la co­lec­ción que lo lan­za­ría a la fa­ma. Fue en­ton­ces que, en la bús­que­da de un za­pa­to fe­me­nino que ele­va­ra a la mu­jer, re­cu­rrió a los pa­ri­si­nos Roger Vi­vier y Char­les Jour­dan. Es­te úl­ti­mo es­bo­zó la idea con un ta­cón de ace­ro y ma­de­ra en 1951, y Vi­ver lo re­ma­tó en 1955 me­dian­te las co­lec­cio­nes de Dior, com­ple­men­tan­do una fal­da has­ta la pan­to­rri­lla, que evo­ca­ba el gla­mour de las mu­je­res de la épo­ca. Pa­ra­le­la­men­te, en Ita­lia, Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo in­tro­du­jo es­tos za­pa­tos de 10 cen­tí­me­tros de al­tu­ra en 1953, uti­li­zan­do una fi­na va­ri­lla me­tá­li­ca in­ser­ta­da en el mis­mo ta­cón del za­pa­to pa­ra que aguan­ta­ra el pe­so de cual­quier mu­jer. Se di­ce que los bau­ti­zó co­mo ‘sti­let­tos’ por­que re­cuer­dan las co­lum­nas, o ‘sty­los’, de la an­ti­gua Gre­cia. Lue­go los cé­le­bres di­se­ña­do­res de za­pa­tos co­mo Ma­no­lo Blah­nik, Jimmy Choo y Ch­ris­tian Lou­bou­tin los in­mor­ta­li­za­ron con sus di­se­ños y has­ta el día de hoy es un cal­za­do que no pue­de fal­tar en el cló­set. Sir­ve pa­ra dar­le for­ma­li­dad a cual­quier look y que­da per­fec­to con ves­ti­dos y jeans. El te­ma de su co­mo­di­dad es al­go apar­te, pe­ro de que es­ti­li­za la fi­gu­ra, no hay du­da.

2 Cha­que­ta de cue­ro

Du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial los pi­lo­tos de avio­nes bom­bar­de­ros de Bél­gi­ca y Fran­cia fue­ron los pri­me­ros en usar abri­gos lar­gos de cue­ro, prin­ci­pal­men­te por las con­di­cio­nes del cli­ma que te­nían que en­fren­tar y por­que el cue­ro era uno de los ma­te­ria­les más tér­mi­cos dis­po­ni­bles. Lue­go los es­ta­dou­ni­den­ses crea­ron sus pro­pias ver­sio­nes –más cor­tas– de es­tas cha­que­tas de cue­ro, las bomber jacket, que co­no­ce­mos has­ta el día de hoy. Pos­te­rior­men­te fue pa­san­do por dis­tin­tas mu­ta­cio­nes, más cor­ta, ajus­ta­da a la cin­tu­ra y en las mu­ñe­cas, ideal pa­ra que los mo­to­ci­clis­tas se pro­te­gie­ran del ai­re frío. Fue así que se la aso­ció por tan­tos años a las pan­di­llas de mo­to­que­ros que vi­vían al mar­gen de la ley. Más aun cuan­do en los 50 Mar­lon Bran­do apa­re­ció con una de ellas en la pe­lí­cu­la The Wild One, don­de per­so­ni­fi­ca­ba al lí­der de una ban­da de mo­to­ris­tas que con­du­cía una Triumph Thun­der­bird. Ja­mes Dean tam­bién fue un gran se­gui­dor de es­ta cha­que­ta, que usa­ba con una ca­mi­se­ta blan­ca y una ac­ti­tud re­bel­de. Mu­chas es­tre­llas del mun­do de la música la han usa­do tam­bién co­mo se­llo. Al­gu­nos ejem­plos son El­vis Pres­ley, The Ro­lling Sto­nes, Ma­don­na y Michael Jack­son.

A lo lar­go de la his­to­ria dis­tin­tos mo­vi­mien­tos de la con­tra­cul­tu­ra la han uti­li­za­do co­mo un must. Ese es­pí­ri­tu in­dó­mi­to cau­ti­vó al di­se­ña­dor fran­cés Yves Saint Lau­rent, quien la con­vir­tió en la es­tre­lla in­dis­cu­ti­da de la co­lec­ción que en 1960 creó pa­ra Dior, ge­ne­ran­do po­lé­mi­ca por in­cluir un ele­men­to tan li­ga­do a la mar­gi­na­li­dad en una co­lec­ción de al­ta cos­tu­ra. Por su la­do, los punks la con­vir­tie­ron en el lien­zo con el que pro­tes­ta­ban con­tra el sis­te­ma, es­cri­bien­do con­sig­nas y co­lo­cán­do­les par­ches y ta­chas.

