La nue­va ofer­ta de des­ti­nos

Pen­san­do en el ve­rano que se acer­ca po­co a po­co, una re­cien­te fe­ria de via­jes pre­sen­tó gran­des no­ve­da­des den­tro de Chi­le y tam­bién pa­ra el ex­tran­je­ro.

La Hora Mujeres - - PANORAMAS -

Las fe­rias y ex­po­si­cio­nes de tu­ris­mo en Chi­le sue­len ser si­mi­la­res. Pero la pa­sa­da Vy­va 2017, que tu­vo su sex­ta ver­sión la pri­me­ra se­ma­na de sep­tiem­bre y se desa­rro­lló en la Es­ta­ción Ma­po­cho, mos­tró un atrac­ti­vo gi­ro vi­sual cu­ya ofer­ta de pro­duc­tos -via­jes y va­ca­cio­nes- se vio con­tun­den­te y lla­ma­ti­va, de­bi­do a la ex­ce­len­te pro­duc­ción que hu­bo de­trás de ca­da stand. La fe­ria Vy­va se pre­sen­ta co­mo una vi­tri­na pa­ra los via­jes y va­ca­cio­nes de los chi­le­nos, una gran opor­tu­ni­dad pa­ra pla­ni­fi­car el ve­rano, con nu­me­ro­sos stands aus­pi­cia­dos por ca­da una de las re­gio­nes del país, ade­más de una in­tere­san­te mues­tra de paí­ses ve­ci­nos y otros no tan cer­ca­nos pero que atraen a los via­je­ros. Seis des­ti­nos in­ter­na­cio­na­les pre­sen­ta­ron par­te de sus atrac­ti­vos: Ar­gen­ti­na, Pe­rú, Hon­du­ras, la le­ja­na y exó­ti­ca In­do­ne­sia, Mé­xi­co y Tailandia, con­ci­tan­do gran in­te­rés. Se pre­sen­tó tam­bién la ae­ro­lí­nea es­pa­ño­la Plu­sUl­tra, que es­tá vo­lan­do en­tre San­tia­go y Ma­drid, con co­ne­xión a Bar­ce­lo­na y con pre­cios pro­mo­cio­na­les de US$ 889, im­pues­tos in­clui­dos. Otras no­ve­da­des las mos­tra­ron la agen­cia Gold Star Tra­vel con pre­tours na­vi­de­ños a Mia­mi y Nue­va York, idea­les pa­ra quie­nes desean ir a ha­cer sus com­pras a outlets; o No­vo­jet con su pro­gra­ma VAM (Via­ja, Ac­tí­va­te y Mo­tí­va­te), es­pe­cial­men­te pen­sa­do en es­te ve­rano 2018.

Las 15 re­gio­nes de Chi­le ex­hi­bie­ron una apues­ta por sa­lir de lo co­ti­diano, mos­tran­do pro­duc­tos tu­rís­ti­cos, gour­met y ar­te­sa­na­les de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, con gran­des es­pa­cios de ex­po­si­ción, co­lo­ri­das re­crea­cio­nes de sus zo­nas más atrac­ti­vas, per­so­na­jes lo­ca­les y has­ta di­ver­ti­dos cor­pó­reos. Así, la Re­gión de Ari­ca y Pa­ri­na­co­ta mos­tró su Car­na­val del Sol y su cul­tu­ra chin­cho­rro, in­vi­tan­do a los vi­si­tan­tes a co­no­cer sus atrac­ti­vos cu­li­na­rios, co­mo el ju­go de gua­ya­ba y ma­ra­cu­yá, la co­ci­na del Al­ti­plano e in­clu­so las in­fluen­cias de la gas­tro­no­mía afro. Uno de los atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos no­ve­do­sos fue la pre­sen­ta­ción del tren Ari­ca-Po­con­chi­le.

