Bue­nos Ai­res al día

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Por: Gon­za­lo Ar­gan­do­ña Mc.

La ca­pi­tal ar­gen­ti­na ja­más de­frau­da al vi­si­tan­te. Por su co­ci­na, sus es­pec­tácu­los, su música o sus li­bre­rías, siem­pre tien­ta y fas­ci­na, aun­que se la ha­ya vi­si­ta­do una, dos o mil ve­ces.

CA­PI­TAL GAS­TRO­NÓ­MI­CA 2017

Bue­nos Ai­res fue ele­gi­da co­mo Ca­pi­tal Ibe­roa­me­ri­ca­na de la Cul­tu­ra Gas­tro­nó­mi­ca 2017, una de­sig­na­ción de mar­ca otor­ga­da por la Aca­de­mia Ibe­roa­me­ri­ca­na de Gas­tro­no­mía (AIG). Es­te re­co­no­ci­mien­to bus­ca se­guir am­plian­do la ofer­ta, los po­los gas­tro­nó­mi­cos y fo­men­tar la im­ple­men­ta­ción de tec­no­lo­gía en el sec­tor. Y sin du­da su co­ci­na es uno de los atrac­ti­vos que bus­can los via­je­ros chi­le­nos al cru­zar la cor­di­lle­ra. La por­te­ña tie­ne la esen­cia de los in­mi­gran­tes que po­bla­ron Bue­nos Ai­res en el si­glo XIX y en­ri­que­cie­ron el me­nú criollo con re­ce­tas de Es­pa­ña, Ita­lia y Ale­ma­nia.

No se pue­de pa­sar por Bue­nos Ai­res sin pro­bar el ícono de su gas­tro­no­mía: la car­ne. Aquí la ofer­ta es va­ria­dí­si­ma. Las zo­nas de Pa­ler­mo, Las Ca­ñi­tas y San Tel­mo son ver­da­de­ros po­los del sa­bor, y Puer­to Ma­de­ro, que es uno de los ba­rrios más jó­ve­nes de la ciu­dad, tam­bién se ha al­za­do co­mo uno de los prin­ci­pa­les. Sus an­ti­guos docks de la­dri­llo ro­ji­zo, que al­gu­na vez fue­ron de­pó­si­tos de ce­rea­les, en la ac­tua­li­dad son mo­der­nos edi­fi­cios de ofi­ci­nas que con­vi­ven en ar­mo­nía con com­ple­jos de ar­qui­tec­tu­ra in­te­li­gen­te y di­se­ño de van­guar­dia. A lo lar­go de sus cua­tro di­ques se ex­tien­de uno de los sec­to­res gas­tro­nó­mi­cos y tu­rís­ti­cos más ex­clu­si­vos y un pa­seo úni­co a la ori­lla del río de La Pla­ta.

Ade­más, los Ba­res No­ta­bles, que son los que por an­ti­güe­dad, ar­qui­tec­tu­ra o re­le­van­cia lo­cal son con­si­de­ra­dos destacados, for­man par­te ofi­cial del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de la ciu­dad. Uno de los pre­fe­ri­dos es el Ca­fé Tor­to­ni, en la Ave­ni­da de Ma­yo.

VI­SI­TAS GUIA­DAS GRA­TUI­TAS

Ca­da día, la ca­pi­tal ar­gen­ti­na ofre­ce un re­co­rri­do di­fe­ren­te pa­ra co­no­cer­la en for­ma gra­tui­ta con guías es­pe­cia­li­za­dos. Son más de 20 vi­si­tas, hay va­rios ti­pos de cir­cui­tos: vi­si­tas por ba­rrios al ai­re li­bre pa­ra des­cu­brir ca­da rin­cón de Bue­nos Ai­res, vi­si­tas de si­tio (al Pa­la­cio de Jus­ti­cia, la Usi­na del Ar­te y la Ca­sa de Go­bierno de la ciu­dad), vi­si­tas noc­tur­nas y vi­si­tas te­má­ti­cas, co­mo las del Cir­cui­to Pa­pal, en ho­me­na­je al Pa­pa Fran­cis­co I. Ade­más, pa­ra los aman­tes del de­por­te y la vi­da saludable, la ciu­dad tie­ne una am­plia va­rie­dad de pro­pues­tas.

BA Re­mo: un cir­cui­to pa­ra ob­te­ner una nueva pers­pec­ti­va de la ciu­dad, re­man­do des­de el río.

Run­ning BA: en cir­cui­tos de dos ho­ras es po­si­ble co­no­cer los atrac­ti­vos de Bue­nos Ai­res co­rrien­do.

Trek­king ur­bano: los aman­tes del ai­re li­bre pue­den ele­gir cir­cui­tos de 5, 8 o 19 km pa­ra co­no­cer Bue­nos Ai­res a pie.

