En­tre­vis­ta

“NO BUS­CO HA­CER ES­PEC­TÁCU­LOS EN LA VI­DA”

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Por: Li­set­te Ávi­la O. Fotos: Ale­jan­dra Gon­zá­lez Ma­qui­lla­je: Ale­jan­dra Ve­ra

Fe­li­pe Avello

Con­te­ni­dos sim­ples y co­ti­dia­nos, pa­la­bras con so­no­ri­dad lla­ma­ti­va, tér­mi­nos ochen­te­ros, in­ge­nio, his­trio­nis­mo y vic­ti­mi­za­ción pa­re­cie­ran ser los in­gre­dien­tes del éxi­to de la co­me­dia que Fe­li­pe Avello vie­ne pre­sen­tan­do ha­ce seis años. Un hu­mor blan­co que tie­ne a to­dos gra­ta­men­te sor­pren­di­dos y que lo ha si­tua­do des­de un nue­vo es­ce­na­rio: la co­me­dia.

Ves­ti­do con pan­ta­lo­nes pi­ti­llo, una ca­mi­sa full es­tam­pa­da y pei­na­do con un mo­ño es­ti­lo po­li­ne­sio. Así se pre­sen­ta Fe­li­pe Avello en el es­ce­na­rio. De pie, y so­lo, sa­lu­da hu­mil­de­men­te y agradece al pú­bli­co es­tar ahí pe­se a la llu­via. “Pe­ce­ci­llo” ya no es el mis­mo de an­tes, o eso pa­re­cie­ra. Tan­to así que al­gu­nos fans que han asis­ti­do a su show es­ta­ble en el Tea­tro Mo­ri -cuen­ta- le han gri­ta­do más de al­gu­na vez: “¡Avello, vuel­ve a ser el de an­tes!”. “Me pa­sa que lle­gan al­gu­nos nos­tál­gi­cos es­pe­ran­do un es­pec­tácu­lo pun­tu­do e irre­ve­ren­te y se de­cep­cio­nan por­que lo que ha­go hoy es un show pro­vo­ca­do­ra­men­te blan­co”, di­ce, y lue­go son­ríe con sus ojos de ga­to.

Esos fans de an­ta­ño, a los que ha­ce re­fe­ren­cia Fe­li­pe, cla­ra­men­te si­guie­ron to­das sus apa­ri­cio­nes con Br­yan Tu­lio, sus an­ti­opi­nio­nes en el pro­gra­ma ‘SQP’ (Chi­le­vi­sión), sus des­nu­dos, sus stands up sin cen­su­ra en el pro­gra­ma ‘Men­ti­ras Ver­da­de­ras’ (La Red) y tan­tas otras que se ga­na­ron el amor y el odio del pú­bli­co chi­leno. Sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos, eso es lo que ge­ne­ra Avello.

¿Por qué de­ci­des cam­biar la for­ma de ha­cer hu­mor?

Lo que pa­sa es que an­tes ha­cía pa­ro­dias y mu­cha gen­te me fe­li­ci­ta­ba por­que creía que así pen­sa­ba yo en la reali­dad… Di­cen que era irre­ve­ren­te. En­ton­ces, cuan­do me fui dan­do cuen­ta de que ha­bía un equí­vo­co, fui cam­bian­do de a po­co y tra­tan­do de ha­cer un hu­mor más inofen­si­vo.

¿Te sen­tis­te in­com­pren­di­do con tu an­te­rior hu­mor?

Sí, y aho­ra lo pen­sa­ría dos ve­ces. En ese tiem­po era más in­ge­nuo y sim­ple­men­te ha­cía lo que creía que ha­bía que ha­cer, sin me­dir ries­gos… No te­nía el apo­yo de na­die. Si yo hu­bie­ra te­ni­do un di­rec­tor, él hu­bie­se di­cho ‘Fe­li­pe es un co­me­dian­te’.

In­clu­so al­gu­nos avi­sa­do­res no que­rían que es­tu­vie­ras pa­ra las men­cio­nes. ¿Te echa­ron de to­dos los ca­na­les?

Al prin­ci­pio sí, pe­ro in­jus­ta­men­te.

¿Qué te pa­sa­ba en esos mo­men­tos?

Lo en­con­tra­ba in­jus­to, pe­ro tam­bién te­nía har­tas ga­nas de des­ta­car en ese en­to­ces. Que­ría mos­trar mi tra­ba­jo.

En tu an­ti­guo hu­mor ri­di­cu­li­za­bas mu­cho. ¿Eso lo has mo­de­ra­do?

En el ca­so del stand up que pre­sen­to lo que bus­co es lle­var a to­dos los que es­tán ahí, in­clui­do a mí, a una si­tua­ción ab­sur­da e inexis­ten­te. Por eso nunca na­die se ha sen­ti­do me­nos­ca­ba­do o ri­di­cu­li­za­do por­que des­de que co­mien­zo yo tam­bién soy par­te del jue­go y par­ti­mos to­dos jun­tos des­de una hu­mi­lla­ción. La ver­dad es que mi es­pec­tácu­lo bus­ca ser re­ve­ren­te en lu­gar de irre­ve­ren­te.

¿De qué co­sas de tu pa­sa­do te arre­pien­tes?