La Re­gión de Ta­ra­pa­cá des­ta­có por su mar­ca­da raíz con la cul­tu­ra in­dí­ge­na, mos­tran­do to­da la ofer­ta de ar­te­sa­nía aimara que pue­den en­con­trar los tu­ris­tas, nu­me­ro­sas ex­cur­sio­nes ha­cia el Al­ti­plano, ade­más de sa­bo­res ab­so­lu­ta­men­te lo­ca­les co­mo el ju­go y sour de li­món de Pi­ca, los dul­ces de Matilla y los tra­di­cio­na­les y dul­ces chum­be­ques iqui­que­ños.

An­to­fa­gas­ta, re­gión mi­ne­ra pero tam­bién de gran vo­ca­ción tu­rís­ti­ca, lle­vó la Mano del De­sier­to a la Es­ta­ción Ma­po­cho, pero in­vi­tó a la gen­te a vi­si­tar los géi­se­res del Ta­tio, San Pe­dro de Ata­ca­ma y, so­bre to­do, su pri­vi­le­gia­do y po­co co­no­ci­do bor­de cos­te­ro.

Ata­ca­ma, más que con la vis­ta en el ve­rano, pen­só en el pre­sen­te y lle­vó par­te del de­sier­to flo­ri­do a la ca­pi­tal, ya que gra­cias a la tec­no­lo­gía hi­zo que los vi­si­tan­tes se sin­tie­ran co­mo si es­tu­vie­ran en me­dio de los cam­pos de flo­res. Tam­bién pre­sen­tó sus es­tu­pen­das pla­yas y va­lles del in­te­rior. Co­quim­bo se la ju­gó por el as­tro­tu­ris­mo, en lo que cla­ra­men­te li­de­ra co­mo des­tino, con nu­me­ro­sos ob­ser­va­to­rios de pri­mer ni­vel que es­tán abier­tos al tu­ris­mo ma­si­vo en los va­lles de El­qui y Li­ma­rí. Ob­ser­va­to­rios co­mo Cruz del Sur, ubi­ca­do en Com­bar­ba­lá, y Ma­ma­llu­ca, en Vi­cu­ña, ofre­cen la ex­pe­rien­cia de ver el sol y las es­tre­llas. El le­jano y a ve­ces des­co­no­ci­do ar­chi­pié­la­go de Juan Fernández fue una de las prin­ci­pa­les apues­tas de la Re­gión de Val­pa­raí­so, con su aco­ta­da pero atrac­ti­va ofer­ta de alo­ja­mien­to y man­ja­res lo­ca­les pa­ra el pa­la­dar, co­mo la lan­gos­ta y pes­ca­dos fres­cos. En el con­ti­nen­te los va­lles de

Ca­sa­blan­ca y Acon­ca­gua pre­ten­den atraer es­te ve­rano a los vi­si­tan­tes que se sien­ten atraí­dos por el enotu­ris­mo.

Tam­bién con vi­nos, pero afir­man­do que tie­ne par­te de los me­jo­res del mun­do, la Re­gión de O’Hig­gins po­ten­cia su ofer­ta eno­ló­gi­ca con vi­si­tas a bo­de­gas. Tam­bién to­da la po­ten­te ofer­ta de surf y de­por­tes acuá­ti­cos de Pi­chi­le­mu. La ar­te­sa­nía lo­cal es otro im­por­tan­te in­cen­ti­vo pa­ra atraer a los vi­si­tan­tes.

El Mau­le di­vi­dió su ofer­ta en cua­tro re­co­rri­dos te­má­ti­cos: Cos­ta Mau­le, con sus co­lo­ri­das ca­le­tas de pes­ca­do­res y ex­qui­si­ta gas­tro­no­mía; el va­lle del Río Mau­le, con to­da la ma­gia que ofre­ce el sec­tor de El En­la­dri­lla­do y su au­ra mís­ti­ca y eso­té­ri­ca; el Mau­le Termal, que in­vi­ta al re­la­jo y la des­co­ne­xión, y los va­lles de Cu­ri­có, que tie­nen al vino co­mo pro­ta­go­nis­ta.