Bi­ci Tour BA: una vi­si­ta en la que los cin­co sen­ti­dos entran en ac­ción y en el que se in­ter­ac­túa con la vi­da co­ti­dia­na de ca­da ba­rrio (con cos­to).

Bus tu­rís­ti­co: en tres ho­ras y con vistas pa­no­rá­mi­cas se pue­de co­no­cer to­da la ciu­dad a bor­do de es­te bus. Ade­más aho­ra se su­mó el bus tu­rís­ti­co hí­bri­do, una nueva for­ma sus­ten­ta­ble de re­co­rrer la ciu­dad (con cos­to).

Eco-Au­to: con au­tos eléc­tri­cos y sin ge­ne­rar im­pac­to en el ambiente se re­co­rren los es­pa­cios ver­des de la ciu­dad.

Pa­ra las vi­si­tas pue­de ins­cri­bir­se por e-mail en:

vi­si­tas­guia­da­s_en­tur@bue­no­sai­res.gob.ar

UN IM­PER­DI­BLE: EL ATE­NEO

El Ate­neo Grand Splen­did fue ele­gi­da por el dia­rio in­glés The Guar­dian co­mo la se­gun­da li­bre­ría más im­por­tan­te del mun­do. Por aquí, en Ave­ni­da San­ta Fe, pleno ba­rrio Re­co­le­ta, tran­si­tan cien­tos de cu­rio­sos y ávi­dos lec­to­res que no de­jan de ma­ra­vi­llar­se con su ar­qui­tec­tu­ra y de­co­ra­ción, que da­ta de 1919, cuan­do el tea­tro Grand Splen­did al­ber­gó gran­des es­pec­tácu­los de ba­llet, ópe­ra y, más tar­de, las pri­me­ras pe­lí­cu­las so­no­ras. Con­ser­va in­tac­tos su an­ti­guo es­plen­dor y elegancia, con la cú­pu­la de­co­ra­da con fres­cos y las ba­ran­das ori­gi­na­les. En el an­ti­guo es­ce­na­rio –con el te­lón de ter­cio­pe­lo en­tre­abier­to– fun­cio­na un bar que in­vi­ta a sen­tar­se li­bro en mano. En el sub­sue­lo fun­cio­na un sec­tor de­di­ca­do a los li­bros in­fan­ti­les, y el pi­so su­pe­rior es­tá de­di­ca­do a mues­tras y ex­po­si­cio­nes. Ho­ra­rios: lu­nes a jue­ves, de 9 a 22 h; vier­nes y sá­ba­do, de 9 a 00 h, y do­min­go, de 12 a 22 h.

TANGOS Y MI­LON­GAS

Bue­nos Ai­res es la ciu­dad del tan­go. Y la mi­lon­ga es su ex­pre­sión más po­pu­lar. Aquí hay de­ce­nas de clu­bes de ba­rrio o sa­lo­nes his­tó­ri­cos a los que acu­den lo­ca­les, pe­ro tam­bién mu­chos tu­ris­tas, afi­cio­na­dos o sim­ples cu­rio­sos. Tras­pa­sar sus puer­tas es en­trar a un mun­do to­tal­men­te dis­tin­to. Una mi­lon­ga no es una tan­gue­ría. En es­ta úl­ti­ma se es­cu­cha y dis­fru­ta de un show, en la mi­lon­ga to­dos son igua­les y to­dos bai­lan. La me­jor in­for­ma­ción de es­pec­tácu­los, even­tos y fes­ti­va­les es­tá en www.tan­go­da­ta.gov.ar

En Pa­ler­mo es­tá ubi­ca­do el Sa­lón Can­ning, con su co­di­cia­do pi­so de ma­de­ra, tan va­lo­ra­do por el buen bai­la­rín. La pis­ta es­tá ro­dea­da de me­sas con man­te­les, la ba­rra es a la an­ti­gua y la con­cu­rren­cia es va­ria­da, jó­ve­nes, adul­tos, ar­gen­ti­nos y ex­tran­je­ros. Abre de lu­nes a do­min­go, ofre­ce co­mi­das y be­bi­das (Av. Sca­la­bri­ni Or­tiz 1331). En Bel­grano, la glo­rie­ta de la pla­za de Ba­rran­cas, en 11 de Sep­tiem­bre, en­tre Su­cre y Eche­ve­rría, los sá­ba­dos y domingos de 20 a 23 h se trans­for­ma en un si­tio úni­co, una mi­lon­ga abier­ta a to­do el mun­do y gra­tui­ta. An­tes del bai­le se dic­tan cla­ses. En pleno San Tel­mo es­tá el cen­tro cul­tu­ral Tor­cua­to Tas­so, una de las mi­lon­gas más pres­ti­gio­sas de la ciu­dad y una de las po­cas don­de se bai­la con or­ques­ta en vi­vo, mien­tras se pue­de ce­nar

(De­fen­sa 1575, www.tor­qua­to­tas­so.com.ar).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.