Ca­da pla­ta­for­ma tie­ne sus ca­rac­te­rís­ti­cas. En el tea­tro yo pro­pon­go y eso es lo que se mues­tra. En cam­bio, cuan­do tra­ba­ja­ba en la te­le­vi­sión tu­ve que reac­cio­nar an­te las pro­pues­tas de edi­to­res, pro­duc­to­res, pa­ne­lis­tas y el ra­ting… Yo te­nía que adap­tar­me a lo que se ha­cía. Lo que sí me pa­re­cía equí­vo­co era que yo hi­cie­ra pa­ro­dias pa­ra bur­lar­me de una si­tua­ción y las per­so­nas cre­ye­ran que yo era así.

¿Nunca acla­ras­te que era hu­mor lo que ha­cías?

Pe­ro es que en ese en­ton­ces no ha­bía re­des so­cia­les.

¿Qué opi­nas de lo que hoy le es­tá pa­san­do a Da­niel Al­caíno con su per­so­na­je de Yer­ko Pu­chen­to?

Ten­go una pro­fun­da ad­mi­ra­ción por el ac­tor Da­niel Al­caíno y su equi­po de tra­ba­jo, pe­ro creo que el hu­mor en la ac­tua­li­dad de­be es­tar a la al­tu­ra de la evo­lu­ción que es­ta­mos vi­vien­do co­mo so­cie­dad. No me pa­re­cen las des­ca­li­fi­ca­cio­nes per­so­na­les que le­sio­nan la dig­ni­dad de las per­so­nas. No es el hu­mor que es­toy desa­rro­llan­do en la ac­tua­li­dad.

Al­gu­na vez di­jis­te que te gus­ta­ba es­tar en es­ta­do de ‘es­pec­tácu­lo’. ¿Lo sien­tes así?

Lo que pa­sa­ba es que yo ha­cía mu­chas co­sas, pe­ro en ese en­ton­ces no co­no­cía el con­cep­to de stand up y cuan­do lle­gó a Chi­le me gus­tó y es lo que ha­go en las re­des so­cia­les y en el es­ce­na­rio. No bus­co ha­cer es­pec­tácu­los en la vi­da.

Aho­ra que te ha ido tan bien con tus shows, ¿te han ofre­ci­do con­tra­to en al­gún ca­nal de te­le­vi­sión?

Sí, y he di­cho que no. La ver­dad es que es­toy de­di­ca­do a los stand up co­me­dies y lle­vo un par de años tra­ba­jan­do en ello, y jus­to coin­ci­dió con la nue­va ten­den­cia de ha­cer hu­mor blan­co.

¿ Y Vas a Vi­ña 2019?

No lo sé, no me han lla­ma­do.

Su pri­mer día

Te­nía 24 años cuan­do lle­gó por pri­me­ra vez a San­tia­go des­de Con­cep­ción. En su mo­chi­la, ade­más de su ro­pa, traía 15 VHS que con­te­nían una re­co­pi­la­ción de sus tra­ba­jos te­le­vi­si­vos co­mo pe­rio­dis­ta en un ca­nal del ca­ble. “Yo sa­lí del co­le­gio y en­tré a es­tu­diar pe­rio­dis­mo. Ter­mi­né y me vi­ne a bus­car tra­ba­jo a San­tia­go. Pe­se a que era jo­ven sen­tía que de­bía desa­rro­llar­me y ex­pe­ri­men­tar co­sas an­tes de que el tiem­po si­guie­ra pa­san­do”, cuen­ta.

Su ho­gar en San­tia­go era una pie­za de una pen­sión. Una vez ins­ta­la­do en ella de­ci­dió re­par­tir sus VHS por va­rias pro­duc­to­ras de San­tia­go. En ese re­co­rri­do tu­vo la suer­te de que Juan Car­los Val­di­via re­ci­bie­ra una de sus cin­tas y de­ci­die­ra ver­la. “Él era un ti­po muy cu­rio­so y bus­qui­lla. Si hu­bie­se si­do otro, qui­zás la cin­ta la hu­bie­se me­ti­do en un ca­jón. Pa­sa­ron unos días y re­cuer­do que es­ta­ba en la pen­sión cuan­do me lla­mó Pollo Val­di­via pa­ra ci­tar­me a una reunión. Des­de en­ton­ces co­men­cé a tra­ba­jar en la pro­duc­to­ra”, cuen­ta.

¿Sien­tes que has si­do bus­qui­lla?

Yo creo que sí. Ten­go co­mo ese em­pu­je. Lle­gué a San­tia­go con mu­cha fe y ga­nas.

En tu show cuen­tas que tus pa­dres, de cla­se me­dia, te pu­sie­ron en uno de los me­jo­res co­le­gios de Con­cep­ción, ¿es así?

Sí, ellos siem­pre que­rían que no­so­tros es­tu­diá­ra­mos en un co­le­gio exi­gen­te. Siem­pre bus­ca­ron lo me­jor.

¿Eran muy es­tric­tos?

Se pro­du­jo un quie­bre en mi fa­mi­lia con la muer­te de mi her­mano me­nor. Des­pués de ese he­cho mis pa­pás se re­la­ja­ron por­que des­pués de ha­ber vi­vi­do un do­lor así ya na­da era tan im­por­tan­te.

¿Qué les pa­só co­mo fa­mi­lia?

Nos uni­mos mu­cho más. Ese año me fui a vi­vir con mis pa­pás. Yo tra­ba­ja­ba en SQP de lu­nes a jue­ves y via­ja­ba el mis­mo jue­ves a Con­cep­ción pa­ra es­tar con ellos.

¿Có­mo re­cuer­das a tu her­mano hoy?

Siem­pre lo ima­gino co­mo un ni­ño, pe­se a que cuan­do él mu­rió iba a cum­plir 30 años y era el úni­co que vi­vía con mis pa­pás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.