Sio­ma­ra Chahuán,

si­có­lo­ga de Clí­ni­ca Ta­ban­cu­ra, nos cuen­ta que:

La Hora Mujeres - - BIENESTAR -

“Es­te ti­po de prác­ti­cas ayu­da a cal­mar­se y con­tro­lar­se, me­dian­te la na­tu­ra­le­za rít­mi­ca y re­pe­ti­ti­va que las ca­rac­te­ri­za. El efec­to de la re­la­ja­ción, el ali­vio del es­trés y la con­tem­pla­ción ha­cen a las per­so­nas sen­tir­se más fe­li­ces y, por lo mis­mo, tie­nen be­ne­fi­cios sicológicos y so­cia­les que pue­den con­tri­buir al bie­nes­tar y la ca­li­dad de vi­da. Por otro la­do, las ma­nua­li­da­des ayu­dan a desa­rro­llar la crea­ti­vi­dad, la me­mo­ria, con­cen­tra­ción, mo­tri­ci­dad fi­na y grue­sa, e in­di­rec­ta­men­te me­jo­ran la to­le­ran­cia a la frus­tra­ción. Tam­bién for­ta­le­cen el fun­cio­na­mien­to ce­re­bral, pro­mue­ven el desafío men­tal y la re­so­lu­ción de pro­ble­mas, y desa­rro­llan la coor­di­na­ción mano-ojo, per­cep­ción es­pa­cial y des­tre­za mo­to­ra fi­na. Las ma­nua­li­da­des pro­por­cio­nan un ex­ce­len­te me­dio pa­ra ale­jar­se

de los pro­ble­mas que afec­tan la sa­lud men­tal, ya que to­man tiem­po, con­cen­tra­ción y es­fuer­zos orien­ta­dos a la pre­ci­sión de la ac­ti­vi­dad. Ac­túan co­mo ‘des­pe­je’ men­tal. El prac­ti­car­las, por lo me­nos una vez a la se­ma­na, ayu­da a dis­mi­nuir el es­trés, ya que es una bue­na for­ma de ol­vi­dar­se de las preo­cu­pa­cio­nes. Por ejem­plo, el pin­tar man­da­las, que ayu­da a la ex­pre­sión emo­cio­nal, es un ac­to de to­tal vo­lun­tad y con­trol de la pa­cien­cia y ade­más re­la­ja. En lo que res­pec­ta a la sa­lud men­tal, las per­so­nas que par­ti­ci­pan en pro­gra­mas o cur­sos de ma­nua­li­da­des lo­gran re­ver­tir sus cua­dros del áni­mo. In­clu­so re­fuer­zan la au­to­es­ti­ma, ya que se sien­ten bien al rea­li­zar un tra­ba­jo ma­nual y se de­mues­tran a sí mis­mas que son ca­pa­ces de ha­cer es­fuer­zos y de con­se­guir un ob­je­ti­vo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.