En­tre­vis­ta

Nicole Putz

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Por: Ca­ta­li­na Lo­bos P. Fotos: Ni­co­lás Aba­lo Ma­qui­lla­je: Da­niel Pe­ña, pa­ra M.A.C Cos­me­tics Pro­duc­ción: Be­lén Mu­ñoz

Co­mo una tra­di­ción fa­mi­liar, que ha pa­sa­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción en las mu­je­res de su fa­mi­lia, el cui­da­do de la piel es lo pri­me­ro en la ru­ti­na dia­ria de Nicole Putz. Es que, co­mo ella mis­ma ase­gu­ra, es una fa­ná­ti­ca de las cre­mas. Tan­to así que no es ra­ro que sus más de 125 mil se­gui­do­res en Ins­ta­gram le pre­gun­ten qué es lo que ha­ce pa­ra que su piel siem­pre se vea tan lu­mi­no­sa y ra­dian­te. La egre­sa­da de de­re­cho y re­co­no­ci­da fas­hion blog­ger, que tam­bién fue pa­ne­lis­ta en la re­cién pa­sa­da tem­po­ra­da de Mal­di­ta Mo­da (Chi­le­vi­sión), ase­gu­ra que no usa tan­to ma­qui­lla­je co­mo uno se es­pe­ra­ría de al­guien que asis­te a even­tos y tra­ba­ja en te­le­vi­sión. “Lo ocu­po pa­ra real­zar la be­lle­za na­tu­ral y no pa­ra es­con­der im­per­fec­cio­nes, por eso el fo­co es­tá en la piel. Pron­to voy a cum­plir 30 años y ya es un pun­to me­dio crí­ti­co don­de una di­ce ‘ya, es ho­ra de preo­cu­par­se’. Una de­be­ría em­pe­zar a los 18 con cre­mas hi­dra­tan­tes, so­bre to­do con el cli­ma de San­tia­go que tien­de a ha­cer arru­gas. Ade­más ten­go la piel su­per­del­ga­da, en­ton­ces se me tien­de a des­hi­dra­tar muy rá­pi­do”.

Con esos an­te­ce­den­tes en mano em­pe­zó a ex­pe­ri­men­tar y pro­bar cuan­to pro­duc­to se le pre­sen­ta­ba. Des­pués se fue ins­tru­yen­do y apren­dien­do con ma­qui­lla­do­res, y gra­cias a sus via­jes por di­fe­ren­tes fas­hion weeks y te­nien­do la opor­tu­ni­dad de en­trar a los backs­ta­ges, com­pro­bó có­mo gran par­te del look fi­nal de las mo­de­los re­quie­re una pre­pa- ra­ción pre­ci­sa de la piel. “No ten­go mie­do a pro­bar. Hay gen­te que en­cuen­tra su fór­mu­la y le in­co­mo­da sa­lir de ahí, lo que en­cuen­tro res­pe­ta­ble, pe­ro yo no lo ha­go. Soy una cu­rio­sa por na­tu­ra­le­za, me en­can­ta co­no­cer los nue­vos pro­duc­tos, tex­tu­ras y tec­no­lo­gías”, con­fie­sa.

Por lo mis­mo es tam­bién par­te del Beauty Club de Ri­pley, que reú­ne a di­fe­ren­tes in­fluen­cia­do­ras ex­per­tas en sus áreas. Y, con­tra­rio a lo que se po­dría pen­sar, su fo­co es­ta vez no es­tá en la mo­da, sino que en las cre­mas de tra­ta­mien­to. “So­mos mu­je­res co­mu­nes y co­rrien­tes que desa­rro­lla­mos ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con la mo­da y la be­lle­za y que te­ne­mos nues­tras co­mu­ni­da­des, don­de he­mos ha­bla­do mu­chas ve­ces de es­tos te­mas”, cuen­ta.

