Si­co­lo­gía 48

La adic­ción al se­xo se ca­rac­te­ri­za por la in­ca­pa­ci­dad de con­tro­lar los im­pul­sos o las an­sias se­xua­les, las que se sa­tis­fa­cen en for­ma irre­fre­na­ble e irre­fle­xi­va.

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Ilus­tra­ción: Con­sue­lo As­tor­ga T.

El se­xo co­mo ob­se­sión

Aun cuan­do se es­ti­ma que el 6% de la po­bla­ción del pla­ne­ta la su­fre, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud aca­ba de cla­si­fi­car la con­duc­ta se­xual com­pul­si­va, co­mún­men­te co­no­ci­da co­mo adic­ción al se­xo, co­mo una en­fer­me­dad. Con es­to, es­ta pa­to­lo­gía po­drá ser vi­si­bi­li­za­da, diag­nos­ti­ca­da y “qui­zá se le da­rá en un fu­tu­ro la po­si­bi­li­dad de que los sis­te­mas de sa­lud le otor­guen al­gún ti­po de co­ber­tu­ra”, di­ce con op­ti­mis­mo el si­có­lo­go Mau­ri­cio San­hue­za Ke­gan, es­pe­cia­lis­ta que ha tra­ta­do es­ta adic­ción en pa­cien­tes tan­to en Chi­le co­mo en el ex­tran­je­ro des­de ha­ce 25 años. El pro­fe­sio­nal ex­pli­ca que la lla­ma­da adic­ción al se­xo es un tras­torno que se ca­rac­te­ri­za por un pa­trón de fra­ca­so per­sis­ten­te por con­tro­lar im­pul­sos o an­sias se­xua­les. “Den­tro de sus sín­to­mas es­tá el he­cho de que las ac­ti­vi­da­des se­xua­les re­pe­ti­ti­vas se trans­for­man en la par­te cen­tral del fo­co de la vi­da del pa­cien­te a tal pun­to que pue­de lle­gar a aban­do­nar su sa­lud, su cui­da­do per­so­nal, res­pon­sa­bi­li­da­des, su fa­mi­lia y sus in­tere­ses”, pun­tua­li­za, a la vez que ma­ni­fies­ta otras si­tua­cio­nes que ca­rac­te­ri­zan es­ta pa­to­lo­gía. En­tre ellas es­tán los nu­me­ro­sos in­ten­tos pa­ra de­te­ner­se, pe­ro sin éxi­to a pe­sar de las con­se­cuen­cias ad­ver­sas, y que las re­la­cio­nes que es­ta­ble­ce le de­jan una sen­sa­ción de in­sa­tis­fac­ción, va­cío y cul­pa. “Es­to de­bi­do a que es una en­fer­me­dad del ce­re­bro. No es un te­ma mo­ral o de vo­lun­tad”, pun­tua­li­za.

Un as­pec­to re­le­van­te, se­ña­la el si­có­lo­go, es que quien la pa­de­ce no pue­de es­ta­ble­cer re­la­cio­nes sa­lu­da­bles y con co­ne­xión emo­cio­nal. “Es­to, uni­do a que lle­van una vi­da lle­na de se­cre­tos y men­ti­ras, ya sea por ac­ción u omi­sión, lo que tie­ne un efec­to de­vas­ta­dor so­bre su pa­re­ja e hi­jos. A ellos el adic­to les ha­ce du­dar de sus per­cep­cio­nes so­bre la reali­dad y los cul­pan de sus pro­ble­mas, in­clu­so cuan­do son des­cu­bier­tos”. La aho­ra re­co­no­ci­da en­fer­me­dad, que em­pie­za con pen­sa­mien­tos in­tru­si­vos y fan­ta­sías, se pue­de pre­sen­tar de di­fe­ren­tes for­mas. “Por ejem­plo, hay per­so­nas adic­tas a la pros­ti­tu­ción; otras a la se­duc­ción, la por­no­gra­fía, la mas­tur­ba­ción, la in­fi­de­li­dad o a la prác­ti­ca del se­xo con des­co­no­ci­dos, en­tre otras mo­da­li­da­des”, in­di­ca San­hue­za, y acla­ra que el adic­to prac­ti­ca siem­pre se­xual con­sen­sual.