La Re­gión del Bio­bío ti­tu­ló su es­pa­cio co­mo ‘Ábre­te al Sur’ y mos­tró una va­ria­da ofer­ta, des­de el Chi­flón del Dia­blo, que era pre­sen­ta­do por un mi­ne­ro del car­bón de cas­co y pi­co­ta con to­dos los atrac­ti­vos que pue­den co­no­cer los vi­si­tan­tes; el her­mo­so la­go La­nal­hue; An­tu­co y la nie­ve, y el va­lle del Ita­ta y sus vi­nos.

La Arau­ca­nía re­creó el in­te­rior de una ru­ca, con una mujer ma­pu­che pre­cio­sa­men­te ves­ti­da, jun­to a un te­lar tra­di­cio­nal, ex­hi­bi­ción de ar­te­sa­nías y pro­duc­tos tí­pi­cos. Diez tou­ro­pe­ra­do­res lo­ca­les ofre­cían al pú­bli­co la va­rie­dad es­cé­ni­ca de la re­gión con pro­gra­mas es­ta­ble­ci­dos, co­mo el la­go Bu­di, el des­cen­so en­tre cas­ca­das, ex­cur­sio­nes por par­que na­cio­na­les y ter­mas, en­tre otros.

La Re­gión de Los Ríos ins­ta­ló un gran mu­ro ve­ge­tal que trans­por­ta­ba a los vi­si­tan­tes a la tex­tu­ra y co­lo­res del sur y sus bos­ques, ade­más de pan­ta­llas en las que se ex­hi­bie­ron di­ver­sos vi­deos, en 360 gra­dos, con so­ni­do de la sel­va in­clui­do. Los pro­duc­tos pre­sen­tes: Des­tino 7 La­gos, La­go Ran­co, Hui­lo-Hui­lo y una atrac­ti­va fo­lle­te­ría en la que se in­cluía un ma­nual ‘pa­ra días de llu­via’ y el nuevo tren tu­rís­ti­co El Val­di­viano, que se­rá sin du­da to­do un hit es­te ve­rano.

Su ve­ci­na Re­gión de Los La­gos re­creó una po­pu­lar co­ci­ne­ría. Am­bien­ta­da co­mo pi­ca­da con pi­so de vi­ru­tas, me­so­nes y man­te­les de hu­le, los pro­mo­to­res ofre­cie­ron los atrac­ti­vos de Chi­loé, el la­go Llan­quihue, Puer­to Montt y Puer­to Va­ras y Pu­yehue, en­tre otros des­ti­nos, siempre con el acen­to pues­to en la sa­bro­sa gas­tro­no­mía de la re­gión y sus va­ria­das in­fluen­cias.

Ay­sén in­vi­tó a re­co­rrer la Ca­rre­te­ra Aus­tral y uno po­día sen­tir­se en ella en una es­pe­cie de mirador, te­nía ejem­plos reales de ár­bo­les na­ti­vos y una ré­pli­ca de ce­rro Cas­ti­llo. El tu­ris­mo aven­tu­ra, re­co­rrer sus ríos y la­gos, vi­vir sus tra­di­cio­nes y pro­bar su gas­tro­no­mía pa­ta­gó­ni­ca es la in­vi­ta­ción que ha­ce es­ta re­gión.

Ma­ga­lla­nes apos­tó por su im­pac­tan­te na­tu­ra­le­za, los hie­los mi­le­na­rios, el Ca­bo de Hor­nos o re­co­rrer la pam­pa. Y por su co­ci­na, que con­quis­ta con cor­de­ro al pa­lo, la cen­to­lla y el ri­co ca­la­fa­te. La mues­tra se vio con­tun­den­te, pero, ade­más, vi­sual­men­te atrac­ti­va. ¡A dis­fru­tar el ve­rano!

Fotos: Ar­chi­vo Co­pe­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.