Sen­ti­do de la mo­da

Au­to­di­dac­ta, bus­qui­lla, exi­gen­te y con un es­ti­lo que mez­cla a la per­fec­ción los bá­si­cos con pren­das ele­gan­tes, la ex­per­ta en mo­da ha asis­ti­do a los fas­hion weeks de Nue­va York, Pa­rís y Lon­dres, y ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar en tres opor­tu­ni­da­des a Tommy Hil­fi­ger. La úl­ti­ma vez lo hi­zo en sep­tiem­bre de es­te año, pa­ra el show ‘TOMMYNOW Fall 2017’, du­ran­te la se­ma­na de la mo­da de Lon­dres. “Ade­más pu­de en­tre­vis­tar a Gi­gi Ha­did –pro­ta­go­nis­ta y ros­tro-, y com­ple­men­tar esas dos vi­sio­nes fue su­per­in­te­re­san­te. Es in­creí­ble có­mo en el mun­do de la in­me­dia­tez y de los mi­llen­nials la mo­da se ha ido tra­tan­do de adap­tar pa­ra un te­ma de re­tri­bu­ción in­me­dia­ta”, agre­ga. ¿Qué otros fe­nó­me­nos se es­tán dan­do en el mun­do de la mo­da? Al­go bien in­tere­san­te que es­tá ocu­rrien­do es su rol de de­nun­cia, con to­do el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta que em­pe­zó ha­ce por lo me­nos dos tem­po­ra­das y que hoy en día se ha exa­cer­ba­do con las po­le­ras con es­ló­ga­nes. Y mu­chas mar­cas, que qui­zás no lo re­co­noz­can, tie­nen un tono de pro­tes­ta im­plí­ci­ta al sa­car mu­chos shows de Nue­va York y lle­var­los a Pa­rís o Mi­lán. Mu­chas fir­mas lo hi­cie­ron pa­ra es­te úl­ti­mo fas­hion month. Eso es lo bo­ni­to de la mo­da, que no so­la­men­te tie­ne un sen­ti­do es­té­ti­co, iró­ni­co y su­per­fi­cial, sino que tam­bién tie­ne es­te te­ma mu­cho más ar­tís­ti­co, so­cial y de pro­tes­ta. ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti? La mo­da es un len­gua­je de ex­pre­sión que tie­ne di­fe­ren­tes con­no­ta­cio­nes, co­mo el len­gua­je, que sir­ve pa­ra ex­pre­sar co­sas muy di­ver­sas. Si ha­bla­mos de las gran­des ca­sas de mo­da, hay to­do un con­cep­to de­trás, hay equi­pos crea­ti­vos que ar­man una co­lec­ción con un con­cep­to, sin de­jar na­da al azar y don­de na­da es ca­sua­li­dad. Tam­bién tie­ne un ca­rác­ter so­cial y co­lec­ti­vo, sin du­da al­gu­na, pe­ro tam­bién es muy per­so­nal. En otros ca­sos, por ejem­plo, con el mo­vi­mien­to de los punks, no so­lo te­nía que ver con la es­té­ti­ca, sino que con un pen­sa­mien­to po­lí­ti­co. ¿Cuál es tu re­la­ción con los di­se­ña­do­res na­cio­na­les? Te­ne­mos una re­la­ción su­per­flui­da. He tra­ba­ja­do muy de cer­ca, por un gus­to per­so­nal y crea­ti­vo, con Ja­vie­ra Jor­dán, que me vis­tió gran par­te de la tem­po­ra­da pa­ra Mal­di­ta Mo­da. Con Lo­rai­ne Hol­mes tam­bién ten­go mu­cha cer­ca­nía, si­go muy de cer­ca sus co­lec­cio­nes y lo que es­tá ha­cien­do. Y si bien ten­go un pro­fun­do res­pe­to por los di­se­ña-

do­res que han sa­li­do ade­lan­te, ya que es muy du­ro y me sa­co el som­bre­ro con to­dos, siem­pre bus­co gen­te que es­té em­pe­zan­do y que ne­ce­si­te al­gu­na vi­tri­na. Qui­sie­ra des­ta­car que la mar­ca chi­le­na de Ma­ría Je­sús Pon­ce, Saint Je­sus, se pre­sen­tó en To­kio Fas­hion Week. Ella ha he­cho co­sas su­per­in­te­re­san­tes y me pa­re­ce muy re­le­van­te que una di­se­ña­do­ra chi­le­na ha­ya pre­sen­ta­do en To­kio. Lo agraz

