Im­per­di­bles de Val­di­via

De­por­tes náu­ti­cos, cer­ve­ce­rías ar­te­sa­na­les, fas­ci­nan­te flo­ra y fau­na y una amplia red flu­vial son al­gu­nos de los en­can­tos de es­ta pe­que­ña ciu­dad de la Re­gión de los Ríos. A pe­sar de que la lis­ta de ac­ti­vi­da­des es lar­ga, no pue­de pa­sar por al­to los cua­tro

La Hora Mujeres - - CONTENIDO -

El Mer­ca­do Flu­vial, la fá­bri­ca de cer­ve­za Kunst­mann, la cos­ta­ne­ra jun­to al río Ca­lle Ca­lle, el par­que Pro­che­lle, el Mer­ca­do Mu­ni­ci­pal –con sus ar­te­sa­nías en la­na y ma­de­ra–, el Par­que Sa­val y el Jar­dín Bo­tá­ni­co en la Uni­ver­si­dad Aus­tral de Chi­le for­man par­te de los pun­tos obli­ga­dos a los que de­be ir cuan­do vi­si­ta Val­di­via. Sin em­bar­go, aquí le mos­tra­mos cua­tro pa­no­ra­mas más que de­be agre­gar al lis­ta­do, los que des­ta­can por sus ver­des pai­sa­jes y gas­tro­no­mía.

Par­que On­col

Es el al­ber­gue de ma­yor di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca de los bos­ques tem­pla­dos sud­ame­ri­ca­nos, con 2.841 hec­tá­reas ubi­ca­das en la cor­di­lle­ra de la cos­ta, en­tre el Océano Pa­cí­fi­co y el San­tua­rio de la Na­tu­ra­le­za Car­los An­wand­ter. Se si­túa a 28 km de Val­di­via y es uno de los me­jo­res ex­po­nen­tes del pa­tri­mo­nio na­tu­ral de la Re­gión de Los Ríos, re­pre­sen­tan­do un ver­da­de­ro refugio pa­ra es­pe­cies en­dé­mi­cas de flo­ra y fau­na, al­gu­nas de ellas en pe­li­gro de ex­tin­ción. En­tre sus bos­ques se pue­den ob­ser­var más de 28 es­pe­cies de he­le­chos, 9 es­pe­cies de an­fi­bios y una gran di­ver­si­dad de aves, co­mo el pi­ca­flor, car­pin­te­ro gran­de, chu­cao, hued hued y ra­ya­di­to, y ma­mí­fe­ros co­mo el mo­ni­to del mon­te, el pu­ma, la gui­ña, el pu­dú y el zorro. Cuen­ta con un cam­ping, cinco sen­de­ros, ca­nopy, ca­fe­te­ría, un área de res­tau­ra­ción eco­ló­gi­ca y cinco mi­ra­do­res con pri­vi­le­gia­das vis­tas ha­cia Val­di­via, el va­lle de Ma­ri­qui­na, Pi­choy y Má­fil.

Pu­nu­ca­pa

Ubi­ca­do en la ri­be­ra oc­ci­den­tal del río Cru­ces, su nom­bre quie­re de­cir ‘tie­rra fér­til pa­ra el cul­ti­vo de le­gum­bres’. Es un pue­blo muy tran­qui­lo y con po­cos ha­bi­tan­tes, al que se pue­de lle­gar vía te­rres­tre o na­ve­gan­do por el río Cru­ces. Es­ta úl­ti­ma ru­ta, a la que pue­de ac­ce­der con­tra­tan­do una embarcación en el mue­lle Schus­ter -a un cos­ta­do del puen­te Pe­dro de Val­di­via-, tam­bién com­pren­de par­te del San­tua­rio de la Na­tu­ra­le­za Car­los And­wan­ter, un área sil­ves­tre pro­te­gi­da de 4.877 hec­tá­reas, que es há­bi­tat de más de 80 es­pe­cies sil­ves­tres, co­mo los cis­nes de cue­llo ne­gro, gar­zas, coipos y hui­lli­nes, en­tre otros. Una vez en Pu­nu­ca­pa, un im­per­di­ble es ‘El Me­són de la Si­dra’, que

