Bue­na Vi­da

His­to­ria del bron­cea­do

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Ilus­tra­ción: Con­sue­lo As­tor­ga T.

Du­ran­te sus va­ca­cio­nes de 1923 la fa­mo­sa mo­dis­ta fran­ce­sa Co­co Cha­nel se em­bar­có en el ya­te West­mins­ter pa­ra re­co­rrer el Me­di­te­rrá­neo. A su re­gre­so la es­pe­ra­ron al­gu­nos fo­tó­gra­fos que la in­mor­ta­li­za­ron en el puer­to con un lla­ma­ti­vo bron­cea­do. La foto, que se pu­bli­có en va­rios me­dios, im­pu­so la mo­da del ‘tono fas­ci­nan­te’ y de pa­so echó por tie­rra la ten- den­cia de la eté­rea ca­ra pá­li­da. Has­ta esas fe­chas las mu­je­res pre­fe­rían la piel blan­quí­si­ma, no so­lo por im­pe­ra­ti­vo de la mo­da, sino tam­bién co­mo signo de es­ta­tus so­cial. Un cu­tis bron­cea­do era sím­bo­lo de tra­ba­jo ar­duo a pleno sol, de fae­nas du­ras en el cam­po y tam­bién de po­bre­za. Por el con­tra­rio, el pá­li­do sig­ni­fi­ca­ba una vi­da con más re­cur­sos y me­nos es­fuer­zo fí­si­co. To­do ello que­dó atrás a cau­sa de Co­co, esa agra­cia­da crea­do­ra a la cual las mu­je­res tam­bién le de­ben el ha­ber­las li­be­ra­do del cor­sé, el ins­tru­men­to de tor­tu­ra con que es­tre­cha­ban sus cin­tu­ras.

La mo­da del bron­cea­do se im­pu­so con fuer­za, a tal pun­to que la in­dus­tria cos­mé­ti­ca acu­só re­ci­bo. La mar­ca Jean Pa­tou lan­zó en 1927 el pri­mer acei­te bron­cea­dor del mer­ca­do, que fue éxi­to co­mer­cial de in­me­dia­to. Así, po­co a po­co, la piel do­ra­da por el sol de­jó de sig­ni­fi­car tra­ba­jo en con­di­cio­nes pre­ca­rias y co­men­zó a ser sím­bo­lo de va­ca­cio­nes, vi­da al ai­re li­bre y de­por­te. Los mé­di­cos, ade­más, acon­se­ja­ban a sus pa­cien­tes que se die­ran los lla­ma­dos ‘ba­ños de sol’ pa­ra cu­rar ma­les co­mo los tras­tor­nos del áni­mo y la de­pre­sión. En los años 50 las fir­mas de bron­cea­do-

res se fue­ron con­so­li­dan­do y con ello ins­ta­la­ron en los bal­nea­rios nor­te­ame­ri­ca­nos gran­des anun­cios don­de acon­se­ja­ban ‘Don’t be a pa­le­fa­ce’ (‘No seas un ca­ra pá­li­da’). En los años 60 el ideal era ser atlé­ti­co, de­por­tis­ta y, por su­pues­to, bron­cea­do. Era la épo­ca en que la ban­da The Beach Boys gra­bó Sun­fin in U.S.A, can­ción que in­vi­ta­ba a ves­tir san­da­lias y to­mar las ta­blas pa­ra sur­fear en las cos­tas nor­te­ame­ri­ca­nas, y California Girl, que ase­gu­ra­ba que las chi­cas de ese es­ta­do eran las más her­mo­sas por su bi­ki­nis y piel do­ra­da.