Cau­sas de la adic­ción

San­hue­za ex­pli­ca que, co­mo cual­quier adic­ción, la com­pul­sión por el se­xo tie­ne que ver con el sis­te­ma de re­com­pen­sas del ce­re­bro, en el cual la do­pa­mi­na tie­ne un rol muy im­por­tan­te. “La se­xua­li­dad, al igual que otras con­duc­tas pla­cen­te­ras, li­be­ra do­pa­mi­na y el ce­re­bro del adic­to ca­da vez la ne­ce­si­ta más”. Res­pec­to a su ori­gen, hay dos teo­rías. Una de ellas es que es­tá re­la­cio­na­do a trau­mas. “Cuan­do las per­so­nas han vi­vi­do si­tua­cio­nes trau­má­ti­cas, pro­ble­mas y do­lo­res en su ni­ñez o ado­les­cen­cia tien­den a ape­gar­se a cier­tas sus­tan­cias o con­duc­tas que les otor­gan ali­vio pa­sa­je­ro. Los ni­ños o ado­les­cen­tes ali­vian la an­sie­dad in­cons­cien­te­men­te me­dian­te la co­mi­da o el se­xo (mas­tur­ba­ción), dos as­pec­tos que los pa­dres no pue­den con­tro­lar”.

Otro ori­gen es el ac­ce­so ili­mi­ta­do a por­no­gra­fía de dis­tin­tos ni­ve­les en in­ter­net. “Cuan­do las per­so­nas se ex­po­nen a ella el ce­re­bro pro­ce­sa el con­te­ni­do se­xual 20 ve­ces más rá­pi­do que otros as­pec­tos, y li­be­ra do­pa­mi­na a ni­ve­les muy al­tos an­te las imá­ge­nes ví­vi­das en la web. La epi­de­mia de adic­ción a la por­no­gra­fía es un pro­ble­ma gra­ve y en au­men­to. Hay es­tu­dios que in­di­can que en dos o tres se­ma­nas al­guien se pue­de vol­ver adic­to a ella. En es­pe­cial los ado­les­cen­tes, ya que tie­nen su ce­re­bro en for­ma­ción”, di­ce. Agre­ga que los pa­cien­tes, ade­más de ve­nir de lu­ga­res de trau­ma, en su in­te­rior tien­den a ser nar­ci­sis­tas, muy sen­si­bles, vul­ne­ra­bles e in­se­gu­ros. “Cla­ro que por fue­ra no se ven así, sino que se ven en­can­ta­do­res, cau­ti­va­do­res y exi­to­sos. Son ex­per­tos en el ma­ne­jo de la ima­gen”, pun­tua­li­za. El tra­ta­mien­to pa­ra su­pe­rar es­ta adic­ción con­sis­te en te­ra­pia tan­to in­di­vi­dual co­mo gru­pal, “las que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo que el pa­cien­te lo­gre la

so­brie­dad, li­be­rar­lo de la ob­se­sión y que re­cu­pe­re su vi­da”. Ad­vier­te que la en­fer­me­dad, co­mo to­das las adic­cio­nes, es cró­ni­ca, “pe­ro al su­pe­rar­la se pue­de lle­var una vi­da nor­mal, en­ten­dien­do que ha­brá cier­tas co­sas que no po­drá ha­cer co­mo par­te de su au­to­cui­da­do”.

Otro as­pec­to de vi­tal im­por­tan­cia del tra­ta­mien­to, pa­ra evi­tar las re­caí­das y lo­grar una se­xua­li­dad sa­na y re­la­cio­nes emo­cio­nal­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vas y ho­nes­tas, es el tra­ta­mien­to del trau­ma. “Hay que te­ner pre­sen­te que la adic­ción ha ac­tua­do co­mo una anes­te­sia so­bre el do­lor emo­cio­nal del adic­to. Si él o ella es­tán en pa­re­ja, el tra­ta­mien­to con­tem­pla in­cluir­la, pa­ra que pue­da sa­nar los trau­mas oca­sio­na­dos por las trai­cio­nes, en­ga­ños y men­ti­ras del adic­to, así co­mo un tra­ba­jo pa­ra po­der res­ta­ble­cer la con­fian­za y una for­ma sa­na de se­xua­li­dad e in­ti­mi­dad emo­cio­nal”. Fi­nal­men­te, si exis­ten hi­jos, la te­ra­pia los in­clu­ye pa­ra que pue­dan re­cu­pe­rar­se de los da­ños que la adic­ción ha cau­sa­do.

La gran ma­yo­ría lle­ga a con­sul­tar im­pul­sa­da por su en­torno. “Los adic­tos ac­ti­vos no lo­gran vi­sua­li­zar las con­se­cuen­cias de sus ac­tos, y si lo ha­cen creen que po­drán ma­ne­jar las si­tua­cio­nes. Sin em­bar­go, tar­de o tem­prano la reali­dad se im­pon­drá y trae­rá con­se­cuen­cias ines­pe­ra­das y de­vas­ta­do­ras”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.