3 Blue jeans

Ela­bo­ra­dos con un te­ji­do de al­go­dón muy re­sis­ten­te lla­ma­do mez­cli­lla, fue­ron crea­dos por el ale­mán Le­vi Strauss y Ja­cob Davis en 1873. Sin em­bar­go, el ori­gen de es­ta te­la se en­cuen­tra en el si­glo XVII en Nî­mes (Fran­cia), cuan­do era re­que­ri­da por mer­ca­de­res de di­ver­sas ciu­da­des de Eu­ro­pa pa­ra la con­fec­ción de tol­dos y car­pas por su re­sis­ten­cia a los vien­tos, agua y ma­las con­di­cio­nes del cli­ma. De aquí el nom­bre de es­te te­ji­do en in­glés, ‘de­nim’.

A me­dia­dos del si­glo XIX, en la épo­ca de la fie­bre del oro en Es­ta­dos Uni­dos, Le­vi Strauss abrió una tien­da pa­ra los mi­ne­ros y aven­tu­re­ros que lle­ga­ban a San Fran­cis­co. En ella ofre­cía pan­ta­lo­nes de te­la de lo­na de co­lor ma­rrón. Lue­go im­por­tó es­ta re­sis­ten­te te­la fran­ce­sa –te­ñi­da con azul ín­di­go por ma­ri­ne­ros ge­no­ve­ses– y co­men­zó a fa­bri­car lo que hoy co­no­ce­mos co­mo blue jeans, una pren­da re­sis­ten­te, du­ra­ble y có­mo­da que rá­pi­da­men­te se po­pu­la­ri­zó en­tre gran­je­ros, obre­ros y va­que­ros. Su sas­tre, Ja­cob Davis, re­for­zó pos­te­rior­men­te las cos­tu­ras y los bol­si­llos con re­ma­ches de me­tal, pa­ra ha­cer­los más du­ra­de­ros aun. De tra­mas blan­cas y azu­les, han exis­ti­do di­ver­sos mo­de­los y di­se­ños a lo lar­go de su his­to­ria, con va­ria­ción de co­lo­res, ti­ros (cor­to o al­to), cor­tes (rec­to, pi­ti­llo, acam­pa­na­do, etc.) y apli­ca­cio­nes, en­tre otros. En el si­glo XX fue­ron in­tro­du­ci­dos en la con­fec­ción de la in­du­men­ta­ria pa­ra sol­da­dos, lue­go pa­sa­ron a ser usa­dos por los jó­ve­nes co­mo signo de re­bel­día, e in­clu­so por al­gu­nas es­tre­llas de Holly­wood, co­mo Ja­mes Dean y Mar­lon Bran­do. Sin em­bar­go, la acep­ta­ción to­tal lle­gó jun­to con el na­ci­mien­to del rock and roll, en los años 50, po­ten­cián­do­se con la lle­ga­da de los hip­pies una dé­ca­da des­pués.

4 Little black dress

Sen­ci­llo, so­brio e in­fa­li­ble, es el ves­ti­do ne­gro cor­to, una pren­da que tras­cien­de dé­ca­da tras dé­ca­da y que se pue­de usar en cual­quier épo­ca del año. Sus ini­cios se re­mon­tan a ha­ce ca­si cien años, cuan­do Ga­brie­lle Bon­heur Cha­nel –más co­no­ci­da co­mo Co­co Cha­nel– re­vo­lu­cio­nó el mun­do de la mo­da con su par­ti­cu­lar se­llo y re­bel­día. En días en que el ne­gro se re­mi­tía al lu­to y al per­so­nal de ser­vi­cio, fue ella quien le otor­gó la elegancia y so­fis­ti­ca­ción que tie­ne has­ta hoy. Es que por en­ton­ces el ne­gro no era un co­lor so­cial­men­te acep­ta­do por la éli­te de la épo­ca, pe­ro ella de­ci­dió asis­tir igual­men­te al tea­tro usan­do un sim­ple ves­ti­do ne­gro has­ta las ro­di­llas. Así se dis­tin­guió in­me­dia­ta­men­te en­tre las re­car­ga­das y co­lo­ri­das mu­je­res de la épo­ca y el mo­de­lo, pro­duc­to de la au­to­ría de la di­se­ña­do­ra, fue elogiado por las mis­mas y pos­te­rior­men­te por edi­to­ria­les de mo­da, ce­le­bri­da­des y otros di­se­ña­do­res.

