Bie­nes­tar

10 be­ne­fi­cios de las ma­nua­li­da­des

La Hora Mujeres - - CONTENIDO -

1.

El ejer­ci­cio de de­di­car­se por va­rios mi­nu­tos a una so­la ac­ción, que va ge­ne­ran­do re­sul­ta­dos in­me­dia­tos, me­jo­ra la con­cen­tra­ción y, de pa­so, la au­to­es­ti­ma y con­fian­za al ver lo que pue­de ir lo­gran­do.

2.

Esa mis­ma ac­ción, que re­tie­ne to­da su aten­ción, tam­bién pue­de ayu­dar a ol­vi­dar­se de las preo­cu­pa­cio­nes y re­la­jar­se, y, por en­de, dis­mi­nuir el es­trés y me­jo­rar el es­ta­do de áni­mo.

3.

No es ca­sua­li­dad que las ma­nua­li­da­des se usen en te­ra­pia ocu­pa­cio­nal. Es­to se de­be a que ge­ne­ran muy bue­nos re­sul­ta­dos en ni­ños, per­so­nas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad, adul­tos ma­yo­res e in­clu­so quie­nes pa­de­cen de en­fer­me­da­des, co­mo alz­héi­mer.

4.

En el plano so­cial, y si op­ta por apren­der al­gu­na téc­ni­ca nue­va to­man­do un ta­ller, las ma­nua­li­da­des son per­fec­tas pa­ra dar sen­ti­do de per­te­nen­cia y re­la­cio­nar­se con otras per­so­nas, ayu­dan­do tam­bién a la so­cia­bi­li­dad.

5.

Pa­re­cie­ra una ob­vie­dad, pe­ro siem­pre es bueno re­cor­dar que de­di­car tiem­po a al­gu­na ac­ti­vi­dad ma­nual re­la­cio­na­da con el ar­te po­ten­cia la crea­ti­vi­dad y la ima­gi­na­ción. Es que el he­cho de crear al­go exi­ge ac­ti­var esas áreas del ce­re­bro cons­tan­te­men­te.

6.

Tam­bién se las re­la­cio­na con la pa­cien­cia y la per­se­ve­ran­cia, por­que, cla­ro es­tá, es un ar­te que re­quie­re prác­ti­ca y aten­ción. Na­die na­ce sa­bien­do, por lo que in­vi­tan pre­ci­sa­men­te a apli­car esas dos vir­tu­des pa­ra que, con el tiem­po y lue­go de va­rios in­ten­tos, se lo­gren in­creí­bles re­sul­ta­dos.

7.

Al crear al­go con sus pro­pias ma­nos se van me­jo­ran­do la psi­co­mo­tri­ci­dad y la pre­ci­sión, por la coor­di­na­ción que es­tas ac­ti­vi­da­des re­quie­ren, tan­to de sus ex­tre­mi­da­des co­mo de sus sen­ti­dos. Del mis­mo mo­do, evi­tan el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo le­ve y ejer­ci­tan la me­mo­ria.

8.

Son in­creí­ble­men­te bue­nas pa­ra las per­so­nas de la ter­ce­ra edad y que ya han ju­bi­la­do. Qué me­jor ma­ne­ra de em­plear ese tiem­po li­bre y se­guir crean­do que de­di­car­se a te­jer, ta­llar, es­cul­pir, pin­tar o bor­dar.

9.

Ade­más se las re­la­cio­na con la ca­pa­ci­dad de re­fle­xión y có­mo en­fren­tar las ad­ver­si­da­des. Ese mis­mo es­fuer­zo que po­ne en ter­mi­nar de me­jor ma­ne­ra la pie­za que es­té ela­bo­ran­do, con­si­de­ran­do los erro­res que se co­me­ten, di­fi­cul­ta­des que van apa­re­cien­do en el ca­mino y có­mo las va sor­tean­do y apren­dien­do, even­tual­men­te tam­bién se tras­pa­sa­rán a otros ám­bi­tos de su vi­da, co­mo el la­bo­ral, por ejem­plo.

10.

Co­mo bien di­ce Ale­jan­dra Fe­rrer, crea­do­ra de la ex­po Ma­te­ria­pri­ma, que se rea­li­za­rá en­tre el 12 y el 15 de oc­tu­bre en Ca­sa­pie­dra, “las ma­nua­li­da­des se han con­ver­ti­do en alia­das fun­da­men­ta­les pa­ra desa­rro­llar la mo­tri­ci­dad, la con­cen­tra­ción y la ca­pa­ci­dad de se­guir una ins­truc­ción, e in­clu­so pa­ra ayu­dar­nos a per­der­le el mie­do al fra­ca­so. Cons­ti­tu­yen una te­ra­pia que nos en­tre­ga be­ne­fi­cios tan­to fí­si­cos co­mo sicológicos. De he­cho, mu­chos mé­di­cos las re­co­mien­dan, pues re­co­no­cen en el ar­te un especial po­der de sa­na­ción”.

30

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.