Denise Rosenthal

Con un li­bro re­cién pu­bli­ca­do y un dis­co pró­xi­mo a lan­zar, la ar­tis­ta quie­re con­quis­tar el co­ra­zón de los chi­le­nos y triun­far mu­si­cal­men­te en es­te país. “Quie­ro ser pro­fe­ta en mi tie­rra”, di­ce con la con­vic­ción de que ese se­rá su des­tino.

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Por: Li­set­te Ávi­la O. Fo­tos: Ni­co­lás Aba­lo Pro­duc­ción: Be­lén Mu­ñoz Ma­qui­lla­je: Mac­ka­ren­na Cla­ro by Cla­ro Stu­dio Agra­de­ci­mien­tos a Cen­tro Vas­co

En la sa­la de las Ar­tes de la Es­ta­ción Ma­po­cho Denise Rosenthal pre­pa­ra su pró­xi­ma pre­sen­ta­ción en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de San­tia­go. Es­ta vez no can­ta­rá, sino que con­ta­rá la ex­pe­rien­cia que vi­vió al es­cri­bir su pri­mer li­bro bio­grá­fi­co, La Vi­da en Mo­vi­mien­to, tex­to en el que la ar­tis­ta na­rra al­gu­nos pa­sa­jes de su in­fan­cia, su pa­so por la te­le­vi­sión y la muer­te de una de sus me­jo­res ami­gas, en­tre otros mo­men­tos. “Ha­bla de mi his­to­ria más pro­fun­da y de al­gu­nas co­sas que qui­zás nun­ca he con­ta­do en pú­bli­co”, ex­pre­sa.

Denise lle­va hoy el pe­lo suel­to y sin las flo­res al es­ti­lo Fri­da Kah­lo. Hoy es­tá más cal­ma que nun­ca y con esa se­gu­ri­dad que a ve­ces la ha­ce dis­tan­te. Hoy Denise tie­ne 27 años y sa­be que pe­se a sa­car un li­bro y a ac­tuar en te­le­se­ries, es su ca­rre­ra mu­si­cal la que lle­va en la sangre. Su pró­xi­mo lan­za­mien­to dis­co­grá­fi­co, ‘Cam­bio de piel’, es uno de sus fe­li­ces des­ve­los y por el cual es­ta­rá full has­ta fin de año. “Tie­ne on­ce can­cio­nes y la ver­dad es que es un dis­co muy ín­ti­mo por­que da cuen­ta de cier­tos te­mas que han si­do im­por­tan­tes pa­ra mí, co­mo, por ejem­plo, el ser can­tan­te mu­jer en un país re­la­ti­va­men­te ma­chis­ta”, di­ce.

‘Cam­bio de piel’ e ‘Isi­do­ra’ son al­gu­nas de las can­cio­nes del nue­vo dis­co y en ellas hay mu­cho sen­ti­mien­to. ¿Có­mo abor­das ca­da crea­ción?

Con las can­cio­nes soy muy exi­gen­te y me gus­ta que ex­pre­sen al cien­to por cien­to lo que quie­ro de­cir, en­ton­ces me to­mo el tiem­po pa­ra sen­tir­me có­mo­da con ellas. Ca­da uno de los te­mas es un via­je a mis pro­fun­di­da­des. Ade­más, con es­te dis­co me co­nec­té con la mú­si­ca des­de otro si­tio, es­tu­dian­do mu­cho mi voz y tam­bién co­nec­tán­do­me ins­tru­men­tal­men­te.

¿Có­mo ha si­do tu evo­lu­ción co­mo ar­tis­ta?

Creo que co­mo la de cual­quier ser hu­mano, so­lo que co­mo par­tí muy jo­ven ha si­do un lar­go ca­mino de apren­di­za­je pa­ra en­con­trar al fin mi pro­pio len­gua­je, voz, in­fluen­cia y mú­si­ca… Ge­ne­rar un len­gua­je pro­pio es al­go que to­ma mu­cho tiem­po y que no es má­gi­co. Pe­ro ha si­do muy bo­ni­to por­que hay gen­te que ha va­lo­ra­do mi te­na­ci­dad y eso me mo­ti­va a se­guir es­tu­dian­do y en­tre­gan­do lo me­jor de mí.

¿Qué es­pe­ras que su­ce­da con tu nue­vo dis­co?

To­car­lo en mu­chos lu­ga­res por­que es­tu­ve cua­tro años tra­ba­jan­do en él… Es­toy muy an­sio­sa.

¿Qué su­ce­de en ti cuan­do ter­mi­nas un tra­ba­jo de tan­to tiem­po?

No pa­ro de pen­sar en mi pró­xi­mo dis­co… Es­pe­ro en enero co­men­zar en serio.

¿Tie­nes pla­nes de in­ter­na­cio­na­li­zar tu ca­rre­ra?

Sí, pe­ro mi me­ta a me­diano pla­zo es po­der ha­cer­me un ni­cho aquí y con­quis­tar el co­ra­zón de los chi­le­nos, do­blar­le la mano al des­tino y no te­ner que triun­far pri­me­ro en el ex­tran­je­ro… Quie­ro ir en con­tra de la co­rrien­te, co­mo di­ce mi úl­ti­ma can­ción. No pue­des ser pro­fe­ta en otro la­do si no lo eres pri­me­ro en tu tie­rra.