En 1926 apa­re­ció en una ilustración pa­ra Vo­gue, que nom­bró al ves­ti­do co­mo ‘El Ford de Cha­nel’, ya que ese mo­de­lo (Ford T) era el au­to­mó­vil más ase­qui­ble de la épo­ca, igual que ese sen­ci­llo pe­ro ele­gan­te ves­ti­do ne­gro. Años des­pués, Ch­ris­tian Dior afir­mó: “Pue­des lle­var ne­gro a cual­quier ho­ra del día o de la no­che, a cual­quier edad y en cual­quier oca­sión. Un ves­ti­do ne­gro es la pren­da más esen­cial en el cló­set de una mu­jer”. Au­drey Hep­burn lo po­pu­la­ri­zó en 1961 en la pe­lí­cu­la Desa­yuno en Tif­fany’s, don­de usó un little black dress de Gi­venchy fren­te al es­ca­pa­ra­te de la jo­ye­ría Tif­fany’s, una de las es­ce­nas más re­cor­da­das de la his­to­ria del ci­ne.

Es que no so­lo es ele­gan­te, sino que tam­bién se le atri­bu­yen va­lo­res co­mo in­de­pen­den­cia, gla­mour y pres­tan­cia. Es por eso que tan­tas mu­je­res y ce­le­bri­da­des usan año tras año. In­clu­so, en 2012 El SCAD Mu­seum de Geor­gia reali­zó una ex­po­si­ción ve­ne­ran­do es­ta icó­ni­ca pie­za, don­de se mos­tra­ron unos 80 LBD de di­se­ña­do­res co­mo Zac Po­sen, Ba­len­cia­ga, Tom Ford, Pra­da y Ste­lla McCart­ney.

5 Za­pa­ti­llas blan­cas

El mo­de­lo más clá­si­co es el Adi­das Superstar, crea­do en 1969, fe­cha en que el fun­da­dor de la fir­ma, Adi Dass­ler, se pro­pu­so crear un mo­de­lo orien­ta­do al mun­do del ba­lon­ces­to con una pun­ta de go­ma, co­mo ya ha­bía he­cho pa­ra el te­nis. Con los años pa­só de las can­chas de bás­quet­bol a las ca­lles y par­ques pú­bli­cos, don­de na­cie­ron el rap, el hip-hop, los ska­ters, bai­les ur­ba­nos y la con­tra­cul­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se de los años 80. El pun­to que las po­si­cio­na­ría co­mo pie­za icó­ni­ca ocu­rrió en ju­nio de 1986, cuan­do el trío de rap Run DMC hi­zo que las mi­les de per­so­nas que asis­tie­ron a su con­cier­to le­van­ta­ran sus za­pa­ti­llas mien­tras so­na­ba My Adi­das, una can­ción de­di­ca­da a las Superstar. He­chas de cue­ro con pun­ta de con­cha, en cu­yo cos­ta­do se en­cuen­tran las tres fran­jas ca­rac­te­rís­ti­cas de la fir­ma, es­tas za­pa­ti­llas son usa­das en las ca­lles de to­do el mun­do por hom­bres, mu­je­res y ni­ños. In­clu­so, se le han he­cho di­ver­sas in­ter­ven­cio­nes en co­la­bo­ra­ción con dis­tin­tos ar­tis­tas, des­ta­can­do las de Pha­rrell Wi­lliams y la de Rita Ora, quie­nes les agre­ga­ron di­se­ños y co­lo­res en edi­cio­nes li­mi­ta­das. La úl­ti­ma se lan­zó en ju­nio de es­te año pa­ra con­ver­tir­se en el lien­zo del or­gu­llo LGBT. Se sal­pi­ca­ron con un es­tam­pa­do de pun­tos mul­ti­co­lor ins­pi­ra­do en la ban­de­ra del ar­coí­ris y al re­sul­ta­do se le de­no­mi­nó Spers­tar Pri­de Pack.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.