En la dé­ca­da de los 70 no cam­bia­ron mu­cho las co­sas, ya que to­da­vía no es­ta­ba ma­si­fi­ca­da la con­cien­cia del da­ño que pro­du­cía el sol en la sa­lud de la piel. En esos años el le­ma era la li­ber­tad y los hip­pies se­guían esa pre­mi­sa a ca­ba­li­dad. Sol y ai­re li­bre eran el es­ce­na­rio ideal pa­ra los jó­ve­nes que en esos tiem­pos es­cu­cha­ban a la can­tan­te ar­gen­ti­na Tor­men­ta en­to­nan­do ‘Pa­dre Sol’ y al gru­po es­pa­ñol Fór­mu­la V, que mo­no­po­li­za­ba las ra­dios con su éxi­to ‘Eva Ma­ría’, te­ma que contaba la his­to­ria de una jo­ven que “se fue bus­can­do el sol en la pla­ya”. En esos años sa­lió al mer­ca­do la po­lé­mi­ca mu­ñe­ca Bar­bie Ma­li­bú, que ade­más de su piel mo­re­na, pe­lo ru­bio dorado y ki­lo­mé­tri­cas pier­nas, ve­nía con an­te­ojos de sol y una bo­te­lli­ta de bron­cea­dor. El bron­cea­do no so­lo si­guió de mo­da en los años si­guien­tes, sino que fue re­for­za­do por íco­nos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. Uno de ellos fue Bo De­rek, quien con sus tren­ci­tas en el pe­lo co­rría con su tra­je de ba­ño dorado en la pla­ya en la cin­ta 10, la Mu­jer Per­fec­ta. Pa­ra­le­la­men­te, la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Der­ma­to­lo­gía im­par­tió el pri­mer pro­gra­ma edu­ca­ti­vo so­bre el ries­go de los ra­yos UVA y UVB. Las ca­mas so­la­res en los 90 per­mi­tie­ron bron­cear­se fue­ra de la tem­po­ra­da de pla­yas, pe­ro al po­co tiem­po en­tra­ron en des­gra­cia por­que fue­ron des­acon­se­ja­das por los es­pe­cia­lis­tas de­bi­do a que pro­du­cen tan­to da­ño co­mo el sol. Lo hi­cie­ron jus­ta­men­te cuan­do ya se re­gis­tra­ban ca­sos de ta­no­re­xia, un con­cep­to que de­fi­nía la ob­se­sión por bron­cear­se. Po­co a po­co las per­so­nas co­men­za­ron a to­mar con­cien­cia de que los ra­yos ul­tra­vio­le­ta son los res­pon­sa­bles del au­men­to del cáncer a la piel, del en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo pre­ma­tu­ro y de otras afec­cio­nes. El bron­cea­do ex­tre­mo se fue en re­ti­ra­da y de­jó pa­so a uno res­pon­sa­ble. La ten­den­cia ac­tual es el ‘be­so de sol’, que sig­ni­fi­ca un dorado le­ve que de­no­te vi­da sa­lu­da­ble y sol to­ma­do con pro­duc­tos pro­tec­to­res. Pa­ra los que desean un tono fas­ci­nan­te sin sol hay pro­duc­tos co­mo pol­vos bron­cea­do­res, au­to­bron­cean­tes y has­ta nu­tri­cos­mé­ti­cos que lo otor­gan sin ne­ce­si­dad de apa­re­cer­se por la pla­ya o la pis­ci­na. La idea aho­ra es apro­ve­char los be­ne­fi­cios de la luz so­lar co­mo su efec­to en al­te­ra­cio­nes del áni­mo y su ac­ción en la sín­te­sis de vi­ta­mi­na D, cru­cial pa­ra la ab­sor­ción del cal­cio, pe­ro evi­tar su la­do ne­ga­ti­vo. Pa­ra ello, las me­di­das son sim­ples: evi­tar el sol en ho­ras pe­li­gro­sas (de 12 a 16 h); ele­gir un fac­tor de sol ade­cua­do al ti­po de piel y reapli­car­lo ca­da tres ho­ras; hi­dra­tar­se bien, y usar an­te­ojos de sol y som­bre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.