¿Có­mo des­cri­bi­rías la re­la­ción con tu pú­bli­co?

Es lin­do cuan­do se ge­ne­ra em­pa­tía con quie­nes les gus­ta tu mú­si­ca. Vi­vi­mos muy ab­sor­tos y me­ti­dos en al­go muy in­di­vi­dua­lis­ta y a ve­ces se nos ol­vi­da que el otro tam­bién vi­ve co­sas que una tam­bién pue­de ex­pe­ri­men­tar. Es her­mo­so ver la con­fian­za que se ge­ne­ra me­dian­te una can­ción.

¿Qué te pa­sa cuan­do es­ta co­ne­xión con tus fans da pa­so a ex­pe­rien­cias de aco­so co­mo la que vi­vis­te ha­ce al­gún tiem­po? La ver­dad es que fue un te­ma tan com­ple­jo que de­ci­dí de­jar­lo en tri­bu­na­les por el bien de mi fa­mi­lia y el mío. Creo que son si­tua­cio­nes muy os­cu­ras y pro­fun­das, co­mo lo son tam­bién los fe­mi­ci­dios y la nor­ma­li­za­ción de la vio­len­cia a tra­vés de las re­des so­cia­les. ¿Ha si­do lo más fuer­te que te ha pa­sa­do en tu ca­rre­ra?

Sí, por­que es­tu­vi­mos es­pe­ran­do cua­tro años pa­ra que se re­sol­vie­ra el te­ma. Es muy preo­cu­pan­te có­mo fun­cio­na el sis­te­ma pú­bli­co ju­di­cial. Me di cuen­ta de cuán le­jos es­ta­mos de en­con­trar equi­dad o jus­ti­cia so­cial. ¿Có­mo has lo­gra­do en­fren­tar los mo­men­tos di­fí­ci­les de tu ca­rre­ra?

Siem­pre he in­ten­ta­do ver las co­sas des­de lo po­si­ti­vo y tam­bién he com­pren­di­do que to­do tie­ne su tiem­po.

Una ni­ña dis­tin­ta

Si a los cua­tro años Denise mos­tra­ba un ca­rác­ter ex­tro­ver­ti­do, fuer­te y mu­si­cal­men­te aus­pi­cio­so, era ca­si im­po­si­ble que a los 15 años no triun­fa­ra en te­le­vi­sión con su per­so­na­je de ‘La Fe­ña’, en la se­rie de te­le­vi­sión Aman­go. “Can­ta­ba mu­cho, ven­día li­mo­na­das en la ca­lle, sa­ca­ba a pa­sear a mi ga­to y me dis­fra­za­ba… Era un es­pec­tácu­lo an­dan­te”, re­me­mo­ra Denise, quien re­cuer­da que fue su pri­mo mú­si­co, Ni­co­lás Rosenthal, quien la mo­ti­vó y la lle­vó al cas­ting de la pro­duc­ción te­le­vi­si­va. “Du­ran­te esos años tam­bién sa­qué mi pri­mer dis­co pa­ra un pro­yec­to anual que pe­día mi co­le­gio. Mi pri­mo me ayu­dó a pro­du­cir­lo y con­te­nía cin­co can­cio­nes”, cuen­ta. ¿Tie­nes bue­nos re­cuer­dos del co­le­gio? Es­tu­dié en un co­le­gio que era de ex­ce­len­cia y muy exi­gen­te, pe­ro yo no cum­plía con los cá­no­nes. Eran tan es­tric­tos que me des­en­ca­ja­ban y yo era la pro­ble­má­ti­ca… Era una ni­ña dis­tin­ta. ¿Có­mo for­ma el ca­rác­ter de un ni­ño ha­ber co­men­za­do en te­le­vi­sión tan tem­pra­na­men­te?

Co­no­cí a gen­te in­creí­ble y apren­dí mu­cho. Re­ci­bí mu­chas he­rra­mien­tas y me de­silu­sio­né muy rá­pi­da­men­te de có­mo fun­cio­na­ba el me­dio. Y eso me hi­zo en­fren­tar la vi­da des­de la reali­dad y no des­de la ilu­sión… Por­que cuan­do una es ni­ña es tan inocen­te que con­fía en to­do.

¿Te vol­vis­te más des­con­fia­da con el tiem­po? To­tal­men­te, y se­lec­ti­va tam­bién.

¿Qué es­pe­ras hoy de tu ca­rre­ra mu­si­cal? Me gus­ta­ría po­der tras­cen­der. Quie­ro ha­cer mú­si­ca que pue­da apor­tar o en­tre­gar al­go en el lu­gar don­de vi­vo. La mú­si­ca pa­ra mí es un len­gua­je y una ma­ne­ra de ca­na­li­zar, com­par­tir y re­la­cio­nar­me con la so­cie­dad.

¿Qué El te­le­fé­ri­co lu­gar de del San­tia­go ce­rro San te gus­ta? Cris­tó­bal. ¿Qué ha­ces cuan­do no es­tás com­po­nien­do? Leo, es­tu­dio y an­do en pa­ti­nes. ¿Cuál es la se­rie que vis­te re­cien­te­men­te? Mr. Ro­bot. ¿Por qué al pú­bli­co le gus­ta tu mú­si­ca? Por­que soy sin­ce­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.