Cre­cer con mú­si­ca

Los ex­per­tos sos­tie­nen que el ar­te mu­si­cal tie­ne nu­me­ro­sos be­ne­fi­cios, tan­to in­di­vi­dua­les co­mo so­cia­les. Por lo mis­mo, es esen­cial que sea par­te im­por­tan­te de to­das las eta­pas de desa­rro­llo de un ni­ño.

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Ilus­tra­ción: Con­sue­lo As­tor­ga T.

Alos tres me­ses y me­dio de ges­ta­ción el ni­ño ya tie­ne for­ma­do su oí­do y, por lo tan­to, pue­de es­cu­char las vo­ces de sus pa­dres y tam­bién la mú­si­ca que vie­ne del ex­te­rior. Por ello es que acon­se­jan a la ma­dre que le ha­ble, can­te y le ha­ga es­cu­char me­lo­días tran­qui­li­za­do­ras y agra­da­bles.

La mú­si­ca no so­lo es be­ne­fi­cio­sa pa­ra el desa­rro­llo en el vien­tre ma­terno, sino tam­bién en to­das las eta­pas de la crian­za. “Su prác­ti­ca es una de las ac­ti­vi­da­des que más áreas si­mul­tá­neas ac­ti­van en el ce­re­bro y por ello se la con­si­de­ra co­mo esen­cial pa­ra es­ti­mu­lar en los ni­ños y ni­ñas dis­tin­tas ha­bi­li­da­des, tan­to in­di­vi­dua­les co­mo so­cia­les”, ha­ce no­tar Da­nie­la Guz­mán, di­rec­to­ra de la Aso­cia­ción Gre­mial de Crea­do­res In­fan­ti­les, CRIN, en­ti­dad que bus­ca pro­mo­ver­la da­dos sus in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios, que van des­de una me­jor con­cen­tra­ción y ad­qui­si­ción del len­gua­je has­ta de he­rra­mien­tas so­cia­les, sen­ti­do de iden­ti­dad y per­te­nen­cia, en­tre mu­chos otros.

La tam­bién di­rec­to­ra de la agru­pa­ción mu­si­cal Vo­la­tín ha­ce no­tar que la mú­si­ca es esen­cial du­ran­te los pri­me­ros años de vi­da y tam­bién en los ni­ños más gran­des. “En la me­di­da en que van cre­cien­do, la prác­ti­ca mu­si­cal es pa­ra ellos una he­rra­mien­ta útil pa­ra tra­ba­jar te­mas de sus dis­tin­tas eta­pas de desa­rro­llo”. Por ejem­plo, las can­cio­nes de mú­si­ca po­pu­lar tie­nen le­tra, “y me­dian­te ellas los pe­que­ños pue­den es­cu­char y apren­der a ha­blar”. Lue­go, si tie­nen ac­ce­so a con­cier­tos o a es­cu­char mú­si­ca dis­tin­ta, se les desa­rro­lla la apre­cia­ción mu­si­cal y la po­si­bi­li­dad de ir afi­nan­do el oí­do.

La prác­ti­ca de mú­si­ca en con­jun­to desa­rro­lla sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ha­bi­li­da­des so­cia­les, ya que se de­be apren­der a es­cu­char al com­pa­ñe­ro y a sin­to­ni­zar­se con su rit­mo. “Al to­car to­dos jun­tos, los ni­ños co­no­cen otra for­ma de re­la­ción”, ex­pli­ca Da­nie­la Guz­mán.

La es­pe­cia­lis­ta re­cal­ca que es ne­ce­sa­rio que to­dos los ni­ños y ni­ñas ten­gan ac­ce­so a la prác­ti­ca de al­gún ti­po de ar­te, por­que ello ayu­da al desa­rro­llo emo­cio­nal, “que es una par­te que no se tra­ba­ja tan con­cre­ta­men­te en el res­to de las asig­na­tu­ras”, sos­tie­ne. La mú­si­ca, des­ta­ca, tam- bién pue­de ser una he­rra­mien­ta prác­ti­ca “pa­ra que pue­dan apren­der otras co­sas de ma­ne­ra más en­tre­te­ni­da”. Ejem­pli­fi­ca eso en el tra­ba­jo que rea­li­zan los gru­pos que for­man par­te de CRIN. “Hay agru­pa­cio­nes que mu­si­ca­li­zan obras de au­to­res chi­le­nos y otras que ayu­dan al apren­di­za­je de ma­te­má­ti­ca”, ase­gu­ra, y re­cal­ca que “esas te­má­ti­cas con­tri­bu­yen a la edu­ca­ción for­mal de los ni­ños, pe­ro la prác­ti­ca mu­si­cal des­de el con­tex­to escolar les ayu­da a los ni­ños a te­ner un desa­rro­llo más com­ple­to, más ho­lís­ti­co”. La vi­ce­pre­si­den­ta de CRIN, Lui­sa Ma­ría Sai­túa, tam­bién ha­ce no­tar que los be­ne­fi­cios de la mú­si­ca, co­mo tam­bién de otras dis­ci­pli­nas ar­tís­ti­cas, son múl­ti­ples. “Una de las prin­ci­pa­les con­tri­bu­cio­nes es que pro­du­ce emo­ción y sen­si­bi­li­dad. Los ni­ños que ha­cen mú­si­ca son más fe­li­ces”. Pa­ra ella, la pre­gun­ta que hay que ha­cer­se es “có­mo que­re­mos que sean nues­tros hi­jos”. Si de­sea­mos que sean per­so­nas in­te­li­gen­tes, sen­si­bles, ca­pa­ces de te­ner opi­nión, de mi­rar el mun­do de una for­ma com­ple­ta, “la mú­si­ca es un vehícu­lo pa­ra lle­gar a ese fin”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.