Sin du­da la ca­rre­ra que Nicole ha desa­rro­lla­do en mo­da le ha traí­do mu­chos pun­tos po­si­ti­vos, co­mo via­jes por el mun­do, co­no­cer a im­por­tan­tes di­se­ña­do­res y fo­tó­gra­fos, y tra­ba­jar con re­co­no­ci­das mar­cas. Sin em­bar­go, el ha­ber­se trans­for­ma­do en un per­so­na­je pú­bli­co y tan se­gui­do en re­des so­cia­les tam­bién tie­ne su cos­to. Es lo que ocu­rrió con la cuen­ta en Ins­ta­gram que se de­di­có a aco­sar­la y ha­cer­le cy­ber­bull­ying du­ran­te dos años y cu­yo au­tor era Raúl Sil­va, el due­ño de una agen­cia de co­mu­ni­ca­cio­nes.

Jus­to el día an­tes de es­ta en­tre­vis­ta la pa­ne­lis­ta de Mal­di­ta Mo­da se en­te­ró de que ha­bía si­do él, por lo que de­ci­dió de­nun­ciar­lo en su cuen­ta de la mis­ma red so­cial (@ni­co­putz). “Te­ne­mos que or­de­nar la evi­den­cia, por­que es mu­chí­si­ma. Han si­do dos años in­ce­san­tes, por­que no pa­sa­ba más de un mes sin que postea­ra al­go, en los que se pu­bli­ca­ron men­sa­jes se­xis­tas, cla­sis­tas y vul­ga­res en mi con­tra. Fue su­per­du­ro, por­que uno di­ce ‘quién te pue­de odiar tan­to o qué hi­ce’”, ex­pli­ca. ¿Qué te mo­ti­vó a ex­po­ner­lo?

Ayer me en­te­ré de que ha­bía si­do él y fue muy im­pac­tan­te sa­ber que era al­guien que tra­ba­ja en es­ta in­dus­tria. Eso fue ab­so­lu­ta­men­te desconcertante. Por otro la­do, me di cuen­ta de que la­men­ta­ble­men­te una va nor­ma­li­zan­do es­tas con­duc­tas de aco­so y eso no es­tá bien. Una co­sa es que te mo­les­ten, y yo creo que pa­ra las per­so­nas que tra­ba­ja­mos en me­dios pú­bli­cos es­te um­bral es bas­tan­te am­plio, pe­ro es­to es de­re­cha­men­te aco­so, bull­ying y des­ca­li­fi­ca­ción. Por eso de­ci­dí sa­car la voz, sen­tí que era lo jus­to y lo co­rrec­to. ¿Por qué crees que se nor­ma­li­za es­te ti­po de con­duc­tas?

Mu­chas mu­je­res acep­tan el aco­so la­bo­ral por mie­do a re­pre­sa­lias; de he­cho, yo tu­ve ese te­mor por­que es un me­dio su­per­chi­co. Cuan­do fui a la PDI me di­je­ron que pa­ra em­pe­zar a in­ves­ti­gar te­nía que ha­cer una de­nun­cia con abo­ga­do y una de­nun­cia pe­nal pri­va­da. Al fi­nal me pu­se a via­jar y co­me­tí el error de nor­ma­li­zar y de­cir ‘Ok, no sa­co na­da ha­cien­do es­to’, por­que ade­más una te­me en­fren­tar la si­tua­ción por­que es do­lo­ro­sa. Si ten­go que mi­rar ha­cia atrás, ese se­ría mi error. Y a cuán­ta gen­te le pa­sa lo mis­mo, es tan en­go­rro­so to­mar una ac­ción o a lo me­jor no tie­nes acceso a te­ner un abo­ga­do y no ha­ces na­da. Es­tá to­do he­cho pa­ra que que­de en­cu­bier­to, y eso es lo que me gus­ta­ría que to­dos ha­blá­ra­mos. Sa­que­mos la voz, no nor­ma­li­ce­mos el aco­so. Yo lo hi­ce e in­vi­to a otras per­so­nas a ha­cer lo mis­mo, y que en­tre to­dos pen­se­mos me­ca­nis­mos pa­ra que na­die que­de en la in­de­fen­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.