ade­más de ofre­cer al­muer­zos y ser un pe­que­ño e in­tere­san­te mu­seo, tam­bién fa­bri­ca una ex­qui­si­ta y dulce si­dra de manzana, sin azú­car aña­di­da. Otro acer­ta­do pa­ra­je de es­te pue­blo per­di­do en el tiem­po es el res­tau­ran­te ‘La He­rra­du­ra’, que ofre­ce ri­cos al­muer­zos en tem­po­ra­da ba­ja, co­mo su ex­qui­si­ta ca­zue­la de ave. En ve­rano pue­de dis­fru­tar de sus sa­bro­sas em­pa­na­das de pino fri­tas, por $4.500 la do­ce­na, así co­mo de­gus­ta­ción de cer­ve­zas de la zo­na, co­mo la fa­mo­sa Cue­llo Ne­gro.

El Grow­ler

Es la mi­cro­cer­ve­ce­ría del mo­men­to. Cuen­ta con una amplia va­rie­dad de cer­ve­zas ar­te­sa­na­les, tan­to las de fabricación pro­pia co­mo las im­per­di­bles de la zo­na, in­clu­yen­do al­gu­nos ti­pos de si­dra. En su ba­rra prin­ci­pal po­drá ver las di­fe­ren­tes op­cio­nes, don­de se en­tre­ga in­for­ma­ción co­mo la mar­ca, es­ti­lo, amar­gor, gra­dua­ción al­cohó­li­ca y pre­cio. Pa­ra acom­pa­ñar, em­ble­má­ti­cos son sus bal­des de co­mi­da, con pa­pas rús­ti­cas y sal­sa de la ca­sa co­mo ba­se, y que pue­den ir des­de fish and chips y ali­tas de po­llo has­ta el bal­de de fi­le­te sal­tea­do con ce­bo­lla ca­ra­me­li­za­da, pi­mien­tos asa­dos, que­so azul y dos cro­can­tes de to­cino, pa­san­do por el ‘bal­de mar’, com­pues­to por pul­po y lan­gos­ti­nos sal­tea­dos y ca­la­ma­res apa­na­dos. Es­tá en la ca­lle Sael­zer 41, en el sec­tor de la Is­la Te­ja.

Hu­me­da­les y ríos

Una bue­na for­ma de ex­plo­rar la zo­na de Val­di­via es na­ve­gan­do en ka­yak, don­de es po­si­ble ad­mi­rar la fau­na que ro­dea los pa­jo­na­les y rea­li­zar ob­ser­va­ción de aves sin ma­yo­res esfuerzos. Pue­bli­to Ex­pe­di­cio­nes (www.pue­bli­toex­pe­di­cio­nes.cl) es una em­pre­sa cu­yas ac­ti­vi­da­des es­tán en­fo­ca­das en po­ner en va­lor la im­por­tan­cia de los hu­me­da­les de la zo­na y que pre­ci­sa­men­te ofre­ce pa­seos en ka­yak acom­pa­ña­dos de guías pro­fe­sio­na­les e ins­truc­to­res, que du­ran­te to­do el año vi­si­tan y ex­plo­ran los hu­me­da­les que ro­dean la ciu­dad. Tam­bién es­tá la op­ción de to­mar un trek­king con ellos, ba­sa­dos en la ob­ser­va­ción e iden­ti­fi­ca­ción de es­pe­cies na­ti­vas, pro­pias del Bos­que Val­di­viano.

Del quin­tral se ali­men­ta el mo­ni­to del mon­te cuan­do sa­le de su hi­ber­na­ción.

Cis­nes de cue­llo ne­gro en el San­tua­rio de la Na­tu­ra­le­za Car­los And­wan­ter.

Eri­zos del Mer­ca­do Flu­vial de Val­di­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.