AMA­YA “Quie­ro FORCH dis­fru­tar MI RE­LA­CIÓN”

Re­gre­só a la te­le­vi­sión y al tea­tro, can­ta en con­cier­tos y es ma­dre ca­ri­ño­sa y con­sen­ti­do­ra. Ama­ya es­tá con una ener­gía tan sa­na­do­ra que el amor tam­bién lle­gó a su puer­ta. Acá, par­te de esa his­to­ria que se su­ma al buen mo­men­to personal que vi­ve la ac­triz.

La Hora Mujeres - - ENTREVISTA - Por: Li­set­te Ávi­la Ol­guín Fo­tos: Ni­co­lás Aba­lo Pro­duc­ción: Belén Mu­ñoz Ma­qui­lla­je y pe­lo: Ale­jan­dra Ve­ra Agra­de­ci­mien­tos a Klapp De­sign

Na­ció sie­te­me­si­na y era tan pe­que­ña que ca­bía en la pal­ma de la mano de su pa­dre. En esos pri­me­ros días de vi­da se aso­ma­ban de su ca­be­za unos po­cos pe­los negros y un me­chón blan­co que la ha­cía úni­ca. Ama­ya Forch se trans­for­mó ese 5 de marzo de 1972 en la ter­ce­ra ni­ña de la ca­sa y en la pri­me­ra en re­vo­lu­cio­nar el ho­gar con su ca­rác­ter ju­gue­tón. “Mi abue­la paterna de­cía que no po­día en­ten­der que mi pa­pá me to­ma­ra en su mano y me en­con­tra­ra tan lin­da si pa­re­cía un ra­tón. En­ton­ces fue a ha­blar con el doc­tor y le pre­gun­tó si es­ta­ba se­gu­ro de que yo era su nie­ta, por­que era muy fea”, re­cuer­da en­tre ri­sas la ac­triz, quien hoy -a sus 45 años- agra­de­ce ha­ber na­ci­do en una fa­mi­lia con mís­ti­ca, ho­nes­ta y apa­sio­na­da. Ama­ya es­tá ra­dian­te, in­clu­so mu­cho más que

an­tes… Sus hi­jos, el amor y el tra­ba­jo le sien­tan tan bien que tie­ne ener­gía pa­ra es­tar en te­le­vi­sión, tea­tro y se­guir dic­tan­do sus cla­ses de can­to. Ha­ce po­cas se­ma­nas estrenó su nue­vo rol -des­pués de 12 años- en la te­le­se­rie We­na Pro­fe (TVN), en la que in­ter­pre­ta a Ji­me­na Gon­zá­lez, una doc­to­ra que de­be­rá en­fren­tar una du­ra re­la­ción con su hi­ja, la alum­na más re­bel­de del co­le­gio. “Es la tí­pi­ca re­la­ción don­de la ma­má cree que lo ha­ce fan­tás­ti­co y le da to­do lo que ne­ce­si­ta a su hi­ja, me­nos el tiem­po y la pre­sen­cia”, cuen­ta, y agre­ga que “me pa­sa que me veo en pan­ta­lla in­ter­pre­tan­do el rol de ma­dre y me sien­to mil ve­ces más jo­ven… y re­cuer­do cuan­do yo ha­cía de hi­ja”, di­ce en­tre ri­sas. ¿Qué ener­gías te dio ha­ber cum­pli­do 40? Me ba­jó un boom de ener­gía y de apro­ve­char la

vi­da al má­xi­mo… Me co­men­cé a sen­tir me­jor que an­tes… Es co­mo un em­pu­je que te da la edad y te sien­tes ma­du­ra, tran­qui­la y sin tan­tas in­ten­si­da­des y an­sie­da­des. Una ha apren­di­do co­sas de la vi­da y cu­rio­sa­men­te te vuel­ves a sen­tir de 15 por­que tie­nes la tran­qui­li­dad de po­der dis­fru­tar. A ve­ces me dan ga­nas de vol­ver a mis 20 y de­cir­me: ¡Re­lá­ja­te, no le pon­gas tan­to co­lor! Es­tu­vis­te un gran tiem­po de­di­ca­da a la crian­za de tus hi­jos y a la mú­si­ca. ¿Có­mo ha si­do vol­ver a la ru­ti­na te­le­vi­si­va y al tea­tro? Ade­más soy pas­te­le­ra y me gus­ta te­jer (ríe). De un día pa­ra otro tu­ve que or­de­nar mi agen­da por­que a una le gus­ta abar­car mu­chas co­sas. Pe­ro sé or­ga­ni­zar­me bien, co­mo bue­na exa­lum­na del Co­le­gio Sui­zo. La ver­dad es que sien­to pu­ra bue­na ener­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.